Temporada en off; ahora a por los Clippers

Si hay algo que caracterizó los últimos cuatro juegos de la temporada regular de los Dallas Mavericks, fue la irregularidad. Sin embargo, fue un mejor resultado que el que habían obtenido en la primera mitad de la reanudación, cuando solo habían ganado uno de cuatro.  La previa del partido ante los Milwaukee Bucks trajo consigo la noticia de la nominación de Luka Doncic para el premio al Jugador Más Mejorado. Sobre esto, tras la victoria por 136-132, el esloveno manifestó que no debería estar en esa terna, y sí debería estarlo el guardia de los Charlotte Hornets, Devonte’ Graham. Luego de este, disputaron tres encuentros más: vencieron 122-114 a los Utah Jazz, cayeron 134-131 frente a los Portland Trail Blazers y tuvieron el mismo desenlace, aunque con otro resultado, contra los Phoenix Suns, que les ganaron 128-102. A pesar de esta marca de 2-2, fueron bastantes los puntos a destacar de la semana final. El lunes, desde las 22 horas, disputarán el primer partido de la primera ronda de Playoffs ante Los Angeles Clippers.

La noche de Luka

El partido ante los Bucks no fue solo una muestra de carácter —les ganaron en tiempo suplementario a los poseedores del mejor récord de la liga—, sino que fue una clase de baloncesto de Doncic. Desde un primer momento entró con la idea de jugar y hacer jugar: terminó el primer período con siete puntos y seis asistencias. Además, en los primeros doce minutos no registró pérdidas, un rubro en el que se posiciona cuarto entre todos sus colegas con 4,3 de promedio.

Esta constancia del primer cuarto la pudo mantener durante los tres restantes y el overtime; concluyó con 36 puntos, 14 rebotes y 19 asistencias, solo dos pérdidas y un +12 para los Mavs con él en cancha. Cuatro de sus asistencias —una de lujo para Maxi Kleber— y tres de sus rebotes cayeron en el tiempo agregado, en el que se supone, o a veces parece, que es el cansancio el que toma las decisiones.

Desmenucemos un poco más su noche. De los 24 lanzamientos que tomó, encestó 12, quedando en un positivo 50% de campo. Convirtió 3 triples de los 9 que intentó y, si bien 33% no es el mejor porcentaje, es superior a lo que venía mostrando en la burbuja. De las 19 asistencias que repartió, 12 tuvieron como destino un doble y 7 un tiro por detrás de la línea de 7,24 metros; de aquí nacieron 45 tantos. Si sumamos los puntos convertidos y los generados, nos encontramos con que tuvo una incidencia inmediata en 81 unidades de los de Texas.

Se asoció a la perfección con Dorian Finney-Smith: le dio ocho pases gol, que representaron 24 de los 27 tantos del alero, mientras que tres de las cinco asistencias de Finney-Smith fueron para el base. De las cuatro que el esloveno distribuyó en el suplementario, dos tuvieron como destino al jugador proveniente de Portsmouth, Virginia, mientras que las otras fueron para Kristaps Porzingis y Maxi Kleber.

Fueron varios los hitos que alcanzó Luka Magic frente a Milwaukee; algunos de estos serían inalcanzables para un basquetbolista regular de 21 años. Se unió a Oscar Robertson y Russell Westbrook como los únicos jugadores que consiguieron 12 o más triples dobles con un mínimo de 30 puntos en una temporada. Siguiendo por este rubro, y gracias a este cotejo, Doncic se aseguró convertirse en el más joven en liderar la liga en triples decenas, con 17 en su haber.

Su show generó fiebre de sábado por la noche. José Juan Barea, veterano del equipo y campeón con Dallas en 2011, dijo que fue el mejor partido que le vio jugar al esloveno y que parecía que “estaba jugando con los rivales”. Por su parte, Rick Carlisle, el entrenador, respondió ante la consulta sobre su opinión con respecto al pase entre las piernas que salió de las manos de Luka y terminó en volcada de Kleber: “Pagaría dinero para verlo jugar”.

La efectividad de tres

Entre los cuatro últimos juegos de la temporada regular, los Mavericks convirtieron 57 triples sobre 147 intentos; una efectividad del 39%. En este rubro se vio una mejoría con respecto a la primera mitad de esta peculiar reanudación, en la que habían metido 53 de 169 (31%).

Del total de 57, Finney-Smith y Tim Hardaway Jr. lograron 9 cada uno, 8 fueron de Kleber, y 6 de Doncic. El encuentro en el que con mejor porcentaje lanzaron fue el segundo, ante los Utah Jazz; fueron 12 de 24 intentos. El peor fue el último, con los Phoenix Suns, en el que lograron solamente 8 de 26 oportunidades.

El único jugador que no lanzó al aro desde el perímetro fue Michael Kidd-Gilchrist. Los que más intentaron fueron Hardaway Jr., Luka y Finney-Smith, con 25, 19 y 18, respectivamente.

La confianza ofensiva

Si bien Dallas es uno de los equipos que menos balones perdió por juego esta temporada (12,7), la primera parte de la burbuja de Orlando había sido relativamente floja: habían convertido 52 ataques en turnovers (13 por partido). Aunque no es un número muy superior a su promedio anual, habían preocupado dos juegos en particular, frente a Houston y Sacramento, en los que habían perdido 20 y 17 pelotas. Entre los cuatro primeros encuentros, Luka tuvo 24, dejando una media de 6 en cada uno.

Para los últimos partidos, mejoraron sobremanera este aspecto debido a que el número total llegó a 42, diez menos que al principio, y dejó una media de 10,5. Doncic, que había tenido 24 en seis cotejos, ahora tuvo una marca de 9 en tres.

Hay profundidad

En el partido frente a los Utah Jazz no jugaron Luka, Finney-Smith y Porzingis, lo que significaba, a priori, una perdida irrecuperable en el ataque. Hasta ese momento, y desde el debut en la burbuja, el base promediaba 33,4 puntos, 11,6 rebotes y 11,6 asistencias; el interno hacía lo propio con 29,4 unidades y 10, 2 rebotes; y el alero tenía 13,2 tantos y 9,8 rebotes.

A pesar de no contar con ellos, fueron otros los jugadores que dieron el paso hacia adelante y cargaron con la ofensiva del equipo para triunfar. Tim Hardaway Jr. fue el goleador de los Mavs con 27 puntos y una espectacular efectividad de tiros de campo (11/15), Boban Marjanovic concretó 20 tantos y 9 rebotes en 25 minutos y Seth Curry metió 22, con cuatro triples incluidos. En el último parcial, que salió 34-14 y terminó decantando el resultado, Kleber añadió 9 puntos, con un perfecto 4/4 en lanzamientos.

*La imagen principal es de Jesse D. Garrabrant/NBAE via Getty Images

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *