¿Qué pasó con Miami?

Hola, ¿cómo va? Espero que tan bien como si fueras simpatizante de Milwaukee, que cerró su serie y tendrá unos días de descanso. Hoy, podría haber un segundo clasificado a las semis del Este: Philadelphia va por la barrida contra Washington.

Sobre Miami, no sé bien qué decirte. Es una suerte de decepción. Hace algunos meses nomás, con más o menos el mismo equipo, habían derrotado 4-1 a Bucks. Este último sábado cayó y se fue de los playoffs con un 4-0 en contra.

Michael Porter Jr. es, también, una sorpresa en un sentido poco alegre. El alero redujo su volumen de anotación y Damian Lillard se cansó de exponerlo defensivamente.

Quien sí respondió bien en su primera postemporada fue Ja Morant, que tuvo una campaña silenciosa -pese a sus números-, un poco por haber pasado su año de novato y otro poco por no jugar en un mercado tan estruendoso.

Cameron Payne, por su parte, dio un paso al frente ante la molestia de Chris Paul que lo obligó a jugar (casi) con un solo brazo. El base trae consigo una historia de resiliencia. “Supimos la segunda práctica [luego de ser adquirido] que no podía jugar a un nivel [de NBA]”, aseguró el cuerpo técnico de Chicago Bulls en 2016-17. Se me ocurre un paralelismo y estoy seguro que a vos también.


Suscribite gratis acá para recibir todos los lunes en tu casilla de correo electrónico el newsletter de De Faja, un viaje al grupo de WhatsApp de la redacción.


*Crédito foto de portada: USA Today.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *