Soñar con los ojos abiertos

Hola, ¿qué tal tu semana? La nuestra, agitada. Primero, porque Curry brilló -encandiló, de hecho- y fue tema de conversación cada vez que metía un triple. Por otro lado, ¿viste la defensa de Facu a Steph? Espectacular.

También fue una semana movida porque Florencia Chagas se convirtió en la primera argentina en ser seleccionada en la WNBA. No queda más que esperar verla con el uniforme de Indiana Fever. ¿Te soy honesto? Jamás me imaginé (volver a) simpatizar por un equipo de Indiana.

Claro que no nos olvidamos de Julius Randle, que recién lo eligieron como jugador de la semana del Este y bien merecido lo tiene.


Suscribite gratis acá para recibir todos los lunes en tu casilla de correo electrónico el newsletter de De Faja, un viaje al grupo de WhatsApp de la redacción.


Soñar con los ojos abiertos

Por Manuel Giles

Nadie imaginaba que todo cambiaría tan rápido. Ni siquiera ella, tal vez: el día anterior ni siquiera estaba en sus planes anotarse. “Hasta ayer a la tarde no me iba a anotar en el Draft, pero cuando terminé de jugar, me llamó mi agente en la WNBA y me dijo que el panorama había cambiado mucho. Me contó que había tres equipos interesados pero que uno, incluso, me había puesto en una lista corta que además necesitaba que firmara una autorización para que la WNBA pudiera usar mi imagen durante la transmisión del Draft. Me dijo que no había certezas, pero que era una oportunidad que teníamos que aprovechar”. Casi sin saberlo, Flor Chagas estaba a punto de hacer historia.

Florencia tiene 19 años, juega en las posiciones de base y escolta y tuvo pasos por Casa de Padua, Vélez, Indios de Moreno y Berazategui. Actualmente juega en el USE Basket de la Lega, equipo en el que promedia 9.3 puntos, 2.2 rebotes y 1.6 asistencias en 24 minutos. Es la primera jugadora argentina en ser elegida en el Draft de la WNBA: Indiana Fever la seleccionó en el puesto 31 (número 7 de la tercera ronda). “No puedo estar más feliz, estoy soñando con los ojos abiertos”, declaró la que también es integrante de la Selección.

Su llegada se produce en, tal vez, el momento ideal. Después de que la Generación Dorada dejara en lo más alto al básquet argentino, muchos se preguntaban si semejante hazaña podría repetirse. Y esta camada respondió con creces: con ambiciosos proyectos en el corto y largo plazo, los jugadores y las jugadores de los seleccionados nacionales demostraron que no tienen nada que envidiarle a nadie. Primero fue Leandro Bolmaro, seleccionado en el Draft 2020, al cual luego se sumaría Facundo Campazzo, que tantas noches nos alegra vistiendo la camiseta de Denver Nuggets. Gabriel Deck se sumó a la fiesta con el anuncio de su llegada a Oklahoma City Thunder, y ahora Florencia Chagas, primera jugadora argentina seleccionada en un Draft, escribe la historia de un básquet argentino que aún tiene muchos gloriosos capítulos por escribir.

“Esto es una locura, el teléfono me explota. Me felicitaron desde Bizarrap hasta Pedro Alfonso, pasando por Justin Holiday, el jugador de los Pacers… Ni hablar de Facu (Campazzo). Apenas dormité una hora. Aún no caigo, no lo puedo creer. Tengo tantas cosas en la cabeza…”. A sus 19 años, Flor dio un paso gigantesco. Aunque ya anunció que no se incorporará de inmediato al equipo para seguir creciendo unos años más en Europa, su futuro pinta muy bien. Y nosotros y nosotras, del otro lado de la cancha (o la pantalla, donde sea que nos toque estar) vamos a poder disfrutar por bastante tiempo a nuestros talentos que salen a mostrar su juego en otros continentes.

*Las declaraciones fueron sacadas de la entrevista que Flor mantuvo con la CABB luego de su selección.

Stephen Curry me cuestiona: ¿la libertad de expresión está sobrevalorada?

Por Iván Fradkin

Hace unos días, recibí un mensaje. Despertome la más profunda indignación, no voy a negarlo. Ingenuo de mí en querer abrir un debate en torno a la escandalosa temporada de Stephen Curry… “Es muy buena, pero –no sé si viste– bajó mucho su rendimiento de tres. Mucho”, afirmó este engendro, provocando en mí un tajante cuestionamiento: ¿está la libertad de expresión sobrevalorada? Se dice el pecado, no el pecador, reza el refrán popular.

Steph, a quien me di el lujo de alabar tras convertirse en el máximo goleador en la historia de los Warriors, está teniendo una de las mejores temporadas de su carrera, a la altura de la 2015/16, cuando obtuvo el primer y único MVP unánime de la NBA. 31 puntos, 5.6 rebotes, 5.9 asistencias y 1.2 robos en 34 minutos (49pj) lo erigen como la figura absoluta de un equipo que pelea por meterse en playoffs (28-29, novenos en el Salvaje Oeste).

Sin embargo, si nos limitamos a sus últimos diez cotejos, es decir, al período posterior a su lesión de coxis (lo marginó de cinco juegos consecutivos), el rendimiento del número treinta pasa a ser sencillamente surrealista. 39.1 tantos (55%tc, 49%t3, 90%tl), 6.4 tableros, 4.5 servicios y 0.7 hurtos en 34.8′, consiguiendo seis victorias y cayendo en cuatro ocasiones. A estos Warriors sin Klay Thompson no les sobra nada, pero la increíble performance de su jugador franquicia los mantiene en la trinchera occidental.

Durante esta campaña, Steph se convirtió en el máximo anotador y asistidor de Golden State, transformándose en uno de los diez jugadores en liderar una organización en ambos apartados, además de superar a Reggie Miller y consolidarse como el segundo triplista top de la liga (Ray Allen, allí vamos). Sin el spacing de otrora, se dedica a eludir a gambetear cortinas y aprovechar los mínimos espacios que sus rivales (oportuna o inoportunamente) le conceden para martirizarlos despiadadamente.

A lo largo de esta semana, quizás la mejor de su carrera (recién fue nombrado Player of the Week de la Conferencia Oeste), Curry promedió 43.8 puntos, 5.8 rebotes y 5 asistencias en 34.2 minutos. Okey, absurdo, pero más atónitos quedamos ante sus porcentajes de tiro: 57 de campo, 55 de triple y 91 de libres. Okey, absurdo, pero más atónitos quedamos ante su caudal de lanzamientos: 24 de campo, 16.5 de triple y 8 de libres. Es decir, clavó 9 tiros exteriores POR NOCHE, 36 en total (44 en los recientes 5pj, récord histórico).

No solo superó a varios equipos en three points durante este tramo del curso, sino que se sentó en la mesa de grosos –no hay dudas de que es uno de los grandes de la historia– por distintas plusmarcas. Se unió a Michael Jordan y Kobe Bryant (dije grosos) como los únicos jugadores de 33+ años en registrar cuatro partidos de al menos 40 puntos en un mes calendario, mientras que igualó a la Black Mamba con sus 10 cotejos seguidos de 30 o más tantos a los 33+ abriles. Además, se convirtió en el segundo guerrero con una racha de 10 juegos anotando 30 porotos, poniéndose a la altura de Wilt Chamberlain.

10/18t3 (53p) contra los Nuggets, 11/16t3 ante el Thunder (42p), 4/13t3 versus los Cavaliers (erró los primeros 8 y finalizó con 4/5; 33p) y 11/19t3 frente a los Celtics (47p). Solo la visita a Boston, donde lo menguó una dura torcedura de tobillo, terminó en caída del equipo de Steve Kerr -cortó una racha de 4W-, que se encuentra 1-7 sin el tres veces campeón de la NBA en cancha (27-22 con él). Pero volvamos un momento a los ridículos números. En tres de los cuatro partidos, Curry anotó al menos 10 triples. El marciano lidera este apartado histórico, mas esta vez lo llevó a otro nivel…

Probablemente los mencionados guarismos no alcancen para dimensionar lo que el Baby-Faced Assassin está haciendo noche tras noche. Durante los últimos siete días, marcó más bombas (o las mismas) que doce de los restantes veintinueve equipos de la liga. Superada a la legua la discusión sobre si es solo un gran tirador (el mejor de todos los tiempos), este chico cambia-época nos sigue sorprendiendo y enamorando.

No será MVP de la temporada por el récord de su equipo, pero el segundo puesto en VORP (Value Over Replacement Player), estadística que lidera Nikola Jokic, lo avala como un firme First Team All-NBA. Y no, la libertad de expresión no está sobrevalorada, pero hablar mal de este monstruo debería estar penado trae consecuencias. Si te descuidás, quizás llegan a corto, cortísimo plazo. A seguir disfrutando de este pedazo de historia viva.

En la carrera por el MIP

Por Manuel Giles

La temporada de Julius Randle es, simplemente, un escándalo. Entre los primeros candidatos a llevarse el MIP (Most Improved Player), su aporte es decisivo para unos New York Knicks que marchan a paso firme en la Conferencia Este. Si bien hay mérito en la llegada de Tom Thibodeau como entrenador y en la actuación de jugadores como RJ Barrett o Alec Burks (de gran presente ambos), es imposible negar la influencia de Randle, que se convirtió en pilar y estandarte del equipo.

Una simple mirada a sus números ya nos da una buena idea: 19.5 puntos, 9.7 rebotes y 3.1 asistencias en la campaña 2019-2020. Estos registros mejoran notablemente en la temporada actual, en la cual promedia 23.7 puntos, 10.5 rebotes, 6.1 asistencias (todos máximos de su carrera). Además, está tirando 40.5% desde la línea de triples con 2.1 convertidos por encuentro y 80.2% desde la línea de libres. Todos estos porcentajes son, también, los mejores desde su llegada a la NBA.

Si bien es verdad que tiene competidores como Jerami Grant en Detroit Pistons o Christian Wood en Houston Rockets (quien venía haciendo una temporada fantástica hasta que una lesión en su tobillo lo dejó fuera por varias semanas), ningún otro jugador cuyo equipo esté peleando en puestos de playoffs mostró un cambio semejante. Los Knicks se ubican sextos en un muy disputado Este, con un récord de 31-27. Muy atrás parece quedar aquel equipo de la temporada pasada que, con un paupérrimo registro de 21-45 en la decimosegunda posición, ni siquiera tuvo la oportunidad de ir a la burbuja de Orlando.

Y tal vez lo que coloque a Julius Randle como favorito al MIP (y también lo que le valió su primera selección a un All Star Game) sea su constancia. A un mes para que arranque el play-in, está jugando en un nivel superlativo. En sus últimos cuatro partidos anotó más de 30 puntos (promedia 35.8 en este lapso), siendo el primer jugador de la franquicia en lograrlo desde Carmelo Anthony en 2014. De finalizar con los números que posee ahora la temporada, sería el tercer jugador en la historia de la NBA en registrar 20/10/5 tirando 40% desde la línea de triples, sumándose a Larry Bird y Nikola Jokić. Una bestialidad.

¿Llegarán los Knicks a playoffs? Si lo hacen, ¿podrán dar la sorpresa en primera ronda? Eso sólo el tiempo lo dirá. La Conferencia Este está muy agitada, la diferencia entre equipos es muy corta y nada se puede dar por seguro. La única certeza es que, si Julius Randle sigue jugando al nivel que viene demostrando hasta ahora, los New York Knicks se plantan como un rival a vencer que puede darle un dolor de cabeza a más de uno.

NdeR: Julius Randle fue elegido como jugador de la semana de la NBA en el preciso instante en que este artículo se terminaba de redactar. ¿Sus números? 35.8 puntos, 8.3 rebotes y 6.5 asistencias. Récord de los Knicks: 4-0. Merecidísimo.


Overtime
  1. Sergio Hernández dejó de ser entrenador de Zaragoza
  2. LeBron James y Anthony Davis, cerca de volver a las pistas
  3. Jamal Murray se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda
  4. LaMarcus Aldridge se retiró por problemas en el corazón
  5. Steph Curry, la felicidad, los 17818 y nosotros
  6. James Wiseman se perderá lo que resta de la temporada
  7. Austin Rivers será nuevo jugador de Denver Nuggets
  8. Brandon Schneider será el nuevo presidente de los Warriors

Así están las cosas
https://pbs.twimg.com/media/EzTl8NKVgAAmIZn?format=jpg&name=900x900

Hoy se cumple un año del estreno de The Last Dance. Está en Netflix. Seguro lo encontrás en alguna alternativa gratuita, pero nosotros no estamos en condiciones de recomendarlo 🙄.

No dejes de visitar nuestra web ni de seguirnos en Twitter.

Abrazo y que tengas una buena semana.

*Crédito foto de portada: Instagram @flor_chagas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *