Luz, cámara, acción: la NBA está de regreso

La NBA y la NBPA anunciaron que ninguno de los 344 jugadores testeados por coronavirus en la burbuja de Orlando durante la última semana dio positivo. En la notificación anterior, correspondiente al plazo 13-20 de julio, el resultado general de la liga había sido el mismo, lo que constituye un éxito (parcial) rotundo de los protocolos implementados en el complejo privado de The Disney World Company, donde los jugadores se encuentran ‘acuartelados’ para reanudar la temporada 2019/20 de la liga más competitiva del mundo.

El primero en comunicar la grata noticia fue el periodista Shams Charania, quien acompañó el dato de una afirmación que rezaba que esto significaba rondas consecutivas de testeo sin casos positivos entre los jugadores. Minutos más tarde, apenas pasada la una de la tarde de Argentina, llegó el comunicado oficial conjunto de la Asociación de Jugadores -liderada por Michele Roberts, que ayer se refirió a una hipotética utilización de un campus similar para la próxima temporada– y de la National Basketball Association. Mark Tatum, subcomisionado y director de operaciones de la NBA, dijo que había sido una tarea monumental y que los protocolos estaban funcionando.

Y el comunicado añadía la frase más esperada: “La NBA se reanuda el jueves 30 de julio, cuando los New Orleans Pelicans se encuentren con Utah Jazz y Los Angeles Lakers se enfrenten a Los Angeles Clippers en una doble cartelera de TNT”. Luego, otros periodistas se sumaron a comunicar la noticia del inminente regreso de la liga estadounidense de baloncesto. En total, serán ochenta y ocho partidos divididos en dieciséis días. Veintidós equipos participarán en esta antesala de los playoffs, que seguirán un curso convencional y se extenderán hasta octubre, con eventos como la Lotería del Draft en el medio.

Es menester tener en cuenta que, a pesar de haber arrojado resultados puramente negativos, hay jugadores de la liga que actualmente se encuentran fuera de la burbuja de Orlando. Sin embargo, el empleo de estrictos protocolos de regreso a las instalaciones privadas de la compañía dueña de ESPN, entre muchísimas otras empresas, es lo que está asegurando el éxito de la extraordinaria expedición de la liga ‘comandada’ por el comisionado Adam Silver. El último jugador en reincorporarse a los entrenamientos grupales fue Zion Williamson, mientras que Lou Williams está aislado y Montrezl Harrell aún debe volver al campus, por citar algunos de los varios ejemplos inconclusos.

No obstante, con esos previsibles casos de jugadores que debieron dejar el campus –si la salida es justificada, hay un testeo diario negativo fuera y no se incurre en lugares ‘peligrosos’, la cuarentena posterior es menor-, la NBA se prepara para un regreso sin precedentes. Cuando Derrick Favors y Rudy Gobert disputen la pelota en el salto inicial, habrán pasado 141 largos días desde el positivo del mismo pivot francés, que impidió la realización del Utah Jazz-Oklahoma City Thunder y dictó una prematura sentencia para la competición. Ahora sí, tras cuatro meses y diecinueve días, el show debe continuar.

¡La NBA está de regreso! Jazz-Pelicans (19:30 Arg) y Clippers-Lakers (22:00 Arg) abrirán la lata – Imagen de la NBA
El caso de la MLS y la moda necesidad de las burbujas

La NBA no fue la única liga deportiva en apostar por un hospedaje común para la reanudación de sus actividades. La Liga Endesa fue la primera en probar un menú similar (aunque sin una burbuja cuasihermética) en Valencia, arrojando óptimos resultados y finalizando la competencia sin inconvenientes. También en Europa, la Champions League anunció un regreso unificado para agosto en Lisboa, Portugal. El TBT (The Basketball Tournament) debió sortear algunos casos positivos por coronavirus que excluyeron algunos equipos, pero se pudo disputar íntegramente en Columbus, Ohio, Estados Unidos.

El caso más reciente es el de la WNBA, que estableció protocolos similares a los de la liga masculina e inició su actividad oficial el sábado 25 de julio en la IMG Academy de Bradenton, Florida, el mismo estado de las instalaciones de Disney -uno de los epicentros de la pandemia en el país-. Con resultados alentadores, ya se disputaron nueve partidos de una competencia que planteó un formato inédito para dar comienzo a la temporada 2020. Sin embargo, el caso más emparentable con la NBA es el de la MLS. La Major League Soccer se está desarrollando con un sistema de burbuja similar ¡en el mismo campus que la NBA! El ESPN Wide World of Sports Complex está siendo la casa de un torneo que ‘desechó’ los primeros dos partidos de la temporada iniciada el último díad de febrero y dio lugar a un formato ‘tipo copa del mundo’.

Los primeros efectos hicieron tambalear al sistema, ya que FC Dallas y Nashville SC fueron excluidos de la competencia por múltiples casos positivos en sus planteles. La posibilidad de un rebrote interno y la falta de entrenamiento de ambos equipos llevaron a sus retiradas del denominado MLS Is Back Tournament 2020. A pesar del primer paso en falso, que derivó en una reformulación de las zonas, el torneo siguió su curso y ya se disputaron las fases de grupos (36 partidos) y los octavos de final (8 partidos). Esta semana tendrán lugar los cuartos de final, mientras que las semifinales se desarrollarán el martes 4 y miércoles 5 de agosto. La gran final, que determinará al campeón anual de la liga de fútbol estadounidense, está pautada para el martes 11 por la noche.

No obstante, no es el objetivo analizar el fútbol local, sino establecer un parámetro de cómo se llevó a cabo la situación sanitaria. El periodista Mark Burns confirmó ayer que hubo cero casos positivos en todo el grupo de la MLS que se alojó en el hotel anfitrión de Orlando entre el 26 y el 27 de julio. Esos 654 tests negativos constituyeron la novena prueba consecutiva con nulos resultados positivos, es decir, casi tres semanas libres de COVID-19. El éxito de estas organizaciones representó un parámetro y un estímulo para Adam Silver, Michele Roberts y compañía, que desde el primer momento indicaron que iban a seguir atentamente el camino de otras estructuras deportivas en similares contextos y situaciones.

Protestas a la vista

Una de las grandes condiciones que plantearon los jugadores de cara a la atípica reanudación fue la presencia de un espacio para poder manifestarse en contra del racismo, a partir del brutal asesinato de George Floyd en Minneápolis. La posibilidad de añadir mensajes sociales en la parte trasera de sus camisetas y el ploteo de las canchas con la consigna Black Lives Matter fueron algunas de las respuestas de la NBA, pero era más que presumible que los jugadores iban a luchar de otros modos durante la reanudación, con el objetivo de generar un cambio y concientizar a los millones de espectadores.

Así luce el parqué de los tres pabellones que se utilizarán en el regreso de la NBA – Foto de AP

Durante las últimas horas, según informaron Malika Andrews (ESPN), Marc Stein (NY Times) y Shams Charania (The Athletic), está creciendo el consenso entre los jugadores para arrodillarse alrededor de las palabras Black Lives Matter del parqué durante la entonación del himno nacional. La idea de los Pelicans y Jazz es mostrar un frente unido, por lo que la manifestación sería llevada a cabo en conjunto. También se espera que los entrenadores se unan a las protestas y que distintos equipos repliquen la medida en sus partidos, al menos los conjuntos angelinos en la jornada inaugural.

Adam Silver se refirió a esta posibilidad en el programa Good Morning America, del canal ABC: “Respeto la protesta pacífica. No estoy seguro de lo que harán nuestros jugadores cuando salgan mañana por la noche y, por supuesto, lo abordaremos en ese momento, pero también entiendo que estos son tiempos muy inusuales”. El comisionado señaló en la entrevista que la NBA tiene una regla desde 1981, incluso antes de la asunción de David Stern, que obliga a jugadores, entrenadores y miembros del personal del equipo a estar presentes, pararse y alinearse en una postura digna durante los himnos nacionales de Estados Unidos y Canadá. Mark Tatum afirmó que la regla seguía vigente y que los jugadores cruzarían ese puente al arrodillarse, pero no se refirió a las posibles sanciones.

La NBA no tocó los himnos nacionales en la previa de los 33 partidos amistosos que finalizaron ayer, pero sí lo hará en el reinicio de la actividad oficial, que tendrá lugar el jueves por la noche. Se espera un reclamo masivo de jugadores, entrenadores y staff, lo que seguramente dificultaría eventuales sanciones de la organización de la NBA. Desde su arribo a la burbuja en los primeros días de julio, los jugadores utilizaron los medios virtuales para pedir justicia por las víctimas de la brutalidad y el racismo policial y para incentivar el voto de los aficionados. El sufragio no es obligatorio en el país presidido por Donald Trump, que este año buscará la reeleción ‘ante’ el candidato demócrata Joe Biden.

Jugadores, entrenadores y personal del equipo se arrodillarían alrededor de la señalización de Black Lives Matter – Foto de la NBA

*La foto principal es de la NBA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *