Los Pistons compran los Northern Arizona Suns de la G League

Detroit Pistons, Phoenix Suns y la NBA G League anunciaron el acuerdo de compra de los Northern Arizona Suns por parte de la franquicia del estado de Michigan. El equipo será renombrado y, a partir de la temporada 2021/22, jugará de local en el campus de la Universidad Estatal de Wayne que se está construyendo. Durante la campaña entrante, el conjunto permanecerá en Arizona, mientras que será la última de los Grand Rapids Drive afiliados a los Pistons.

En 2016, los Suns adquirieron el equipo que había jugado la década previa en California con la denominación Bakersfield Jam (en 2014 se habían afiliado híbridamente). Tras cuatro temporadas bajo la tutela de la orgnización naranja, en las que jugaron en Prescott Valley, los Suns anunciaron que el conjunto se mudaría al área de Phoenix para la temporada 2020/21 -en un lugar a determinar- por la pandemia y problemas económicos. Sin embargo, James Jones, general manager de la franquicia, comunicó que la propiedad y administración del equipo de la G League no se alineaba con el plan estratégico de los Suns para el desarrollo de jugadores en los próximos tres a cinco años.

Con ese enfoque, el conjunto que en Orlando buscará meterse en los playoffs por primera vez en una década le vendió el equipo a los Pistons, que desde 2014 tienen una afiliación híbrida con los Grand Rapids Drive. Tomes Gores, dueño de la organización de Michigan desde 2011, se mostró emocionado por la transacción: “Esta es otra inversión importante en nuestra franquicia y en la ciudad de Detroit. Tener un equipo de la G League cerca de nuestro nuevo centro de rendimiento será una ventaja para nuestra oficina central, nuestro cuerpo técnico y nuestros jugadores jóvenes. También generará más actividad económica en el área y servirá como catalizador para un desarrollo adicional”.

En mayo del año pasado, los Pistons anunciaron una asociación multifacética con la Universidad Estatal de Wayne. Esta incluía un equipo para participar de la Liga de Desarrollo en un pabellón a construir en el complejo educativo para sus programas de baloncesto masculino y femenino ($25 millones, 700.000 pies, 3.000 espectadores). Este tendrá lugar a aproximadamente 3 kilómetros del Little Caesars Arena y el Henry Ford Detroit Pistons Performance Center, estadio y centro de entrenamiento de la organización, respectivamente. Hasta su finalización, pautada para 2021, los Northern Arizona Suns seguirán siendo operados por la oficina de Phoenix, mientras que los Pistons mantendrán su relación híbrida con los Grand Rapids. A partir de la 2021/22, finalizará este vínculo y los NAZ pasarán a ser parte de los tres veces campeones de la NBA.

Shareef Abdur-Rahim, presidente de la G League, expresó sus sensaciones tras el acuerdo: “Estoy emocionado de dar la bienvenida a Tom Gores y los Detroit Pistons como propietarios de la NBA G League, pero siempre es agridulce que un equipo se mude. Agradezco a Robert Sarver (accionista mayoritario) y los Phoenix Suns por su tiempo en esta liga y a los fanáticos en el norte de Arizona por su compromiso continuo con el equipo. Estoy seguro de que los fanáticos en Detroit darán la bienvenida al equipo con los brazos abiertos y espero ver el baloncesto de la G League en Wayne State durante las próximas temporadas”.

Los Pistons, manteniendo la actitud humanitaria con la que vienen pregonando durante la pandemia por coronavirus, destacaron otros puntos positivos de la decisión. A partir del movimiento, que generará ingresos y el uso de las nuevas instalaciones, la organización trabajará con los administradores de Wayne State para crear programas de pasantías para estudiantes en campos como marketing deportivo, relaciones comunitarias, terapia física, rehabilitación y operaciones comerciales deportivas y de entretenimiento, entre otros.

Troy Weaver (GM) se mostró muy emocionado con la determinación y la restauración en la ciudad de Detroit. Dwane Casey (head coach) también quedó encantado. Arn Tellem, vicepresidente de la organización, afirmó: “Vimos al equipo de la G League como una gran oportunidad para ampliar nuestros esfuerzos en la comunidad y nuestra asociación con Wayne State. Es una de las grandes universidades urbanas de nuestro país con una historia muy rica de antiguos alumnos distinguidos. Esperamos tener pasantías con estudiantes de Wayne State y estamos encantados con la asociación”. Tellem finalizó su discurso -en una conferencia de prensa virtual– diciendo que los Pistons tenían las mejores instalaciones en la liga.

En primer lugar, esto mejorará el desarrollo de sus jugadores jóvenes en beneficio de la franquicia. Incluso estos podrían entrenar con el primer equipo y luego jugar con el afiliado, para practicar nuevamente con los Pistons la jornada siguiente. Los veteranos en recuperación también podrán ensayar con el equipo de la G League. Asimismo, representará ventajas en cuanto a la infraestructura para los jóvenes y de logística para el personal de desarrollo.

No obstante, la organización de los Pistons enfatiza en el activismo comunitario que representa la compra: las posibilidades educativas, la mudanza de los Pistons a la ciudad y un reciente acuerdo para la organización de actividades gratuitas en cinco parques de Detroit son algunas de estas muestras. En un artículo agregan que ninguna franquicia tiene tantas canchas de baloncesto en la ciudad como los Pistons (60) y cierran afirmando que es la historia de un equipo deportivo profesional honrando su compromiso con la ciudad que llama hogar.

Una curiosidad post adquisición es que los Pistons están realizando un concurso para que los fanáticos ayuden a nombrar al equipo de expansión. Se puede participar en este enlace -ya se hizo en 2014- y todos los fanáticos que envíen un nombre tendrán la oportunidad de ganar dos entradas para la temporada inaugural en la Universidad Estatal de Wayne (2021/22). La única condición es que el nombre incluya las palabras “Detroit” o “Motor City”, suficientes para tener un índice de la dicotomía citadina. La franquicia automotriz también compartió imágenes virtuales del pabellón que se construirá en propiedad universitaria -la que abre la nota-.

¿Qué será de los Grand Rapids Drive?

Tras años en Anaheim, California (2006-09) y Springfield, Massachusetts (2009-14), el equipo de la Liga de Desarrollo fue adquirido por un grupo empresario y localizado en Grand Rapids, la segunda ciudad más grande del estado de Michigan. A pesar de la cercanía, desde el día uno la afiliación con los Pistons fue híbrida, por lo que estos no tenían el control total de la franquicia de la G League. A partir de la temporada 2021/22, los de Detroit tendrán oficinas totalmente controladas para el nuevo equipo y un ambiente propio. En sus cinco años de relación, consiguieron dos clasificaciones a los playoffs -con sendas derrotas ante los Raptors 905-, mientras que en la cancelada temporada también tenían destino de postemporada.

Sekou Doumbouya, pick 15 del Draft de 2019, promedió 17.4 puntos en sus 16 partidos con los Grand Rapids Drive esta temporada – Foto Twitter Grand Rapids Drive

La voz que faltaba escuchar era la de los Grand Rapids Drive (Ben Wallace es uno de los dueños), que tendrán la potestad de ser independientes o afiliarse a otra franquicia. Y a los pocos minutos llegó un comunicado oficial de la organización: “El Drive está comprometido con la ciudad de Grand Rapids y esperamos con ansias nuestros futuro aquí, en el oeste de Michigan, dentro de la G League. Comenzamos discusiones sobre el futuro de nuestra afiliación, esperamos que haya detalles en las próximas semanas. Nuestro enfoque siempre fue -y seguirá siendo- brindar a la gente de West Michigan una gran experiencia profesional de baloncesto”. Podrían unirse a una de las tres franquicias sin equipo, pero aparentemente la idea sería seguir en GR sin afiliación.

¿Qué sentido tiene esta decisión de los Suns?

Para ser francos, aparentemente ninguna. A partir de la temporada 2021/22, los Phoenix Suns se convertirán en una de las tres franquicias de la NBA sin equipos afiliados, junto a Denver Nuggets y Portland Trail Blazers. Con Jones a cargo de la gerencia general, los Suns fueron uno de los pocos equipos que no utilizaron por completo sus contratos bidireccionales disponibles. En un comunicado, Jones citó algunos puntos para la decisión de vender el equipo: las prioridades del equipo impulsan la toma de decisiones, en este caso el desarrollo del roster más joven de la NBA; los puestos 11-15 son el foco del tiempo y los esfuerzos de la organización; la experiencia docente del cuerpo técnico crea un ambiente de aprendizaje efectivo y oportunidades de crecimiento para los jóvenes.

Sin embargo, el que parece ser el punto clave de la determinación es que desde la front office de Arizona consideran que el valor de la práctica diaria y la competencia contra jugadores de la NBA ofrece oportunidades de mejora más significativas para los jugadores en desarrollo. El único caso importante este año de participación en ambos conjuntos fue el del rookie Jalen Lecque, que tan solo tuvo seis participaciones en la NBA. No obstante la decisión, la organización confirmó que mantendrán el énfasis en evaluar y explorar a jugadores de la G League para su futura consideración en la plantilla. A pesar de ser una llamativa venta por parte de los Suns, más teniendo en cuenta las modificaciones estructulares de la G League, las razones están sobre la mesa.

Ty Jerome, pick 24 del Draft de 2019, con la camiseta de los Northern Arizona Suns – Matt Hinshaw/NAZ Suns
La NBA G League

La Liga de Desarrollo de la NBA -denominada así desde febrero de 2017 por el patrocino de Gatorade– es la liga menor de baloncesto promocionada y organizada por la NBA. Esta prepara jugadores, entrenadores, oficiales, personal de desarrollo y administradores para la NBA, mientras actúa como el laboratorio de investigación y desarrollo de la liga. Tiene 28 equipos con afiliaciones directas con franquicias para la temporada 2019/20 y ofrece básquet profesional de primer nivel a un precio asequible en un ambiente divertido y familiar. Casi la mitad de los jugadores de la liga mayor tienen algún tipo de experiencia en la de desarrollo.

Fue inaugurada para la temporada 2001/02 y el actual curso es el primero que no se completa. La campaña 2019/20 fue suspendida el 12 de marzo y cancelada el 4 de junio, debido a los efectos de la pandemia por coronavirus. El campeón se declaró desierto, pero se entregaron los premios individuales de la temporada, resultando Frank Mason III (Bucks-Herd) el jugador más valioso de la competencia. Una de las noticias más impactantes del último tiempo fue la incorporación de los Capitanes de Ciudad de México, que la próxima temporada competirán por primera vez en la G League y podría constituir el paso previo para la existencia de un equipo en el país latinoamericano.

Sin embargo, la Gatorade League fue noticia durante los últimos meses por otro motivo. Esta se convirtió en una plataforma factible para que los jugadores de high school (instituto) lleguen a la NBA sin pasar por la universidad, algo que constituye un gran golpe para la NCAA. La motivación para los jugadores es cobrar un sueldo desde el día uno post instituto, algo ilegal en el nivel universitario, y no resignar la formación basquetbolística que podrían recibir en la universidad. De hecho, esta se basaría mucho más en los modos profesionales y literalmente bajo la tutela de la NBA, una cercanía más que positiva.

Entre varios ejemplos que se confirmaron durante los últimos meses, el que más movió los cimientos fue el de Jalen Green, mejor jugador de la camada 2020 de high school según ESPN. El joven rechazó ir a la Universidad de Memphis para firmar con el programa de desarrollo y formación de la G League en vistas de la campaña entrante. Isaiah Todd, Daishen Nix y Kai Sotto, filipino de 2.19 metros, son otros de los que siguieron ese camino.

El salario de los jugadores se podrá extender hasta $500.000, con ingresos que podrían llegar al millón de dólares en caso de cumplir ciertos objetivos. “Se trata de preparar a estos jugadores para la NBA”, comentó el comisionado Adam Silver. “Los ayudará a prepararse para la liga y su estilo de juego, que marca la diferencia”, agregó Abdur-Rahim, campeón olímpico en Sidney 2000, All Star en 2002 y presidente de la G League desde enero de 2019. Justo en un momento de expansión de la Liga de Desarrollo, resulta rara la determinación de los Suns. La de los Pistons, más que razonable.

Así anunciaron los Pistons su llegada a la G League como propietarios totales

*La imagen principal es de los Pistons (proyección del estadio en la Universidad Estatal de Wayne). Fueron utilizadas como complemento las notas de la franquicia de Detroit, Arizona Sports y Gigantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *