Warriors está de vuelta

No es casualidad lo que está sucediendo en Golden State. Tampoco es obra del talento magistral de Stephen Curry, ni de los fichajes de Otto Porter, Nemanja Bjelica o Andre Iguodala. No va por ahí la cosa.

Que no se malinterprete, Bjelica y Porter lo están haciendo bastante bien. Ambos están teniendo efectividades altísimas en todos los tipos de lanzamientos. Iguodala también aporta su experiencia, y Curry lleva una temporada normal para él. Esto es -en parte- un motivo por el que Warriors tuvo un crecimiento desmedido en comparación al año pasado, pero es solo una cara de la moneda.

Steve Kerr apostó este curso por una rotación que en ocasiones llega a ser de 11 jugadores, y le está dando grandes frutos. El único que supera los 30 minutos por partido es Stephen Curry y luego le siguen Jordan Poole, Draymond Green y Andrew Wiggins con 29. El resto, no supera los 25, pero hay once jugadores que tienen dobles dígitos en tiempo de juego. Y los dos años sabáticos de la franquicia le dieron la posibilidad de tener esta profundidad en el banco.

En ese largo proceso de “reconstrucción”, vimos jugadores que fueron creciendo o encontrando un merecido lugar en la liga. Por ejemplo, Damion Lee. El cuñado de Curry se hizo un hueco en la liga a los 27 años, en esa primera temporada nefasta que terminaron últimos del oeste. Hoy, dos años después, es una pieza importante del mejor equipo de la liga con unos promedios de 11.9 puntos y 24 minutos por jornada.

Otro que se merece un párrafo es Juan Toscano-Anderson. Su cantidad de minutos es de las menores dentro de esa rotación de once, pero su aporte es positivo y no tendría lugar en el equipo de no ser por su actuación la temporada pasada. También se hizo un lugar en la liga de grande. Hace dos años, a los 26, llegó a Warriors y al año siguiente tuvo su eclosión. Nada mal para alguien que hace media década estaba de lado a lado en el baloncesto latinoamericano.

El siguiente, Jordan Poole. Está siendo el mejor Warrior después de Curry en lo que a la anotación se refiere. 17.8 puntos por juego con una efectividad del 43%, pero no hay que olvidar los idas y vueltas que tuvo estos dos años con los Santa Cruz Warriors de la liga de desarrollo. Está, junto a un Pick 1 del Draft (Andrew Wiggins), respaldando a uno de los mejores bases de la historia en un comienzo de temporada casi perfecto. Y tiene recién 22 añitos…

Por último, Wiggins. Su promedio de 17.4 puntos es el más bajo de su carrera si no contamos su año Rookie, además de que está jugando la menor cantidad de minutos. Pero esta vez es diferente. Cuando el equipo gana, las sensaciones son mejores, y es algo que nunca le pasó en su etapa NBA. Puede que cuando regrese Klay Thompson formen un buen Big Three para pelear por el anillo.

En fin, son los mejores y todavía falta el reintegro de Thompson, que se espera que sea a finales de este año, y el de James Wiseman, a finales de noviembre. Ojalá se mantengan allá arriba, porque si hay un equipo lindo para ver jugar es Golden State Warriors, y hace dos años que no los vemos.

Juma Honeker

Periodista deportivo. Jugaba al básquet y algunos dicen que me retiré por malo, pero prefiero decir que me lesioné la rodilla. Ahora solo escribo. Twitter: @JumaHoneker / Instagram: @Jumaahoneker2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *