Será el 22D: la NBA y la NBPA llegaron a un acuerdo

La NBA y la NBPA llegaron a un principio de acuerdo sobre un convenio colectivo enmendado y todo quedó allanado para el comienzo de la temporada 2020/21 el 22 de diciembre con 72 partidos por equipo. La agencia libre empezará el viernes 20 de noviembre, mientras que dos días después las franquicias podrán empezar a oficializar los fichajes. También se resolvieron los aspectos financieros que estaban pendientes, es decir, los topes salariales y el depósito de garantía de los salarios de los jugadores.

Después de cuatro extensiones de la ventana de rescisión unilateral del convenio colectivo firmado en 2017, posible por la activación de la cláusula de fuerza mayor debido a la pandemia por coronavirus, la liga y el sindicato de jugadores llegaron a un acuerdo. Aunque todavía resta la oficialización -se terminaría de confirmar hacia el final de la semana en curso-, es un hecho que la temporada 2020/21 de la NBA comenzará el 22 de diciembre con 72 partidos por equipo. Los horarios completos de la regular season y las transmisiones se darán a conocer en una fecha futura.

Actualización 10/11: la Junta de Gobernadores se reunió esta tarde y aprobó unánimemente el CBA enmendado (vía Adrian Wojnarowski). Un paso más de cara al inicio pautado para el 22 de diciembre.

Poco después de la oficialización (alrededor del 16/11), la liga levantará la moratoria reinante y permitirá las transacciones previas al Draft, que se desarrollará el miércoles 18 desde los estudios de ESPN en Bristol, Connecticut. Dos días después, a las ocho de la noche del viernes 20 (hora Argentina), comenzará la agencia libre. Sin embargo, los equipos recién podrán oficializar a sus fichajes a partir de las 14:01hs del domingo 22 (hora Argentina).

Una decena de días transcurrirá hasta la apertura de los campos de entrenamiento, pautada para el 1° de diciembre (NdR: el 30/10, la NBA envió un memorando con el que habilitaba un regreso parcial y limitado a las prácticas). Y el 22 de diciembre, un par de amistosos mediante, volverá a picar oficialmente la pelota naranja. Para Lakers y Heat, finalistas en la burbuja de Orlando, la temporada baja durará tan solo 72 días. Para ocho equipos, más de 9 meses.

El tope salarial quedará fijado en $109.140M, mientras que el impuesto de lujo lo hará en $132.627M. Es decir, los mismos números de la temporada pasada. Tras el dramático impacto que sufrieron las finanzas de los equipos y la NBA, se buscó mantener los parámetros para evitar una caída masiva en el tope impulsados por una baja no planificada de los ingresos. Además, un fuerte descenso habría ‘congelado’ la posibilidad de las franquicias en la agencia libre. Se garantizará un aumento del tope de entre un 3 y un 10% durante las próximas tres temporadas (lo que queda del CBA).

Además, las asociaciones llegaron a un acuerdo respecto al depósito en garantía que se tomará de los salarios de los jugadores para distribuir las pérdidas en varias temporadas. A pesar de las especulaciones de las últimas semanas, se mantendrá la tradicional retención del 10%. Si se necesita reducir más los salarios, ese descuento se extenderá por esta temporada y las dos sucesivas, pero nunca se podrá retener más del 20% del sueldo de los jugadores en un curso. El objetivo, tanto en la arista financiera como en lo relativo al calendario, es ir retomando de a poco la ‘normalidad’.

Asimismo, se reducirá la factura de los impuestos para los equipos al final de la 2020/21, según el porcentaje de disminución del BRI (Basketball Related Income o beneficios relacionados con actividades de baloncesto, fijado en 50-50 entre jugadores y propietarios). Esta medida tiene como fin mitigar la carga fiscal de las organizaciones, que en una normalidad tenían en mente un aumento de los topes y umbrales de lujo. Si el BRI cae un 40%, se extrapolará ese porcentaje para la mencionada factura (se aplicará una reducción proporcional).

Según detallan Adrian Wojnarowski y Tim Bontemps –los primeros en dar la noticia– en su artículo para ESPN, por el momento solo cuatro equipos están en el impuesto de lujo (Golden State Warriors, Brooklyn Nets, Boston Celtics y Philadelphia 76ers), pero se espera que este número aumente por el estancamiento de las susodichas cifras. Los periodistas ejemplicaron con el caso de los Warriors, que podrían verse beneficiados por la reducción de la factura del luxury tax y por el potencial uso de su trade exception, generada a partir del traspaso de Andre Iguodala.

Actualización 10/11: Shams Charania añadió durante la tarde del martes que los jugadores que habían aceptado una retención salarial del 25 por ciento el 15 de mayo recibirían un reembolso de aproximadamente dos tercios de todas las cantidades el 1 de diciembre y que debido al éxito de la burbuja se había necesitado un depósito adicional del cuatro por ciento para satisfacer la división de ingresos.

Aún falta la confirmación oficial, que llegaría durante esta semana, la salida de la moratoria de transacciones, estimada para comienzos de la próxima, el Draft (18/11), la agencia libre (desde 20/11), la oficialización de los fichas (desde 22/11), los training camps (1/12) y los scrimmages para que la naranja vuelva a salir despedida a la estratósfera y baje para ser dirimida entre dos manos de, presumiblemente, dos equipos candidatos a hacerse con el Larry O’Brien durante la temporada 2020/21. Eso ocurrirá el martes 22 de diciembre, un par de días antes de Navidad.

Finalmente, la NBA volverá el martes 22 de diciembre – Mark J Terrill/Associated Press
¿Cómo se disputará la temporada 2020/21? Certezas e incertidumbre

34 días entre el Draft y el comienzo de la temporada adornarán una campaña que aún tiene mucho de difusa. Los 72 partidos por equipo, diez menos que los 82 habituales, responden a la necesidad de finalizar la temporada entre junio y julio. ¿Por qué? Porque alcanzar de lleno el otoño septentrional habría significado competir televisivamente con la NFL, la MLB, las ligas universitarias de fútbol americano y… los Juegos Olímpicos. Es decir, un cóctel tan explosivo como inviable.

Además, los jugadores -estadounidenses y foráneos- podrán decir presente en Tokio (26/7 – 9/8), aunque es probable que algunos de los 24 países que buscarán su cupo en los cuatro preolímpicos (22/6 – 4/7) no cuenten con sus estrellas. Permitir la participación olímpica de los jugadores -y satisfacer al COI- era importante, pero la determinación de finailzar antes la temporada responde principalmente a cuestiones económicas. Además, podría permitir encarrilar el calendario de cara a la temporada 2021/22, la de la potencial normalidad.

Notas relacionadas: Matices y motivaciones para empezar el 22 de noviembre (28/10) // La NBPA aprobó el formato de 72 partidos (6/11) // Cuarta y última extensión de la ventana de rescisión (31/10).

A pesar del interés de los jugadores de empezar a mediados de enero para contar un mayor descanso (Danny Green comentó que no imaginaba a LeBron James compitiendo el primer mes), para la Junta de Gobernadores nunca fue una opción demorar tanto el inicio. Empezar el 22/12 y disponer un calendario de 72 partidos le representaría a la liga ‘salvar’ entre $500 y $1000 millones en ingresos a corto (fecha de Navidad, clave para los socios Disney vía ESPN-ABC y Turner -vía TNT-) y largo (competencia televisiva a mediados de 2021) plazo para los jugadores y la propia organización.

Tan solo habrán transcurrido 72 días desde el cierre de las Finales, distantes de los usuales 3 meses de offseason – Kevin C Cox/Getty Images

Los ingresos de la liga en la 2019/20 cayeron un 10%, específicamente hasta los $8.3 billones. La burbuja sirvió para mitigar sobremanera las pérdidas, ya que ‘recuperó’ $1.5 billones que se habrían perdido sin reanudar la temporada. Este perjuicio sería mínimo al lado del hipotético de la 2020/21, que sin aficionados en los estadios tiene una caída estimada de $4 billones (la presencia del público en los pabellones representa un 40% de los ingresos de la NBA). Se espera un repunte de los ingresos para la 2021/22, curso en el que también buscarán encarrilar el calendario.

El del público será un asunto a resolver. Por el momento, la mayoría de los mercados no permite reuniones masivas bajo techo (el 6/11 EEUU totalizó más de 130.000 casos positivos de COVID-19). Sin embargo, la liga ya empezó a cranear protocolos para ocupar entre el 25 y el 50% de la capacidad de los estadios para el inicio o transcurso de la temporada, según las regulaciones locales. Esto implicaría estrictos protocolos (máscaras, distanciamiento social, pruebas de coronavirus, distancia de la cancha), pero aún está por verse y se apunta a la 2021/22 para la normalidad.

En cuanto a la disputa de los partidos, para reducir la cantidad de viajes y contactos, la NBA piensa emplear un formato similar al de la MLB, es decir, la disputa de múltiples partidos consecutivos entre equipos en un mercado (ciudad), con el fin de evitar una burbuja y hacer más viable la campaña en esta coyuntura. Además, la liga utilizaría nuevamente el atractivo formato de play-in para determinar al octavo clasificado de cada conferencia. Horarios y transmisiones se publicarán en una fecha futura; se espera que se publique el calendario en dos mitades para mayor flexibilidad.

La incógnita sigue planteada alrededor del All Star Weekend de Indianápolis, que en principio no se realizaría, aunque no hay ningún tipo de confirmación oficial. En reemplazo, para descansar y recuperar potenciales contagiados, la NBA podría establecer un receso de dos semanas a mitad de temporada. También resta definir donde jugarán los Raptors (sus coterráneos de la MLB y la MLS están haciendo de locales en Estados Unidos), que desean jugar en Toronto, aunque de persistir los 14 días de cuarentena para entrar a Canadá esta opción se vería naturalmente frustrada, y los protocolos de salud y seguridad.

*La foto principal es de la NBA.

Iván Fradkin

Lo que mejor hago es escribir. Escribo como el orto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *