Mi año salvaje en la Florida

Imagínense ser, digamos, Kyle Lowry, y que de un día para otro te avisen que, a pesar de la pandemia, la liga va a reanudarse. Imagínense también que, de imprevisto, tu equipo debe mudarse temporalmente del norte frío pero familiar, nevado y hogareño al sur húmedo, cálido y desconocido, sin mencionar los cocodrilos e insectos que plagan la zona. Instantáneamente la cabeza se dirige hacia la familia: ¿los llevo conmigo?, ¿dónde vamos a vivir? Los hinchas se hacen un espacio también: ¿no los vamos a volver a ver en toda la temporada? Imagínense ser Kyle Lowry en esa situación y que, además, el equipo comience con un récord de 2-8, y que cuando logra repuntar en cuanto al juego y los resultados -llegando a la línea de .500-, una ola de Covid-19 azote al equipo y jugadores fundamentales se queden fuera por varios partidos. Imagínense, por sobre todas las cosas, ser Kyle Lowry y tener que jugar periódicamente con Aron Baynes.

Asumo que a esta altura ya habrán entendido lo compleja, problemática, difícil y extraña que fue la temporada 20/21 para los Toronto Raptors. Mi deseo primordial es olvidarla. Olvidar aquellos game-winners de Pascal Siakam que bailaron en el borde del aro, olvidar aquellos partidos con cinco o seis bajas siendo superados por completo por el rival, olvidar que quizás este fue el último año de Lowry vestido de blanco y rojo. Pero, a riesgo de sonar optimista, creo que es necesario recordar algunas partes de la temporada que entusiasman para el futuro, y otras que simplemente no vamos a querer olvidar nunca. 

Las despedidas

En el trade deadline, muchos rumores sobre traspasos circularon por internet y la liga, principalmente en relación a Kyle Lowry. Ninguno, finalmente, se llevó a cabo; pero sí se realizó otro de gran importancia. La ciudad de Toronto debió despedir a la distancia a Norman Powell. Campeón tanto en la G League como en la NBA con los Raptors, formó parte de la identidad creada en base al We The North. Una emotiva carta de su autoría fue publicada en The Players Tribune, en la que él reconoce a la organización y agradece la oportunidad recibida, recordando también momentos con todos sus compañeros, especialmente con Fred VanVleet, Kyle Lowry y el ya partido DeMar DeRozan. Parece que el desprenderse de Norm marca un cambio de rumbo en la franquicia, que deja pasar algunos resabios del equipo campeón del 2019 para dirigirse hacia el futuro. 

Un párrafo aparte merece el ya nombrado Lowry. Si bien no fue traspasado en el deadline, su futuro es particularmente incierto hasta para él. Es agente libre sin restricciones, y se espera que firme un contrato de alrededor de 20 millones de dólares por dos o tres años. Toronto puede dárselo, pero resignaría un buen espacio salarial, de modo que la resolución de esta novela será de primera importancia en la agencia libre. De cualquier modo, sin duda quedará en la historia de la institución como el mejor raptor de la historia. 

¿Qué nos queda?

Siendo un récord de la NBA, diez jugadores del equipo alcanzaron esta temporada nuevos career-highs en puntos. Esto es una muestra de la profundidad de una plantilla que cuenta con grandes jugadores, en su mayoría jóvenes. Por otro lado, Toronto tiene firmado por cuatro años a su núcleo joven: OG Anunoby, Fred VanVleet y Pascal Siakam. Imposible no considerar que un buen equipo puede armarse en base a ellos. Las apariciones de otros jugadores jóvenes como Gary Trent Jr., Chris Boucher, Malachi Flynn y Yuta Watanabe prometen a futuro la conformación de una segunda unidad fuerte -o la de suplencias de primer nivel-. El puesto de pívot parece, por lo menos temporalmente, cubierto. Khem Birch y Freddie Gillespie llegaron a mitad de temporada y demostraron cualidades para, cuanto menos, aportar sólidamente desde la banca -si es que llega un buen titular vía draft o agencia libre- o bien cumplir el rol de titulares como jugadores de apoyo.

Se espera, por otro lado, que en estos días firme su extensión de contrato Masai Ujiri, célebre presidente de operaciones de los Raptors. No hay nada confirmado -incluso, con cada día que pasa aumenta el desconcierto-, pero desde la organización creen que el contrato se rubricará pronto.

Tres entrenadores asistentes abandonaron la franquicia este año: Nate Bjorkgren, Chris Finch y Sergio Scariolo. Los tres se dirigieron a nuevas experiencias como entrenadores principales -Bjorkgren y Finch en la NBA, Scariolo en Italia-. Aunque hasta ahora dichas experiencias no han sido buenas -especialmente la de Bjorkgren ya despedido por los Indiana Pacers- no se espera que retornen. De este modo, Nick Nurse afronta la responsabilidad de rearmar su staff. Las opciones se centran en entrenadores asistentes ya pertenecientes a la franquicia o externos, pero todavía no hay certezas.

El núcleo joven

VanVleet, Anunoby y Siakam. Nombres que probablemente leamos por un buen rato en las alineaciones titulares y -quizás- en los equipos del All-Star. Los tres alcanzaron buenos números esta temporada. Pascal Siakam, por un lado, demostró muy buenas actuaciones en comparación con la burbuja y añadió facetas a su juego que lo profundizan. Tuvo malas actuaciones en el cierre de partidos, lo que le ganó críticas fuertes, pero parece estar en un momento de aprendizaje como primera opción. OG Anunoby se estableció como anotador -promediando 15.9 puntos- y cada día defiende mejor: fue el defensor más versátil de la liga en toda la temporada y sigue completando su juego. Por ejemplo, tiró 40% de triples con 6 intentos por partido. Finalmente, Fred VanVleet desarrolló una faceta de líder, asentándose también como segunda opción ofensiva. Tanto fue así, que consiguió romper el récord de más puntos en un partido por un jugador de los Raptors con 54 puntos en febrero contra el Orlando Magic.

Lo mejor: el draft

Quizás la mejor conclusión que se puede sacar de esta temporada -después de la de abandonar Tampa, claro- es que los Raptors tienen un buen pick de lotería. En una clase que se presenta de antemano cargada, Toronto tiene buenas posibilidades de un pick 7-8 e incluso buenas chances de ascender hasta puestos en el top-4. Este sorteo, llamado lotería, se celebrará el 22 de junio, mientras que el draft se llevará a cabo alrededor de un mes después, el 29 de julio. Es muy posible que la posición en la que arribe dicha elección en el draft determine qué jugador se selecciona, y cómo se construye el equipo en base a eso. Por esta razón, es complicado todavía hablar de qué equipo se presentará en el Scotiabank Arena la temporada que viene.

En resumen: ¿…no tan mal?

Esta postemporada, aún en desarrollo, nos está mostrando que muchos equipos son candidatos a pelear por el título. Al menos los «favoritos» a participar en las finales de conferencia -Philly, Brooklyn, Utah y Phoenix- se presentan como equipos muy competitivos, difíciles de derrotar en una serie a 7 juegos. Entonces, ¿valía la pena entrar al play-in? En mi opinión, no. Teniendo en cuenta las lesiones y lo desarmado y desorientado que pareció el equipo todo el año, se puede concluir que Toronto no hizo tan mal en quedar decimoprimero. Logró que sus jugadores tengan varios meses de descanso después de más de un año de jugar fuera de casa, un buen pick de lotería y la posibilidad de completar el equipo en la agencia libre. Más allá de la frustración que representó para la franquicia esta temporada, es posible sacar un rédito positivo.

Volvamos a Toronto

Está casi confirmado que los Raptors retornarán en octubre a Canadá -falta, solamente, aprobación del gobierno federal-, pero no hay manera de saber a ciencia cierta qué equipo lo va a hacer. Es imposible -incluso para los jugadores- no especular equipos, formaciones, rotaciones ni predicciones con las mil y un posibilidades que se presentan; y no hay nadie en todo Norteamérica capaz de confirmar nada. Lo único que se sabe con seguridad es que, sin importar quién se ponga la camiseta, los fanáticos no pueden esperar por ver nuevamente el balón rebotando en el parqué del Scotiabank Arena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *