Ricky Rubio: el presente, el pasado y el futuro

Un par de semanas atrás, la presencia de Ricky Rubio en los Juegos Olímpicos de Tokio era impensada. Un año no muy fácil a nivel personal en cuanto a su juego y un momento importantísimo a nivel familiar (la llegada de su hijo) hicieron que el actual jugador de Minnesota Timberwolves decidiera no viajar a Tokio.

Pero un empujoncito, a último momento, de su esposa y algunos llamados de sus compañeros de la Selección hicieron que Rubio hoy se encuentre a la espera del debut de los Juegos Olímpicos 2021. Su primer partido lo jugará el lunes 26 contra Japón, a las 9 AM.

Si hay que elegir una característica para definir a Ricky esa es sin lugar a duda la experiencia. Con tan solo 17 años se encontraba disputando sus primeros Juegos Olímpicos (Pekín 2008), torneo en el que sumó minutos y se consagró como el medallista más joven en la historia del baloncesto. Pareciera irreal que una medalla de plata fuera recién el comienzo de su carrera, pero así fue para aquel joven.

Ricky tras ganar la medalla de plata con 17 años

Rubio ha sumado en total siete medallas en campeonatos internacionales: dos Olímpicas (no pudo jugar en Londres 2012 por lesión, pero ganó el bronce de Río 2016), el oro del Mundial de 2019 y cuatro medallas europeas, dos de oro (2009, 2011).

Un poco de su historia

Ricky Rubio empezó a jugar al básquet a los cinco años en El Masnou, un pueblo cerca de Barcelona. Hasta los diez lo complementó con el fútbol y quienes lo vieron jugar dicen que también era bueno, pero un día volvió a casa y le dijo a su padre que se había cansado de patear una pelota y que se quería meter de lleno con la naranja.

La decisión fue más que acertada: el jugador debutó profesionalmente con el Joventut de Badalona cuando sólo tenía 14 años, 11 meses y 24 días, y a los 17, como mencionamos anteriormente, estaba en Pekín 2008 con la selección española jugando una de las finales más recordadas del básquet Olímpico.

No fue casualidad la citación para los Juegos. Ricky venía de liderar el triunfo de España en la final del Europeo Cadete, con 51 puntos, 24 rebotes, 12 asistencias y 7 recuperaciones. Además, fue nombrado mejor jugador del campeonato. Campeonato en el que consiguió 3 dobles, 1 triple doble (en la final) y un cuádruple-doble.

Antes de cumplir los 30 años, Rubio ya había sido doble medallista Olímpico, campeón del mundo, y doble campeón de Europa con la selección española y campeón de Europa de clubes con el FC Barcelona. Además, en el año 2009, fue seleccionado por los Minnesota Timberwolves con el numero 5 en el draft de la NBA, donde comenzó a jugar oficialmente en el 2011. Allí lleva una década, donde pasó por Minnesota, Utah Jazz y Phoenix Suns.

¿Quién es hoy Ricky para la Selección española?

La lista de los 12 jugadores que disputarán los Juegos de este año es un tanto particular ya que entre el jugador más grande del equipo y el más joven hay una diferencia de 22 años (Pau Gasol con 41 años y Usman Garuba con 19).

Por un lado se encuentran jugadores que recién comienzan su carrera y por el otro quienes le están dando un cierre a la misma. Ricky está justo en el medio de estas dos generaciones, no da sus primeros pasos pero tampoco se encuentra cercano a retirarse. Ya no es quien mira con admiración a los más experimentados, porque ahora forma parte de ellos. Pero aun así, como jugador sigue teniendo experiencias por vivir.

En cambio, jugadores como Rudy Fernández y Marc Gasol disputarán, probablemente, este año sus últimos juegos. Además de Pau Gasol, quien ya mencionó que este campeonato será su despedida con la Selección. No se puede hablar entonces de la Selección de España como una “generación” ya que se trata de casi dos décadas de diferencia, algo que también se notará en el estilo de juego. Las nuevas generaciones juegan un baloncesto más evolucionado que los más experimentados del plantel, pero el equipo demostró en los partidos de preparación que estos diferentes estilos de juegos no se convierten en una debilidad a la hora de competir. Y según declaró Ricky Rubio, todos se llevan muy bien, a pesar de las diferencias de edad.

Conseguir una medalla en este torneo sería una despedida increíble para muchos jugadores, “pero al final el nivel está muy alto y lo hemos dejado muy alto en los últimos años. Tenemos que ver cómo llegamos todos, cómo llegan el resto de selecciones también y una vez empiece el torneo se podrá empezar a hablar un poco más definido” expresó el base.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *