¿Qué tan real es el mejor comienzo de temporada? Los Philadelphia 76ers

Con 6-1 tienen el mejor record de la liga y su mejor arranque en 20 años. Tobias Harris obtuvo el jugador de la semana del este, vienen de ganar sus últimos 3 partidos por un promedio de 19 puntos de ventaja, son la mejor defensa de la NBA y podría seguir enumerando hitos. ¿Podemos afirmar que Philly es candidato al título? El excelente arranque es alentador pero todavía queda mucha tela por cortar como quien diría. A continuación, analizamos algunos aspectos de estos primeros 7 partidos.

Los rivales

Las victorias de Philadelfia vinieron ante Washington, Toronto, Orlando, Nueva York y Charlotte (2 veces). De esos sólo Orlando y los Knicks tienen record positivo. Y Toronto, que es el único que viene de competir en playoffs, posee el segundo peor registro de la liga con 1 victoria y 5 derrotas.

Sin esta información el análisis es imposible. Ganar siempre es bueno, y nunca fácil en la NBA. Superando a los malos equipos es cómo llegas a playoffs. Pero un buen parámetro de donde estás parado es cuando te medís frente a rivales de calidad. Philly todavía no pudo hacer esto último, con lo cuál no deberíamos adelantarnos a sacar conclusiones.

Lo que sí podemos decir por ahora, es que es un equipo que funciona lo suficientemente bien como para vencer a rivales mediocres. Y eso es bueno. Luego de su primer semana, decíamos que habían tenido problemas para superar a Washington y Toronto. Esta semana no tuvo casi ningún inconveniente contra Orlando y Charlotte, al equipo se lo vió más fino en ataque y constante en la ejecución.

Aunque de a momentos puede costarle generar tiros, siempre ensambla 3 o 4 buenas posesiones ofensivas consecutivas que terminan en tiros abiertos y algunas agobiantes defensas que dan puntos fáciles en transición. Con eso les alcanza para tomar distancia y luego su nivel defensivo es tan alto que los rivales no han podido volver al juego.

En los próximos días, luego de recibir a los Wizards, jugarán con los Nets (sin Durant aislado durante 7 días por contacto estrecho con positivo de Covid), Denver, Atlanta y Miami 2 veces. Pasados estos 6 juegos tendremos un mejor parámetro de qué son estos Sixers. Veamos que parece real hasta el momento, con este asterisco.

Las alineaciones con sentido

A veces la NBA es simple: rodea a tus estrellas con jugadores que puedan meter tiros. Si las doblemarcan generan tiros abiertos para todo el equipo, sino se hacen un festival de puntos. Este axioma se volvió a cumplir en Philadelphia

Antes de la temporada sugería que su quinteto inicial de Simmons, Curry, Green, Harris, Embiid podía ser altamente eficiente. Bueno, en los 115 minutos de juego que combina hasta el momento ese quinto, supera a sus rivales por 14 puntos cada 100 posesiones.

Cuando ese grupo careció de manejo de balón o generación de tiro, Doc eligió poner a Shake Milton en lugar de Danny Green – de hecho usó este quinteto para cerrar partidos cerrados e inclusive le dejó a Milton la responsabilidad de manejar la bola. Ese grupo estuvo en cancha por 30 minutos, en los cuales supero a sus rivales por la estúpida cifra de 53 puntos por cada 100 posesiones.

Esto es tan real como que las alineaciones de la banca no han sido para nada buenas. Rivers hasta ahora decidió

Embiid como creador en el poste

Joel Embiid es el jugador que más se postea en la liga y es a la vez, uno de los más eficientes. Joel genera, 1.11 puntos por cada posesión que juega en el poste, un número muy bueno. No hay jugador que lo pueda marcar uno versus uno. La temporada pasada, los rivales lo doblan rápido e incluso conseguían con bastante facilidad evitar que la pelota le llegara.

Este año con el mayor espacio que genera la nueva alineación nada de eso es tan fácil. Joel, luego de la segunda victoria contra Charlotte declaró que está «reavivando su amor por el pase» y que la temporada anterior no la pasaba tanto porque «sabía que sus compañeros no la iban a meter».

Si bien Joel está promediando las mismas 3 asistencias por partido que promediaba el año pasado, esta temporada el equipo sabe aprovechar la ventaja que genera Embiid en el poste. En infinidad de jugadas un posteo de Joel termina en canasta, luego 1 o 2 pases más del que da Embiid. Eso no contabiliza como asistencia, pero sin duda la canasta es posible por lo que el pivote genera.

En su último encuentro, la ofensiva de Philly funcionó muy bien a pesar de que Joel solo encestó 14 puntos y tomó 10 tiros. Esto no es porque haya jugado mal, sino porque la defensa rival toma la decisión de que los mate cualquier jugador menos Embiid. Y la ofensiva funciono acorde.

Dejo un tuit con un video que recompilada algunas de esas jugadas en las que Embiid genera una canasta de manera «indirecta», podríamos decir.

Otras buenas señales son que Embiid está tirando el menor número de triples por partido de su carrera (no es un mal tirador pero sin duda es la parte menos eficiente de su juego), junto con el menor número de tiros por cada 100 posesiones y promediando la menor cantidad de pérdidas. Lo que estos números dicen es que el equipo tiene más opciones que Embiid generándose su propio tiro. Entonces Joel toma mayormente buenos tiros y no fuerza, si hay ventaja en otro lado mueve la bola. Y así es como también está teniendo el mejor «True Shooting» (estadística que mide el porcentaje de tiro de un jugador añadiendo valor a los 3ples y tiros libres) de su carrera.

Inclusive Simmons, que ha tenido problemas para ubicarse en la cancha cuando Embiid juega desde el poste, está descubriendo maneras de generar espacio. Cuando toda la atención defensiva está en Joel, Ben corta fuerte al aro generando que los defensores se cierren y haya un tiro abierto. Abajo dejo un ejemplo.

El próximo desafío que tendrán que superar los Sixers – y con el que espero que se encuentren muy a menudo- es como generar ofensiva cuando las defensas le nieguen la bola a Embiid. Charlotte lo logró los últimos dos partidos, por momentos jugando una zona 2 – 3. Cuando los equipos hagan esto (con zona o alguna otra defensa) serán clave los manejadores de pelota, Milton y Curry especialmente.

Tobias Harris y Seth Curry en roles que los favorecen

Promediando casi 20 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y más de un robo y una tapa por partido, Harris se ha reencontrado con su máximo nivel. Y mucho tiene que ver la función que Doc le pide cumplir.

La temporada pasada, a Tobi se le exigió -como a otros- generarse su propio tiro debido al mal funcionamiento colectivo en ofensiva. En este arranque, tiene la pelota en las manos menos tiempo, cuando la tiene la pica menos y anota un mayor porcentaje de sus tiros en transición y desde el catch and shoot que el año pasado.

https://twitter.com/TScabbia/status/1345090494074941442?s=20

Es decir, está jugando como finalizador y no como generador. Y eso lo ayuda a él y ayuda al equipo.

Habiendo destacado esto, creo que es imposible que sostenga un 47% de efectividad en triples y un 52% de campo como tiene hasta ahora. Cuando esos números bajen, sería bueno que subiera su pobre promedio de 2 tiros libres intentados por partido. También me gustaría verlo un poco más agresivo cuando juega con alineaciones de la banca. Esos 5 o 7 minutos por partido si tiene que ser el quien se haga cargo de parte de la generación de juego.

De Curry ya escribí bastante antes de la temporada (los invito a que lo lean). Pero hay que decirlo, está teniendo el mejor arranque de su carrera promediando 15 puntos, casi 4 asistencias, tirando 56 % de campo, 54% de triples y sin haber errado aún un tiro libre.

Si bien tampoco son números sostenibles – o estaríamos hablando del mejor tirador de la historia- está tomando muy buenos tiros con lo cual no habría que esperar que bajen tanto. Y esta buena selección de tiros la complementa con una faceta de su juego hasta ahora no tan explorada, la creación.

Sus 3,7 asistencias por cotejo son la mejor marca de su carrera por bastante. Y está mostrando entender muy bien el juego cuando recibe con ventaja. Como digo, no fuerza los tiros, si lo cierran muy fuerte, pone la pelota en el piso y tiene paciencia para encontrar al próximo hombre abierto. Miremos un ejemplo.

Va hacia el centro, Lamelo se cierra, mira a Harris a la esquina, Hayward cierra a la esquina y es un pase a Danny Green abierto en 45. No es Chris Paul ni Lebron, pero es lo que necesitas para complementar a Embiid.

La defensa

Philadelphia debe ser el único equipo que tiene 2 serios candidatos a mejor jugador defensivo del año. Simmons, está en TODOS lados. Marca al mejor perimetral contrario, pero también se cierre y molesta, rota para defender el aro y toma una increible cantidad de rebotes defensivos – 9 – (que tienen valor doble porque cada rebote de Simmons se convierte en un ataque en transición para los Sixers).

Embiid no está en todos lados. Pero está en donde más importa: abajo del aro. Los Sixers son el equipo que peor porcentaje de tiro permiten a sus rivales a un metro del aro (53 %) y el sexto peor porcentajes en tiros de entre 2 y 3 metros. Esto es el efecto Embiid. Los rivales muchas veces no se animan a atacar el aro y cuando lo hacen se encuentran con la defensa que más tapas por partido promedia (7.3), cortesía de Embiid, Simmons y Harris principalmente.

Esto hace que también sean el 4to equipo que más tiro de media permite. Lo cual es muy bueno, es el tiro que las defensas dan y el que los ataques no quieren tomar. Muchas veces, sin opción clara de pase y con Embiid (o Howard o Simmons) en el aro, terminan «conformándose» por un tiro a media distancia.

Además de las dos estrellas, la mejor defensa de la liga también es sostenida por buenos aportes de los jugadores de rol. Harris viene sobresaliendo marcando jugadores más altos (solo sufrió con Julius Randle que etá en modo Tim Duncan). Danny Green, a pesar de lo que pueda haber decrecido su tiro, sigue siendo un jugador inteligente que lo hace muy buen defensor de equipo. Thybulle debe ser el mejor defensor que sale de una banca. Howard en minutos limitados ayuda un poco. Y el novato Maxey es una grata sorpresa, presionando la bola y mostrándose comprometido como defensor de equipo.

Lo que también es real, pero no tan bueno

El resto de la ofensiva. Más allá de todo lo bueno que genera Embiid desde el poste, Philly tiene una ofensiva mediocre (literalmente, tiene la 15ava ofensiva de la liga). Y eso es teniendo en cuenta que los últimos 3 partidos fueron muy buenos.

Carecen de un segundo generador de juego. Todo pasa por Embiid (en su única derrota Joel no jugó). Y supongo que cuando tenga una mejor competencia la defensa buscara anular a Embiid, y tendremos que ver como ajusta. Veremos si uno de Milton, Curry, Simmons o Harris puede generar tiros para sí mismo y sus compañeros.

Simmons definiendo (mal) . Ben no logra convertirse en un buen finalizador en el aro, evita el contacto y a muchas veces ataca y prefiere pasar a definir. Ha tomado un claro lugar secundario en el ataque. De hecho, en lo poco que va de temporada, es su peor año en términos de puntos, tiros intentados, porcentaje de tiro de campo y asistencias.

Su mejor aporte es en transición generando puntos fáciles. Pero en la ofensiva de media cancha no logra encontrarse. De hecho es posible que su mejor faceta sea cortar y cortinar con Embiid en el poste.

Algo que me llama mucho la atención es su incapacidad para jugar como rollman. Cuando pone cortinas muchas veces se conforma con el cambio y no rola o rola tarde. Creo que esa sería una forma en la que pueda aportar más al ataque, tanto como anotar como pasador. Porque para campeonar necesitas un poco más de tu segundo mejor jugador.

La banca, un lastre. No es que los Sixers tengan malos jugadores suplentes. El tema es que Doc elige que jueguen todos juntos o 4 con un titular. El lado positivo es que su quinteto titular brilla como vimos más arriba. Lo negativo es que cuando los iniciales descansan, los rivales pueden volver a partido. Y como decíamos, cuando sus rivales mejoren, quizás esos minutos sean los que definan una victoria o derrota para Philly. Rivers puede intentar matar dos pájaros de un tiro intentando jugar más a Simmons con 4 suplentes.

Un aliciente es que Shake Milton no ha logrado encestar sus triples y lo mismo le pasó a Korkmaz hasta que se lesionó. En algún momento subiran sus promedios y seguramente compensen la vuelta a la normalidad de Curry y Harris con sus tiros.

En fin, Philadelphia construyó el mejor arranque de la liga sobre bases sólidas: un buen juego ofensivo al rededor de su estrella y una excelente defensa. Pero ante rivales menores. En las próximas semanas podremos evaluar que tan sólidas son esas bases y si alguno de sus puntos flojos son demasiado flojos o simplemente carencias como todo equipo tiene.

*La imagen principal es de blogdebasket.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *