Un poco de amor francés (y mucho neoyorquino)

Una tipa rapaz
Como te gusta a vos
Esa tipa vino a consolarte
Un poco de amor francés
No muerde su lengua, no
No es sincera, pero te gusta oírla...

Un poco de amor francés - Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en La mosca y la sopa (1991)

A medida que la temporada avanza, perdemos las excusas. Cuando nos enfrentamos a unas semifinales de conferencia, notable instancia, toda la cháchara queda de lado y nosotros, pobres e ingenuos espectadores del mejor básquet del planeta, nos reducimos a eso: unos pobres e ingenuos espectadores. Una semana de descanso tras una serie cómoda contra un Game 7 peleado hasta el último cuarto chocaban en la cancha del mejor récord de la liga. En definitiva, Utah Jazz venció con lo justo a Los Angeles Clippers (109-112), merced de una sobresaliente segunda mitad de Donovan Mitchell, quien se fue hasta los 45 puntos, y de una daga en forma de tapón de Rudy Gobert, candidato al Defensor del Año por tercera vez en su carrera.

Ah, hablando de premios: Nikola Jokic fue nombrado MVP de la temporada regular 2020/21. “El lujo es vulgaridad”, dijo, y me conquistó. De esa miel no comen las hormigas.

Donovan Mitchell vs Luke Kennard - Los Angeles Clippers vs Utah Jazz
Luke Kennard fue clave con el tiro, pero en la segunda mitad, cambios de marca mediante, no pudo frenar a Donovan Mitchell – Foto de Utah Jazz
Game 1(0) Los Angeles Clippers 109 vs Utah Jazz 112 (1)

A dos días del séptimo juego que había dirimido la reñida serie entre Clippers y Mavericks, los angelinos debían afrontar un compromiso clave en el Vivint Smart Home Arena. En la otra esquina, el Jazz había finalizado con el papeleo que le habían propuesto unos peleadores Grizzlies el miércoles 2 de mayo. El presente salto inicial constituía el cuarto choque de postemporada entre estas franquicias, con saldo arrollador para los mormones (3-2, 3-0 y 4-3 en las primeras ronda de 1992, 1997 y 2017, respectivamente). Con Dwyane Wade, propietario minoritario de Utah, y Karl Malone, leyenda de la organización, en la tribuna de un pabellón completo, la noche de martes se antojaba interesante.

Sin embrago, ni una semana de descanso, clave en estas instancias, había dejado satisfecho a Quin Snyder. Mike Conley, que había sufrido molestias en su pierna derecha durante el primer cuarto del Game 5 ante los Grizzlies, era listado como baja horas antes del primer compromiso de la serie (leve distensiónen los isquiotibiales). Los Clippers, por su parte, seguían sin Serge Ibaka por las molestias en la espalda que lo venían marginando desde el segundo partido ante los Mavericks. Según los reportes, con el objetivo de recuperarse para el resto de la eliminatoria, el hispano-congoleño ni había viajado a Salt Lake City con el resto de la plantilla. Un emparejamiento a seguir era el de Paul George y Joe Ingles, con un largo historial de enfrentamientos (beef).

No es un comienzo muy auspicioso, pero es realmente difícil poner en palabras lo sucedido en el primer cuarto en el estado colmena. Un inicio frenético de Donovan Mitchell y su cuadrilla adelantó a los locales por 10-2 en un par de minutos, pero poco a poco los Clippers fueron remontando. El tema es que ese “poco a poco” no se debió particularmente por la resistencia de Utah, sino a los recurrentes fallos de los visitantes. Al finalizar el período inicial, la Lob City, guiada por un inspiradísimo Luke Kennard (3/3t3) y Marcus Morris Sr, extendiendo sus rachas positivas provenientes del Game 7, lideraba por 25 a 18, pero podía ser mucho más. El Jazz había tirado 5/20 de triple (un caudal gigantesco con bajo acierto) y 0/8 de doble, cero zapatero. En total, 5/28tc y gracias por hacernos precio.

Gracias a Reggie Jackson y DeMarcus Cousins -debutó en los playoffs-, los californianos extendieron su ventaja hasta los catorce tantos, su máxima en el encuentro. No obstante, y permitido por la escasa participación de Kawhi Leonard y Paul George, los líderes de la temporada regular remontaron con base en el fuego ofensivo de Bojan Bogdanvoic y Donovan Mitchell y al armado de juego de Joe Ingles. El tiro exterior había virado hacia el interior, pero Rudy Gobert seguía sin involucrarse en el circuito de ataque, aunque su equipo, un poco más fino, acortaba la desventaja. Un triple final de Marcus Morris Sr colocó un 60-47 parcial en el marcador a la hora de encarar hacia los vestuarios.

A juzgar por sus porcentajes de tiro (17/53tc para 32.1% y 7/27t3 para 25.9%), Utah parecía haberla sacado barata contra unos Clippers que teníana sus dos estrellas combinándose para 3/13tc y 1/5t3. PG13 no le encontraba la vuelta al juego, pero el rato de inspiración de Luke Kennard (11p casi perfectos) y buenos minutos de la segunda unidad en general (27p) le habían dado cierto changüí a los californianos. El Jazz dominaba los tableros, pero los Clippers se veían mucho más precisos. Un punto en común era el de las poquísimas pérdidas: 3 de los mormones contra 4 de la Lob City.

Donovan Mitchell, correcto y poco atinado de cara al aro en la primera mitad, salió a hacerse cargo de la ofensiva del Jazz bien rápido en el tercer cuarto. Diez puntos de su autoría en los primeros dos minutos (4/4tc, 2/2t3) forzaron a Ty Lue a pedir un tiempo muerto: claro, la diferencia se había reducido de 13 a 5 en un abrir y cerrar de ojos. Los angelinos descansaron con siete porotos casi consecutivos de The Klaw, pero Spida no ofrecía tregua: necesitó de cuatro minutos y medio más para anotar otros seis puntos y mantener a los de Salt Lake City expectantes.

Jordan Clarkson se sumó a la fiesta con otra tripa, Derrick Favors se hizo inmenso en los dos tableros, Royce O’Neale encestó y el Jazz pasó a liderar el partido por primera vez desde el 12-11. El Vivint Arena, lleno y radiante, emanaba entusiasmo: el equipo local podía llegar a las Finales de Conferencia por primera vez desde 2007 y por segunda desde el mítico 1998, cuando Michael Jordan y sus Bulls finalizaron con las ilusiones de John Stockton, Karl Malone y compañía. La salida de Mitchell menguó el ataque de Utah, pero una continua buena defensa cimentó un 32-19 en el tercer período, merced de los 16 de Donovan. Con un 79-79 en el marcador, el plato estaba más que servido.

La presencia de Zubac, el auxilio de Kennard y los vanos intentos de George mantuvieron a los Clippers a la vanguardia durante unos instantes, pero sendos triples de Mitchell y Clarkson aumentaron la brecha máxima del Jazz hasta la media docena de puntos con nueve minutos por disputarse. Pese a los aislados arrebatos de Leonard, los anfitriones empezaron a aprovechar el inmatchupeable tamaño de Rudy Gobert, ya sea para ir a la línea de tiros libres, finalizar cerca del aro o generar espacios, y se fueron diez puntos arriba de su rival (93-103), de larga su diferencia más grande. Los Clippers, mientras tanto, no podían salir de una nebulosa de ataque que los forzaba a tirar triples mal seleccionados y empezaban a alejarse en lo númerico.

Los Clippers, con más voluntad que precisión, fueron acercando posiciones: Morris erraba más de lo que metía, George no tenía confianza en su tiro y Leonard aparecía a cuentagotas, pero el Jazz se replegaba y no terminaba de clavar la daga. Un par de canastas de Mitchell, quién si no, parecieron empezar a marcar el final del juego, pero Kawhi y PG13, insólita pérdida de Spida mediante, encadenaron un par anotaciones que ilusionaron al conjunto del estado dorado. Donovan falló un triple que podía sentenciar la historia, Rondo bajó el rebote y Lue decidió prescindir de sus tiempos muertos restantes. Los 15.9 segundos que separaban a la Lob City de un empate o de la derrota pintaban eternos.

Kawhi Leonard no quiso tirar y se la pasó a Paul Goerge; Paul George no quiso tirar y se la pasó a Kawhi Leonard; Kawhi Leonard no quiso tirar y se la pasó a Marcus Morris; Marcus Morris quiso tirar, pero tenía a Rudy Gobert, el mejor defensor de la liga, enfrente con brevísimos segundos. El hermano de Markieff fue absorbido por el pivot francés en un tapón antológico y, a pesar de agarrar el rebote ofensivo y ensayar un tiro imposible fuera del tiempo reglamentario, la victoria quedó en casa (109-112). Con la figura de Mitchell y el clutch de Gobert, los dos contratos máximos del equipo, a quienes se quiso pelear mediáticamente hace 15 meses, el Jazz puso primera ante el equipo hollywoodense.

Después de un primer cuarto en el que no metieron ningún doble, el Jazz se hizo fuerte en la pintura por la diferencia de centímetros entre Gobert y el improvisado centro rival de turno (36-28p y 12-9r). Un aspecto no común para el equipo vencedor fue el sometimiento al que se vieron sometidos en los tantos provenientes del banquillo (tuvieron a los dos mejores sextos hombres del año), pero la solvencia ofensiva del número #45 en la segunda mitad dio vuelta los pésimos registros de tiro del primer tiempo. Con poquísimas perdidas en el cotejo (7 de UTA y 8 de LAC) y un ritmo bajo de asistencias (18-22), los pupilos de Quin Snyder se llevaron el gato al agua.

Tras una mitad inicial dubitativa, Donovan Mitchell redondeó un partido colosal: 45 puntos (16/30tc, 6/15t3, 7/8tl), 3 rebotes y 5 asistencias adornaron una actuación extraordinaria. En los últimos dos cuartos, para remontar un juego que los tuvo catorce porotos abajo, sumó 32 tantos con 11/16tc y 4/7t3, dejando claro que los angelinos nunca le encontraron la vuelta a su sinfín de recursos. Rudy Gobert fue de menos a más y cerró con un doble doble de 10p/12r/3b, el último ganador, en tanto Bojan Bogdanovic y Jordan Clarkson se unieron al baile con 18 tantos per cápita. Si efectivamente vuelve Conley para el Game 2, algo más que probable, el Jazz dispondrá de una de sus armas más peligrosas.

Respecto a los Clippers, el mejor fue un súper preciso Luke Kennard (18p2r con 7/9tc y 4/6t3), pero los que realmente tenían que aparecer no estuvieron a la altura: Kawhi Leonard firmó una planilla de 23p7r3a, mientras que Paul George culminó con una de 20p10r2a. Marcus Morris erró como nunca, Reggie Jackson se fue expulsado e Ivica Zubac aportó unos buenos minutos de presencia interior. Mucho deberá trabajar Tyronn Lue de cara al segundo juego de la serie, que tendrá lugar este jueves 10 a las 23:00hs de Argentina en el Vivint Smart Home Arena. Luego, la serie viajará a LA para los juegos 3 (sábado 12 a las 23:00) y 4 (lunes 14 a las 23:00).


Premios de la jornada

MVP: Donovan Mitchell.
Momento del día: El tapón de Rudy Gobert a Marcus Morris Sr.
Datos: En su vigésimo octavo partido de playoffs, Donovan Mitchell logró su cuarta anotación de 40 puntos, igualando el récord de franquicia de Karl Malone, quien necesitó de 149 cotejos para llegar a esa cifra (total 193). Además, Spida consiguió su tercer juego de 45 tantos, uno más que todos los demás jugadores de Utah combinados.
Novedades: Nikola Jokic fue nombrado MVP de la temporada regular 2020/21 de la NBA y se convirtió en el jugador drafteado más bajo en conseguir semejante distinción (41° en 2014). Finalmente, el serbio, tercer europeo en recibir este galardón (Dirk Nowitzki, Giannis Antetokounmpo x2), fue sorprendido junto a sus compañeros en la ciudad de Phoenix.


La jornada del miércoles 9 de junio de 2021, con el segundo juego de la serie entre Denver Nuggets y Phoenix Suns (22:30hs de Argentina).

*La imagen principal es de la NBA.

Iván Fradkin

Lo que mejor hago es escribir. Escribo como el orto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *