Una mirada profunda en el arranque de los 76ers

Después de una semana y 4 partidos de competencia los Sixers se encuentran con un récord de 3-1, algunas certezas y mucho para mejorar, como era de esperarse.

Da la sensación que Doc Rivers toma estos primeros partidos como una extensión de la pre temporada. Una buena idea considerando que solo tuvieron 2 partidos de pretemporada y 15 días de entrenamientos de equipo antes de los partidos por los puntos. Arrancar ganando siempre es bueno -tranquilamente podrían estar 1-3, sus victorias frente a Washington y Toronto fueron muy ajustadas. Pero estas primeras semanas son más para buscar funcionamiento y rotaciones que aseguren resultados a fututo.

Etapa de prueba

En esta semana vimos como Doc regularmente cierra primeros y terceros cuartos con los jugadores de la banca (Maxey-Milton-Korkmaz-Scott-Howard). Como es de esperar, a este quinteto le cuesta anotar, y más aún se mostraron débiles en defensa. Es de esperar que con el correr de los partidos cada vez veamos menos a los 5 en cancha y más los encontremos jugando con uno de Embiid o Simmons para darle estabilidad. Mientras tanto, Maxey, Milton y Korkmaz (lesionado al menos por 2 semanas) tienen oportunidades para hacerse cargo como los manejadores de pelota en la segunda unidad.

Mathise Thybulle, jugador de segundo año que llamó mucho la atención por su capacidad elite en defensa, brilla por su ausencia. Quedó bastante en claro, por su falta de minutos, que Rivers lo consedira el 11vo jugador de la rotación. Intituyo que esto se debe al casi nulo aporte de Mathise en ofensiva.

Es interesante también ver cómo el cuerpo técnico está buscando diferentes maneras de jugar el pick and roll como Embiid y Simmons. En varias oportunidades Ben recibió en el poste medio para inmediatamente ser cortinado por Embiid. También lo probaron desde la acción Horns (Embiid y Simmons cada uno en un codo con la bola en el eje de cancha con un tirador en cada esquina). La bola entra a Simmons y Embiid le pone la pantalla. Ninguna acción fue particularmente efectiva pero este es el momento de probarlas. 

Uno de los puntos débiles en Philly la temporada pasada fue no saber cuál era el quinteto que cerraba los partidos (el que los arrancaba tampoco pero eso me parece menos grave). Parece que Doc encontró algo en el primer partido, victoria cerrada contra Washington, con Simmons-Curry-Milton-Harris-Embiid. Junto con los 5 nombres de la banca, es el segundo grupo de 5 que más jugó Rivers (detrás del inicial). En los 17 minutos que estuvo en cancha superó a los rivales por 42 (!) puntos cada 100 posesiones. Sin duda 17 minutos es una muestra muy chica para sacar conclusiones, pero parece una alineación con una buena mezcla de tiro, manejo de balón y generación, defensa y tamaño. 

Pistas del perfil del equipo

Solo 4 partidos pero ya nos dejan indicios de lo que podemos esperar de los Sixers en la temporada. A la fecha son la 3er peor ofensiva y la 4ta mejor defensiva de la liga. 

El pésimo ataque se explica, en parte, porque están tirando tan solo un 30.7% en triples, cuarta peor marca. Algo de eso es mala suerte -los tiros eventualmente entran- Danny Green sigue con su mala racha, Milton y Korkmaz también tuvieron problemas. Pero también es cierto que el equipo depende mucho de Embiid para la ofensiva y aún no logra explotar todas las doble marcas que el africano recibe cuando ataca desde el poste. 

La defensa se sostiene de lo que fue el año pasado (octava mejor de la temporada). Simmons está en todos lados, promedia 9 rebotes defensivos, 1,5 robos y 2 tapas por partidos. Danny Green suma dos robos por partido y es una agradable sorpresa las 1,3 tapas y los 1,3 robos de Tobi Harris – duplicando sus guarismos de la temporada pasada. Embiid es un inhibidor para cualquiera que tan solo piense en quiere el aro. 

Con la banca se debilita esto pero, como antes dije, es probable que mejore cuando Doc decida mantener en cancha siempre a una de sus dos estrellas. 

El arranque de las estrellas

Embiid empezó para candidato a MVP, 28 puntos y 13 rebotes tirando 50 % de campo, 36% de triple y anotando 9 de los 10.7 (!) libres que intenta por partido. Cuando descansó contra los Cavs el equipo no supo qué hacer en ofensiva. El equipo anota 17 puntos menos por cada cien posesiones cuando Joel no está en cancha, comparado con cuando juega. Según NBA.com es el segundo jugador con mayor impacto positivo en su equipo, detrás de, quien otro, James Harden.

Simmons se candidatea nuevamente para jugador defensivo del año. Su impacto en ese lado del parqué es evidente. Pero en ataque mezcla alguna buena señal con sus limitaciones de siempre. 

Lo positivo: está tirando 2 libres más por partido que la temporada pasada. Aunque solo anote un 58.6% de esos tiros es importante que esté dispuesto a atacar el aro y buscar contacto. 

Su brillo cuando el equipo ataca en transición, se contrapone con su aporte en la ofensiva de media cancha. En ese momento todo gira en torno a Embiid y Ben no terminar de aportar. Cuando Joel se postea suele pararse abajo del aro (el “dunker spot”) coagulando la pintura -molestando. 

Con la bola en las manos, no termina de ser agresivo yendo al aro (se que antes dije lo opuesto en cuanto al número de libres pero a la vista parece dubitativo). Simmons está décimo en jugadores cuyo qmayor porcentaje de sus tiros vienen a menos de 3 metros del aro (92.5 en el caso de Ben). Sin embargo, de los 115 jugadores que intentan al menos 4 de estos tiros por partido Ben es número 73 en eficiencia, promediando apenas 54.1%. Por comparar, Embiid promedio 70% en casi 7 intentos. 

Y la estadística corrobora lo que se ve en la cancha. Simmons suele evitar definir con su mano izquierda o en contacto. Muchas veces ataque al aro salta, y en el aire gira para tirar un pase, no a un jugador abierto.

Si Ben no va a tirar más allá de la zona pintada, tiene que ser un anotar capaz en el aro para que su impacto ofensivo sea positivo para el equipo. Encima en estos primeros partidos, la pelota pasa menos por sus manos (porque Embiid es una máquina de puntos y faltas) y bajó de 8 asistencias de la temporada pasada a 6 en esta, subiendo también su número de pérdidas.

Es una muestra chica y la temporada recién empieza. Pero si no logra mostrar avances en ese lado de la duela Ben le va a dar cada vez más motivos a la gerencia para considerar fuertemente en tradear por Harden. Especialmente con el arranque espectacular que está teniendo Embiid. 

Dos espadas en ataque, un escudo en defensa

Mirando ahora los otros 3 jugadores del quinteto titular, nos encontramos con 2 que aportan mucho en la ofensiva, Harris y Curry, y un Danny Green valioso del otro lado. 

Tobias es el segundo goleador del equipo con 17 puntos en 45% de campo y un excelente 40% en triples. Me gustaría verlo un poco más decido cuando le llega la pelota. Suele dudar entre pasar, atacar o tirar dándoles tiempo a la defensa para acomodarse. Parte de eso es una ofensiva que no termina de fluir también y con el correr de los partidos puede que decida con más naturalidad. Recordemos que bajo Doc Rivers firmó su mejor temporada allá por 2018 en los Clippers.

Pero quizás tan importante como su atribución en ataque es lo que aporta en defensa. La ida de Horford le permite marcar más a cuatros, jugadores normalmente más lentos, dejando los mejores aleros en las buenas manos de Simmons. Solo sufrió con Julius Randle -un 5 que juega de 4- que se hizo un festín con Tobi en el poste.

Seth promedia 13.8 con una absurda eficiencia ( 50 – 45 – 100) y quizás lo más auspicioso sean sus casi 4 asistencias. A la vista, la gran mayoría de veces que tuvo la pelota en la mano decidió bien. Y solo espero que con el correr de los partidos tengan más oportunidades. Como escribí anteriormente, ya dió pistas de su química con Embiid (que creo puede ser clave para las aspiraciones de los Sixers). La más notoria fue esta jugada que terminó con un triple de Seth cerrando una victoria improbable viniendo desde atrás contra Toronto.

Danny llegó con el aro cruzado. Apenas encestando el 20% de sus triples. Después de unos Playoffs con los Lakers en los que era tendencia todos los partidos con su ineficiencia en el tiro, sabemos que Danny ya no es lo que era. Pero esperaría que revierta la mala racha y puede tirar al menos un porcentaje pasable de 3 -35 a 37%.

Lo que sostiene es su capacidad como defensor de equipo. 1 a 1 se lo ve lento para mantenerse en frente del jugador ofensivo. Pero sigue siendo bueno en rotaciones y ayudas y ágil con las manos, cosa que demuestran sus 2 robos y casi 1 tapa por partido. 

Doc demostró que no tiene problema en cerrar con Milton si Danny no tiene un buen partido. Seguro su rol termine siendo el de aquel que arranca los partidos pero no necesariamente los cierra. Y está bien, eso no significa que su aporte sea negativo. En fin Philadelphia hoy, sabe que tiene una mega estrella. Dos jugadores de rol funcionando.

En los próximos encuentros sería un buen síntoma para los Sixers ver mayor interacción entre Embiid y Curry. También deben seguir mejorando en el movimiento de pelota y de jugadores cuando Joel se postea. Espero también que Simmons empiece a tener minutos mas constantes con la banca- tanto con Howard como jugando de pivot- y sea la referencia en ofensiva.

Por último, no podemos esquivar los rumores de Harden. Hasta ahora, la gerencia negó cualquier interés en tradear a Ben Simmons. Pero el tiempo pasa, Harden no parece menos incómodo en Houston y puede que algun equipo con un arranque flojo decida ofertar por James. ¿Se quedará a un costado Morey ? ¿O eso lo impulsará a tomar una medida drástica?

Va una semana, pero la última etapa del proceso está a todos motores.

*La imagen principal es de gigantes.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *