Ni blanco ni negro, temporada de Spurs en el limbo

En De Faja existió un panorama previo al comienzo de la temporada 2020/21, y efectivamente se convirtió en una realidad, por lo menos en cuanto al resultado final. Por primera vez en su historia, los San Antonio Spurs quedaron afuera de la postemporada por segundo año consecutivo.

Un juego gris oscuro

Después de terminar con un récord de 33-39 tocó la derrota en Play-in a manos de los Memphis Grizzlies. Ese partido fue una digna representación de la larga campaña de los Spurs y su flojo rendimiento sostenido en distintos ejes.

Después de una temporada mala defensivamente, el equipo de San Antonio pudo mejorar en ese apartado con las salidas de Marco Belinelli y Bryn Forbes. Sin embargo, aquellos que ocuparon sus minutos en la rotación, como son Keldon Johnson, Devin Vassell, Lonnie Walker y Drew Eubanks, aún son jóvenes y necesitan pulir mucho en ese aspecto, a la vez que los veteranos del equipo no son particularmente especialistas defensivos. Más allá de un buen rendimiento de Dejounte Murray, Jakob Poeltl fue el más destacado en este apartado con una gran defensa del aro a la altura de Rudy Gobert. En situaciones de tiro o penetraciones defendidas por partido, ambos mantuvieron el porcentaje de acierto rival casi en el 50% en 7.7 intentos por partido, superados únicamente por Myles Turner con acierto rival por debajo de esa cifra con 9.5 lanzamientos.

Con estas cifras, un Poeltl con diez minutos extra respecto al año anterior y las salidas de los horrores defensivos de Belinelli y Forbes, este aspecto mejoró, pero no llegó a destacar precisamente. Al mismo tiempo, la ofensiva se vio afectada de forma negativa en gran medida con la salida de los dos tiradores del equipo. En una liga con cada vez mayor tendencia al triple, a pesar de que los demás intentaron tomar esos triples, San Antonio fue el que menos anotó e intentó en desde el perímetro. No fue el peor en términos de porcentaje, pero sí estuvo dentro de los diez peores, algo que ocurrió teniendo en cuenta todos los tiros de campo. 

Más precisamente respecto al juego, una gran característica fue la significativa dependencia a una buena noche de DeMar DeRozan en ataque. El alero tuvo una buena temporada en este sentido y se notó bastante en el clutch (últimos 5 minutos con 5 o menos de diferencia), siendo uno de los máximos anotadores entre los que acostumbran a tomar las decisiones en esas circunstancias. Sin embargo, su ausencia en cancha podía ser bastante notoria ante la falta de otras referencias ofensivas definidas. Eventualmente era una ausencia suplida por alguno con un buen partido, fuera veterano o de los más jóvenes, pero la constancia no se sostuvo allí.

Otro punto negativo a remarcar fue la presencia reboteadora del equipo, que fue bastante pobre, principalmente ante la falta de grandes portentos físicos en la zona y sus proximidades. Esa tarea la repartieron un poco entre todos y los dos máximos reboteadores fueron Poeltl y Murray con 7.9 y 7.1 tableros cada uno.

Lo último para destacar de los Spurs esta temporada es algo que suele caracterizar a la franquicia y al juego instaurado por Gregg Popovich en general: el cuidado de la posesión. Si bien no fue constante, el movimiento de pelota estuvo presente por tramos y San Antonio fue el segundo equipo con menos pérdidas de la liga. Una insignia que por lo menos pudo mantenerse y que queda establecida como base de cara al próximo año.

Las lesiones como protagonistas indeseadas

En una temporada exigente a nivel físico por la gran concentración de partidos, el calendario tuvo su peso y consecuencias. Si ya de por si era catalogada como una de las más complicadas, el descanso entre los partidos de la segunda mitad de San Antonio por los casos de Covid en febrero que postergaron los partidos se vio significativamente reducido; post All-Star, los Spurs disputaron 10 back to backs, el doble respecto a su primera parte.

El más castigado en la temporada fue Derrick White, que ya estuvo ausente en 18 de los primeros 19 partidos de la temporada por una lesión en el pie durante la offseason que se resintió. Después, para colmo, se contagió de coronavirus luego del partido contra Charlotte, se perdió otros cinco y no volvió con la mejor forma física como secuela de haber transcurrido la enfermedad. Cuando parecía que volvía a recuperar su buen nivel (clave en la temporada para los Spurs) sufrió una torcedura de tobillo contra los Washington Wizards que lo dejó fuera por el resto de la temporada.

Derrick White disputó su último partido el 26 de abril contra Washington / Foto por Tommy Gilligan-USA TODAY Sports

Con toda esa sucesión de White, quien apenas pudo disputar 36 partidos en total, los Spurs perdieron a su principal tirador entre los titulares, además de uno de los mejores guardias defensivos del equipo. Su última lesión fue la de mayor incidencia, ya que perdieron 11 de los últimos 13 partidos, incluyendo el Play-in contra Memphis. Como si fuera poco, no fue el único tirador del equipo que estuvo fuera de juego.

Después de White y Patty Mills, Lonnie Walker fue el tercer máximo lanzador del equipo desde el perímetro. Ya sin rastas, tuvo que surgir como lanzador de triples en el equipo junto a Vassell, Murray y Keldon Johnson. Ninguno de ellos terminó de cumplir excepcionalmente, pero con sus ausencias el equipo sufrió bastante más que cuando ocurrió con los veteranos. Cuando se ausentó Vassell tuvieron récord de 3-7, cuando ocurrió con Walker tuvieron 5-7, sin Johnson 1-2 y sin Murray 1-4. Esas situaciones se contraponen a la faltas de Rudy Gay, Mills y DeRozan, partidos en lo que el equipo tuvo récord neutral e incluso positivo cuando se trató del exjugador de los Toronto Raptors.

Ese mayor impacto se puede vincular con los menos experimentados perimetrales son los principales ejes de la defensiva, lo que medianamente funcionó a lo largo de la temporada.

Otros ejes importantes de la temporada en general:

  • Después de su buen rendimiento en la burbuja, Keldon Johnson tuvo minutos de rodaje cumpliendo el rol de titular y sumó necesitados rebotes para el equipo, incluyendo el primer +20 puntos +20 rebotes de un Spur desde Tim Duncan. En febrero fue uno de los jugadores afectados por coronavirus y su rendimiento físico desde entonces se vio significativamente empeorado, clave en su juego. Tal vez pueda recuperarse de cara a la temporada 2021/2022.
  • Progresivamente Devin Vassell fue ganando minutos en cancha, pero aún se necesita más para que tenga verdadera incidencia en el juego. Le queda por desarrollar su físico, ser más consiste como tirador, mejorar penetraciones y dribble, pero dio buenos flashes llegando desde el banco. Probablemente tenga más protagonismo la próxima temporada
  • Aparte, Luka Samanic y Tre Jones tuvieron algunos partidos con buenos minutos en cancha para ganar experiencia y algún que otro buen rendimiento.
Los jóvenes de San Antonio tuvieron una primera temporada con más acción / Foto vía Air Alamo
  • Apuntando hacia la cabeza, probablemente la distribución de los minutos de Gregg Popovich no fue del todo la esperada. Los veteranos próximos a convertirse en agentes libres tuvieron buena cantidad de minutos. Lo más criticable en ese sentido es que ocurrió bastante seguido en los momentos clutch por más que no estuvieran teniendo un buen partido.
  • Las buenas temporadas de Demar DeRozan y Patty Mills pueden posicionarlos como posibles elementos a tradear en caso de acordar un sign&trade con otras franquicias en la postemporada. Ellos dos y Rudy Gay se convertirán en agentes libres, aunque lo más probable es que este último emigre sin dejar nada a cambio.
Ni LaMarcus Aldridge ni la camiseta tuvieron buena imagen esta temporada / Foto vía NBA
  • La salida de LaMarcus Aldridge finalmente no tuvo nada a cambio, simplemente una compensación de su contrato, pero el cap space de cara a la próxima agencia libre sigue siendo alto. Válido recordar que el ala-pivote finalmente tuvo que dar fin a su carrera profesional por cuestiones de salud.
  • San Antonio no tuvo fiesta con su nueva City Edition: cuando usó la camiseta fiesta tuvo en total un récord de 4-15.

La vista puesta en la agencia libre

La base del equipo de cara al futuro está cada vez más determinada. De los jugadores que fueron parte de esta temporada, los que tienen contrato asegurado son:

  • Dejounte Murray
  • Lonnie Walker
  • Keldon Johnson
  • Jakob Poeltl
  • Derrick White
  • Devin Vassell
  • Tre Jones
  • Luka Samanic

Aparte de ellos, el otro que probablemente se quede otra temporada sea Drew Eubanks, ya que tiene un contrato por dos años que no es plenamente garantizado. Otro que tiene una cláusula similar es DaQuan Jeffries, pero él tiene que esperar más porque ni siquiera llegó a debutar con la franquicia. Por último, los Spurs tienen dos elecciones en el Draft de este año (12 en las probabilidades de lotería y 42 en la segunda ronda), por lo que otros dos lugares quedarían ocupados.

Dicho todo, San Antonio llegará a la agencia libre con 47 millones de dólares (menos los dos contratos de rookie) para gastar y al menos 4 lugares en la plantilla para completar, que podrían ser tranquilamente dentro de la rotación. De todas maneras, la mayoría las grandes figuras que iban a estar en este mercado renovaron sus contratos. Los más destacados que podrían estar son Mike Conley, Kyle Lowry, Dennis Schroder, Tim Hardaway Jr y algunos restricted free agents, como son Lonzo Ball, Lauri Markkanen, John Collins y Jarrett Allen. Otra opción podría ser renovar a Demar DeRozan por otra temporada u obtener algo a cambio de él a través de un sign&trade.

También vale aclarar que Chris Paul y Kawhi Leonard también terminan sus contratos, pero tienen sus respectivas cláusulas de jugador por un año más. Dadas sus situaciones, ambos en busca de un campeonato, uno cerca de su retiro y el otro con un antecedente poco simpático con la franquicia, es poco probable que lleguen a San Antonio.

Aún así, más allá de todo, los Spurs no son una entidad reconocida por hacer grandes incorporaciones en estas situaciones. A pesar de su gran reconocimiento por parte de toda la liga, no se encuentra en una ciudad llamativa y constituye un mercado pequeño. En general, los grandes talentos que llegan a la franquicia lo hace vía el Draft y su mayor adquisición mediante firma de contrato fue LaMarcus Aldridge para la temporada 2015/16. De hecho fue el único All-Star que firmó con las espuelas, que en aquel entonces contaban con Tim Duncan, Tony Parker, Emanuel Ginóbili y el mencionado Kawhi.

Como tampoco es costumbre que se realicen traspasos en el desierto, realmente es una incógnita qué va a suceder en esta offseason. Toca esperar y ver cómo mueve los hilos la directiva de San Antonio.

*Imagen destacada vía NBA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *