Los inmensos zapatos de Michele Roberts

En la previa de la reanudación de la temporada de la NBA, prevista para fines de julio, se cumplirán seis años de la elección de Michele Roberts como directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Jugadores de Básquetbol (NBPA, por sus siglas en inglés). Roberts, que está transitando su segundo mandato en el puesto, se convirtió en 2014 en la primera mujer en encabezar el sindicato de una liga profesional estadounidense masculina.

Durante las últimas semanas, Michele fue protagonista de la incierta escena de regreso en el marco de la pandemia por coronavirus. Su trabajo codo a codo con Chris Paul, base de Oklahoma City Thunder y presidente de la NBPA, y Adam Silver, comisionado de la NBA, fue determinante para llegar a buen puerto. Tras la aprobación del formato de 22 equipos, Roberts cuestionó las apremiantes fechas del próximo curso.

Al no haberse relacionado profesionalmente con el deporte hasta su llegada a la NBPA y trabajar en el detrás de escena del deporte, surgen las siguientes preguntas: ¿Quién es Michele Roberts? ¿En qué contexto y con qué apoyo llegó al baloncesto estadounidense en 2014 esta abogada de 63 años? ¿Cómo forjó tamaña reputación en tan poco tiempo? ¿Cuáles fueron sus principales medidas y labores al mando de la National Basketball Players Association? ¿Cuál es su legado?

La Asociación Nacional de Jugadores de Básquet

La NBPA es la unión de los jugadores profesionales de baloncesto que forman parte de la NBA. Fue fundada en 1954 con el objetivo de garantizar la protección de los derechos de los jugadores, además de ayudarlos a maximizar sus oportunidades y alcanzar sus objetivos dentro y fuera del parqué. Algunos de los campos de acción son la negociación de un convenio colectivo (CBA), el asesoramiento a jugadores en reclamos y la asistencia en cuanto a beneficios y oportunidades educativas. El interés de la NBPA va a ser siempre (o tendría que ser) el bienestar de los verdaderos protagonistas.

La asociación, que recién logró el reconocimiento de las franquicias a diez años de su creación, logró un amplio avance en los privilegios y protecciones de los jugadores, que previamente no contaban con planes de pensiones, viáticos, salarios mínimos y beneficios de salud. La primera victoria -el reconocimiento oficial- tuvo lugar en 1964, cuando los All Stars amenazaron con no presentarse en el primer Juego de las Estrellas televisado. Desde su fundación, la NBPA tuvo catorce presidentes, todos jugadores activos, y siete directores ejecutivos (uno interino), posición implementada en 1970.

Iguodala, Brown, Biyombo, Irving, Roberts, Paul, Temple, Brogdon y McCollum conforman el equipo de trabajo de la NBPA – NBPA
Contexto crítico, despido y llegada

La segunda década del siglo XXI llegó convulsionada para la NBA. El lockout (cierre patronal) que enfrentó la liga en 2011 constituyó una importante traba en la relación NBPA-NBA. La falta de acuerdo entre las franquicias y el sindicato para renovar el convenio firmado en 2005 llevó a una huelga que se extendió desde el 1° de julio, fecha de apertura del mercado de traspasos y fichajes, hasta el 8 de diciembre, diecisiete días antes del inicio de una temporada de 66 partidos. El mayor retroceso fue la reducción del BRI (Basketball Related Income); esta ‘renta de los jugadores’ define qué porcentaje de las ganancias va para los jugadores y propietarios. Del 57% de 2005 se pasó al 50% (49-51, según variables) del 2011.

Con este pesado antecedente, la relación de los jugadores con Billy Hunter, director ejecutivo de la NBPA desde 1996, se deterioró. Una poco agresiva actitud de Hunter, abogado y ex jugador de fútbol americano, generó el descontento en sus representados. Dos años después, una auditoría iniciada por Derek Fisher, presidente de la asociación, destapó vastas irregularidades en su función. Hunter fue acusado de nepotismo, actividad inapropiada y falta de supervisión. Tras una reunión de la Junta de Representantes y el Comité Ejecutivo en el parate por el All Star de 2013, una votación determinó unánimemente la destitución de Hunter de sus funciones.

Billy Hunter, director ejecutivo entre 1996 y 2013, fue destituido por los jugadores – Patrick McDermott / Getty Images

Derek Fisher, que a la sazón se encontraba sin equipo, declaró tras el histórico despido: “Ya no seremos divididos, engañados o mal informados. Este es nuestro sindicato y lo recuperamos. Estamos aquí para servir solo a los intereses de los jugadores». El 29 de julio de 2014, tras más de diecisiete meses sin una persona fija en el puesto, la Junta y el Comité Ejecutivo eligieron a Michele Roberts como directora ejecutiva de la NBPA por el siguiente cuatrienio. La abogada especialista en litigaciones recibió 26 de los 32 votos en un evento que contó con la presencia de cien jugadores y las presentaciones de los tres finalistas: la susodicha, Dean Garfield (CEO de la industria tecnológica) y Terdema Ussery (CEO de Dallas Mavericks).

El talento de Roberts para ganar argumentos frente a los jurados le permitió convencer a los jugadores en el largo proceso de entrevistas, al que llegó muy preparada, tras meses de una minuciosa investigación. “Siempre creí que eran inteligentes, pero no conocía la profundidad de esa inteligencia. Fueron algunas de las entrevistas más difíciles que jamás haya tenido”, afirmó años después Michele. Chris Paul, que hacía once meses había asumido como presidente, declaró tras la elección que era una sensación increíble tener a la ‘maravillosa Roberts’ como parte de su equipo.

Las primeras palabras de la abogada fueron en apoyo a los jugadores: «Han recuperado su sindicato, y me aseguraré de que estén facultados para llevarlo a donde quieran”. Este nombramiento llegó a pocos meses del cese de funciones de David Stern, comisionado de la NBA a lo largo de treinta años, y la aparición en la escena grande de Adam Silver, quien inmediatamente tuvo un impacto positivo por el despido de Donald Sterling, quien se vio obligado a vender a Los Angeles Clippers por sus aberrantes comentarios racistas.

Roberts enfrentó inmediatamente un delicado contexto, en el que la asociación se encontraba un tanto segmentada tras la desventajosa negociación de 2011. Además de unir a los 450 jugadores que se encontraban bajo la órbita de la NBPA, debía encarar el proceso de la firma de un nuevo convenio colectivo; el previo se había firmado por una década, pero con la posibilidad de que algún ‘bando’ buscara una salida a los seis años (2017). Era esperable que los jugadores así lo determinaran, ya que los millonarios contratos televisivos habían modificado la escena financiera. “Soy una mujer mala, pero no tan mala. Vamos a tener un equipo muy fuerte, de gladiadores, que ayudará a estos hombres y mujeres a ir en la dirección que elijan. No va a ser un Superman, sino un equipo”, finalizó Roberts tras su designación.

Vida y obra de Michele Roberts: infancia y estudios

Michele Roberts nació y se crió en el Bronx, uno de los cinco distritos de la ciudad de Nueva York. Sin la figura de un padre presente, desde chica la unió un vínculo fuerte con su madre; con ella pasó mucho tiempo observando juicios y procedimientos judiciales. Michele quedó encantada pensando esos procesos como obras de teatro. Al presenciar encarcelaciones de amigos de su hermano mayor y preguntarle a su madre el porqué de esas decisiones, recibió como respuesta que no podían pagar buenos abogados.

En ese momento no solo decidió ser abogada, sino una defensora pública que representaría a las personas pobres en casos penales, según le consignó en una entrevista al sitio LawCrossing. Roberts creció en viviendas públicas (housing project) del sur del Bronx, mientras su madre Elsie trabajaba como empleada de limpieza para criar a Michele y sus otros cuatro hijos. La directora ejecutiva afirma que ella es su mentora más importante y la considera ‘la mejor madre en la faz de la tierra’: “De ella aprendí que no hay excusas. Incluso si las circunstancias no son las mejores, hay que hacer lo mejor”.

Roberts recibió una beca y asistió a The Masters School, una escuela preparatoria privada ubicada en Dobbs Ferry, en los suburbios de Nueva York. Allí tuvo que afrontar importantes actos de racismo, situaciones que enmarcaron su cosmovisión: “Muchos no habían tenido contacto con personas negras. No eran necesariamente malos, solo ignorantes”. En una entrevista de 1988 con The Washington Post, comentó que le gustaba la escuela y que en la preparatoria había conocido a estos estudiantes y profesores, que eran ‘racistas descarados’.

“Me volví más agresiva en mis estudios, porque me negué a que algún blanco pensara que era estúpida. Probablemente tenga algún impacto en cómo me manejo en la Corte, porque mis oponentes suelen ser blancos y soy más agresiva cuando trato con ellos. Inmediatamente sospecho de ellos, asumo que tienen nociones preconcebidas sobre la inteligencia de los negros. Por suerte, a menudo me prueban que estoy equivocada”, afirmó la nacida el 14 de septiembre de 1956.

Skadden, Arps, Slate, Meagher – Flom LLP/AP

Al ser consultada recientemente por esas declaraciones, comentó que era su sentimiento genuino de la época, pero que tras décadas de trabajo y lejos de esa etapa su punto de vista había evolucionado. Roberts indicó que ya no sospechaba: “La muy buena noticia es que ya no veo así el mundo. Y estoy feliz de decir eso”. Tras su paso por el internado de Dobbs Ferry, finalizó una licenciatura (undergraduate degreebachelor of arts) en 1977 en la Universidad Wesleyana y un Juris Doctor (doctorado en jurisprudencia, título que la convirtió en abogada) en 1980 en Berkeley Law, facultad correspondiente a la Universidad de California, Berkeley.

Vida y obra de Michele Roberts: abogada y especialista en litigaciones

En 1980, luego de recibirse en el doctorado, Roberts empezó a ejercer en el campo de la abogacía. Su inicio se dio en la Defensoría Pública de Washington D.C., distrito en el que se asentó hasta su llegada al mundo de la pelota naranja. Rápidamente impactó su facilidad para negociar y convencer a los miembros del jurado, por lo que empezó a crecer su reputación y se convirtió en jefa de la división de juicios. En 1988 dejó ese trabajo, ya que no le gustaba supervisar a sus subordinados, y se incorporó al sector privado, donde se especializó en litigios penales complejos de cuello blanco y civil y en procesos administrativos.

Durante más de veinticinco años en el ámbito privado, Roberts trabajó para distintos estudios jurídicos. En 2001 se unió a Shea & Gardner y en 2004 se trasladó al bufete de Akin, Gump, Strauss, Hauer y Feld. Unos años después, en 2011, se incorporó al prestigioso estudio Skadden, Arps, Slate, Meagher y Flom, firma que le brindó asesoría externa a la NBA, aunque ella nunca había trabajado legalmente para la liga.

Michele Roberts llegó a ser considerada la mejor abogada de primera instancia en Washington – Joe Murphy / Getty Images

Como en su primer trabajo, Michele siguió destacando por su capacidad para aclarar, enseñar y hacer cambiar de opinión al jurado, al punto de ser nombrada por la revista Washingtonian como la mejor abogada de primera instancia en Washington. No se puede magnificar la importancia de logros de ese estilo sin pensar el contexto: mujer, negra, pobre y del sur del Bronx en un campo dominado por hombres blancos. Además, dio conferencias en Harvard, entre otras universidades, y en 2003 se unió al Colegio Americano de Abogados Litigantes.

Su relación con el básquet

A pesar de no haber trabajado previamente en relación al deporte, a Michele nunca le fue ajeno el baloncesto. “Cuando tienes dos hermanos mayores y un televisor, ves mucho básquet. Originalmente era un público cautivo, pero es el tipo de juego que te encanta cuando lo ves”, le dijo a USA TODAY Sports en 2014. Así se forjó su fanatismo por el básquetbol. Aunque desde pequeña se enamoró de los New York Knicks, equipo de su ciudad, fue por mucho tiempo un boleto fijo de temporada de los Washington Wizards, ya que trabajó durante más de tres décadas en el Distrito de Columbia.

Charles Ogletree Jr., amigo, colega y mentor, afirmó tras la elección que a Roberts le gustaba expresar su opinión durante los partidos: “Está alentando a los jugadores, dando pena a los árbitros y diciéndole al entrenador con quién jugar”. Por su parte, luego de la designación, MR habló sobre su pasión por el deporte: “Si no amara el baloncesto, no lo pensaría dos veces. Mi amor por él me llevó al primer paso”

También reconoció que, tras ver a un jugador hablar con tanta pasión sobre el sindicato poco después del despido de Hunter, recordó cuánto amaba a esos muchachos. “Admiraba su búsqueda de recuperar la unión y pensé que sería genial formar parte de eso. No podía dejar de pensarlo y comencé a explorar el tema”, agregó. En 2014, a pesar de seguir trabajando un tiempo para Skadden Arps, se mudó a Nueva York, donde tiene sus oficinas centrales la NBPA.

¿Por qué los jugadores eligieron a Roberts?
  • Experiencia en la negociación

En 2009, los jugadores de la NFL designaron a DeMaurice Smith, también experto en litigaciones, como director ejecutivo de su asociación. Smith, que conoce a Roberts desde sus inicios en la Defensoría Pública, la definió como una abogada formidable y una persona maravillosa. “Es una abogada tremendamente experta, una litigante muy talentosa que es formidable de una manera muy mesurada. Para las personas que piensan que es desconocida, es bastante conocida en los círculos legales y ha representado a los clientes más grandes y conocidos del país”, añadió DeMaurice, quien también elogió sus amplias calificaciones y la consideró bien preparada para el trabajo.

Este antecedente de una liga hermana, llevó a los jugadores a considerar la elección de Roberts. La recomendación de Chris Paul encauzó la decisión. Su experiencia en la negociación y su habilidad para escuchar y generar cambios de opinión eran un factor muy importante para trasladar al sindicato, principalmente por enmarcarse su llegada en la previa de una importante negociación por el convenio colectivo. Otras de sus cualidades son presionar por lo que es correcto, replantearse estrategias avanzados los procesos y comprender qué significa ‘a largo plazo’. “No es difícil si respetas al jurado, te conviertes en un miembro. Son razonables, inteligentes y honestos, no los critiques. Tienes que hablarles con honestidad y sencillez”, afirmó Michele, considerada la 13° miembro del jurado, en 2011.

  • Origen

“Ella podría identificarse con nosotros”, afirmó Roger Mason Jr., vicepresidente de la NBPA, en 2014. Su humilde infancia y la percepción de la injusticia forjaron su cosmovisión y mirada crítica. “No voy a decir que estaba orgullosa de ser pobre, nadie cree eso. No obstante, estoy orgullosa de que mis antecedentes guiaron mi vida”, comentó Roberts, que sigue en contacto con tres chicos que llevan su nombre; clientes absueltos nombraron a sus hijos Michele o Michael en honor a ella. Su historia formó inmediatamente un vínculo con los jugadores. “Sabía que, siendo una mujer negra proveniente de los projects, la probabilidad de que tuviera éxito era baja. Pero sabía lo que se necesitaba para conseguirlo”, afirmó la abogada.

  • Alineación con la asociación

“Han recuperado su sindicato, y me aseguraré de que estén facultados para llevarlo a donde quieran. Esto no será Billy Hunter contra la NBA, sino Michele Roberts y un equipo de gladiadores. No creo que tenga alguna fórmula mágica, esa sería una receta para el desastre”. Con esas palabras, Roberts mostró firmemente su postura de alinearse junto a los jugadores y llevarlos con sinceridad hacia sus objetivos. “Entiendo que en todas las negociaciones habrá niveles de victorias y derrotas, pero al final quiero que mis clientes sean felices. Si obtuvieran el mejor trato posible, lo consideraría un triunfo. Si se sintieran afectados en una negociación, y nunca sucedería, lo consideraría una catástrofe”, añadió.

Su postura en cuanto a un montón de situaciones temáticas también fueron fundamentales para su elección. A poco de su asunción, cuestionó la exigencia del calendario y la presencia del tope salarial, ya que le parecía increíble y una ofensa que los jugadores tuvieran suficiente edad para morir, pero no para trabajar y ganar dinero. El tope salarial, existente desde 1982, le impide a los dueños pagar más dinero que una cantidad estipulada en materia de  salarios a los jugadores. “¿Por que no juegan los propietarios la mitad de los partidos? Sin jugadores no hay dinero”, dijo en relación al 50-50 del CBA de 2011.

Asimismo, de entrada mostró su postura opuesta a Adam Silver, que quería subir la edad mínima de elegibilidad del Draft de 19 a 20 años. Roberts buscaba (y busca, una asignatura pendiente y presente) bajarla a 18 años, permitiendo la llegada directa desde la escuela secundaria. La lesión de Zion Williamson al comienzo de la temporada parece haber movido cimientos en el seno de la liga, y es muy probable que el pasaje de 19 a 18 abriles para ingresar a la NBA se haga realidad a partir de mediados de 2022. Aunque el CBA vence en la 2023/24 -con la mutua posibilidad de rescindirlo el año previo-, ambas partes podrían llegar a un acuerdo para generar este histórico cambio previamente (esta regla de un año se añadió en el convenio de 2005).

Cuando Roberts fue elegida, Paul llevaba menos de un año como presidente de la NBPA – Twitter de Chris Haynes
  • Determinación y visión básica de un sindicato

Su pesado currículum con vastas nominaciones y premios por su labor en el derecho y la gran opinión de sus colegas la erigen como una gran abogada. Asimismo, su carácter competitivo, integridad impecable, transparencia, capacidad de liderazgo y un marcado acostumbramiento a las victorias, como la absolución de diez personas que obtuvo por un asesinato de 1984, fueron puntos fundamentales para la decisión de los jugadores, la constituyeron como una opción más que interesante para una asociación en la que no abundaba la confianza.

En cuanto a los sindicatos, Roberts en 2014 opinó: “La visión de los jugadores del sindicato es que les pertenece y debe existir para promover y proteger sus intereses y no a otras partes. Lo que querían en un director ejecutivo era que entendiera eso y no considerara ninguna desviación”. Además, dejó claro su previo compromiso: “Antes de conocerlos apoyaba completamente ese concepto: un sindicato existe para sus miembros y nadie más. Estábamos en la misma página y fui muy clara con eso, que era lo que necesitaban saber de mí como punto fundamental”.

Su labor al frente de la NBPA

Entre las funciones del director ejecutivo de la Asociación de Jugadores, se encuentran dirigir los asuntos diarios del sindicato, ejecutar todas las políticas, llevar a cabo la negociación colectiva en conjunto con la NBA y supervisar la administración y ejecución del programa de Regulaciones de Agentes de Jugadores. Desde 2014, Roberts procuró, en nombre de los jugadores, garantizar la protección de sus derechos y lograr su justa compensación por el gran valor que aportan a la cancha y como embajadores del juego. Sin embargo, la labor de Michele no se limitó a los puntos básicos de acción. En sus palabras, llegó con la intención de convertirse en la mejor directora ejecutiva de la historia.

Convenio colectivo de 2017

Con el CBA de 2011 muy presente, la NBPA, con Roberts al mando, no tuvo ninguna duda al ejecutar la cláusula de salida que había estipulada para 2017. La gran negociación de MR evitó un nuevo lockout, que durante todo ese período había asomado como una posibilidad concreta. En diciembre de 2016 se llegó a un acuerdo, que fue rubricado en enero de 2017, aunque recién entró en vigor el primer día de julio y por siete temporadas (con una cláusula luego del sexto).

En cuanto a los sueldos, los nuevos contratos televisivos generaron un gran aumento en las ganancias de los jugadores. Los contratos fijados por el convenio colectivo (mínimo, rookies de primera ronda y excepciones bianuales y de nivel medio) crecieron alrededor del 45/50%. Por ejemplo, un salario de novato pasó de $543.000 a $800.000. Roberts y la asociación se mostraron desde el primer momento en contra de suavizar los topes salariales. La proporción 50-50 (entre 49 y 51, según los ingresos de la liga) con los propietarios no se modificó, en parte por esta nueva afluencia de dólares proveniente de los derechos de la televisión. Esa incerteza variable hoy coloca la ganancia de los jugadores en torno al 51% de la torta, un poco por encima que en años anteriores.

En relación a los contratos, se determinaron dos nuevas normas. Una es la posibilidad de ofrecerle una renovación por seis años (en vez de cinco, el tope) a jugadores fuera del contrato de rookie. Esta regla tiene como condición que ese jugador haya integrado alguno de los mejores quintetos de la temporada y funciona como una medida de protección para las franquicias, en la búsqueda de evitar los ‘súper-equipos’. Además, se modificó la Over-36 Rule, que impedía a los equipos ofrecerle a un jugador el máximo por cinco temporadas si este cumplía 36 años en el medio del contrato. El cambio residió en que se movió la línea hacia los 38 años.

Asimismo, se amplió la cantidad de jugadores por franquicia de 15 a 17, no hubo cambios en el criterio etario de elegibilidad en el Draft y se acortó la pretemporada, con el fin de adelantar el inicio del curso e implementar un calendario menos exigente y evitar los back-to-backs (partidos en días consecutivos) y las series de cuatro partidos en cinco días. Este último fue uno de los primeros puntos por los que luchó Roberts.

Otras grandes victorias de la negociación fueron la obtención de beneficios médicos para ex jugadores (un programa de ayuda a jugadores con tres o más años en la liga) y la adquisición de los derechos de imagen. Antes en manos de la NBA, el control de los derechos de imagen (y nombre) pasó a estar a disposición de la NBPA, como en las otras grandes ligas estadounidenses. Estos triunfos en la negociación de un CBA que se antojaba ‘disputado’, con el histórico cierre patronal en la retina del ojo, consolidaron la imagen positiva de Roberts luego de una prueba de fuego.

Más allá del parqué: conciencia social, bienestar mental, fundación y derechos

Durante estos seis años al mando, Roberts demostró que sus intereses en la asociación van más allá de lo estrictamente deportivo. Desde el día uno estuvo a la vanguardia al ayudar a los jugadores a reconocer el poder de su voz con el fin de generar una conciencia social en relación a la salud mental, el activismo político y la injusticia racial, entre otros tópicos de su agenda.

En septiembre de 2017, en un contexto en el que se habían sucedido distintas manifestaciones sociales en la NFL, como el de Colin Kaepernick arrodillándose en el himno nacional -a quien apoyaron los jugadores de la NBA-, MR emitió en conjunto con Adam Silver una carta dirigida a los jugadores: “Ninguno de nosotros opera en el vacío. Los problemas críticos que afectan a nuestra sociedad también te impactan directamente. Afortunadamente, no solo eres el mejor jugador del mundo: tienes poder real para marcar la diferencia en el mundo, y queremos que sepas que la Asociación de Jugadores y la liga siempre están disponibles para ayudarte a descubrir la forma más significativa de hacer esa diferencia”. Además, la carta elogiaba el trabajo comunitario de los jugadores, los eventos solidarios y las recaudaciones que llevan a cabo.

Al año siguiente, la NBPA desarrolló, administró y lanzó un Programa de Salud y Bienestar Mental. Este sirve como recurso de asistencia en un amplio espectro de enfermedades mentales para todos los miembros. “En los últimos meses, varios jugadores nos hablaron sobre sus luchas internas. Estas historias nos recordaron que los desafíos de salud mental se presentan en todos, incluídos los atletas profesionales. Esta área no puede ser descuidada. Como Asociación de Jugadores, es nuestra responsabilidad proveer recursos a nuestros miembros para su bienestar físico y mental. De este modo, decidimos hacer de la salud mental una prioridad ahora”, informó Roberts en un comunicado, donde también indicaba que el jugador Keyon Dooling iba a ser el director del programa.

Pocos meses después, en septiembre, Roberts emitió una carta dirigida a los jugadores en conjunto con Adam Silver. Allí, ponía énfasis en la importancia de pedir ayuda y aprovechar los elementos brindados por la NBPA y la NBA. “Estamos ofreciendo más recursos para el desarrollo personal. Cada una de nuestras oficinas cuenta con programas de bienestar mental recientemente mejorados, que les recomendamos para controlar el estrés, la ansiedad y otros desafíos. Es un paso crítico que también puede alentar a compañeros de equipo y fanáticos a comprender que pedir ayuda es un signo de fortaleza, no una debilidad”, rezaba el comunicado, que fue bien recibido por los jugadores. “La mejor liga del mundo. Cómo se ve un gran liderazgo”, twitteó CJ McCollum, escolta de los Portland Trail Blazers.

Durante el mandato de Roberts no solo aumentó el personal de 23 a 90 empleados y la infraestructura de la asociación de una casa en Harlem a una instalación de última generación en el centro de Manhattan que pueden frecuentar los equipos que juegan de visitante en Nueva York. La gran valía de la mandataria reside en el aumento de programas y beneficios para los jugadores. “Quería hacer crecer la programación disponible para los jugadores, realizar algo sobre la ausencia de servicios de salud mental, sobre la ausencia de cualquier transición para nuestros jugadores. Cada uno será un jugador retirado”. Hoy, los ex jugadores cuentan con atención médica de por vida y con facilidades para reinsertarse en el sistema educativo.

Michele Roberts decidió mirar más allá de la duela – Garrett Ellwood / Getty Images

En esa amplia línea, Roberts ocupa el rol de tesorera en la Fundación NBPA, organización sin fines de lucro establecida en 1997 para preservar el legado de sus miembros y brindar apoyo y asistencia a personas, comunidades y organizaciones en todo el mundo. A través de subvenciones y donaciones caritativas de los jugadores, la Fundación acelera un trabajo colaborativo que tiene como punto de partida a los jugadores. Para ejemplificar la importancia de esta organización, desde el comienzo de la cuarentena hasta fines de abril, 97 jugadores y la NBPA Foundation ya se habían combinado para donar 5.5 millones de dólares en pos de alivianar los desastres causados por el coronavirus.

Además de las donaciones particulares de las estrellas de la liga, la Fundación aportó para aliviar y acompañar la catástrofe. Este brazo filantrópico de los jugadores se alimenta de las multas impuestas a los protagonistas por la NBA: la mitad del dinero va para la Fundación y la otra parte para NBA Cares, programa oficial de la liga que tiene como misión abordar problemáticas sociales importantes en todo el mundo. Con ese dinero, la NBPAF ofrece subvenciones para cada jugador, con un tope de $25.000 al año.

Por lo tanto, si un jugador dona veinticinco mil dólares, la organización replica la misma cantidad en materia caritativa. En torno a estos subsidios para las donaciones, la Fundación ya había donado más de medio millón de dólares al 5 de mayo, divididos principalmente entre la lucha contra el COVID-19 y el socorro tras el terremoto croata. Sherrie Deans, directora ejecutiva del ente, afirma que esta es solo una extensión del trabajo que realizan, que implica más subsidios y ayuda a los necesitados.

Otro brazo de la NBPA que surgió bajo su mandato es THINK450, que debe su nombre a la cantidad de jugadores representados por la asociación. Este motor de innovación de la organización es, por un lado, una entidad de desarrollo comercial que maximiza los ingresos y restaura el control de sus miembros sobre su imagen, datos y propiedad intelectual. THINK450 se encarga de realizar muchas actividades que tienen en el foco a niños y jóvenes, como clínicas de baloncesto con distintos jugadores que enfatizan el desarrollo de habilidades, campamentos de base integradores o de verano y distintas experiencias con las superestrellas, que también tienen la posibilidad de votar sus propios premios de la temporada. También surge en la misma línea el One Court, un espacio diseñado exclusivamente para el relajamiento de los jugadores.

Roberts aboga por la libertad individual de los jugadores, usualmente limitada por las abruptas decisiones de los dueños: “Es desafortunado seguir viendo a los jugadores como propiedad en vez de personas. Existe la percepción de que los propietarios tienen derechos y los jugadores no”. La directora ejecutiva se refirió más de una vez a la doble vara que se utiliza para medir los movimientos de las distintas partes, destacando el carácter de personas que tienen los jugadores. “Para mí la libertad individual es más importante que los derechos de propiedad. Debe haber temas con la raza y clase envueltos”. Michele está en desacuerdo con repentinos traspasos que no tienen en cuenta la vida de los jugadores.

Además de los objetivos primordiales, como la negociación y firma del convenio colectivo o el tratamiento de las necesidades deportivas de los jugadores, el íntegro accionar de Roberts queda en evidencia. Michele lidera una revolución en la era del empoderamiento de los jugadores. Todos estos esfuerzos son los que la erigieron como una gran figura para el básquet y le hicieron ganarse el fuerte apoyo de todos sus representados. Este compromiso global quedó de manifiesto durante las últimas semanas con el apoyo que mostraron tanto Roberts como la NBPA a la lucha contra el racismo y la brutalidad policial que encarnaron los jugadores. La línea fue clara: Black Lives Matter.

Relación con Adam Silver: contra y junto

Un vínculo llevadero entre el comisionado de la NBA y el director ejecutivo de la NBPA es sinónimo de una buena relación entre las organizaciones y, por ende, de mayor posibilidad de trabajo conjunto y llegada a buen puerto en negociaciones. A lo largo de estos años, Roberts se mostró predispuesta a generar un vínculo que permitiera un trabajo estable con la liga, aunque no dudó en levantar la voz cuando los intereses de los jugadores corrieron peligro.

Como se mencionó anteriormente, lo primero que reclamó Michele fue el tope salarial y la repartija porcentual del dinero, refiriéndose a la ‘vida útil’ de los jugadores. En la misma sintonía, en la búsqueda de que los jugadores obtengan el dinero que generan, cuestionó reiteradamente la edad mínima de elegibilidad. Esta, establecida en 19 años, prohibe que los jugadores del el salto de high school a la NBA, teniendo que pasar por la universidad (NCAA) o jugar en otra liga profesional (G League o internacional) durante un año. Es muy probable que en 2022 la NBPA cumpla su objetivo y se reduzca la edad mínima.

“Estoy firmemente opuesta. Ejercí la abogacía 30 años. Una de las mejores cosas de este trabajo es que puedo hacerlo hasta que me vuelva loca o muera. Ese no es el caso de los deportistas, que tienen un tiempo limitado para ganar dinero como basquetbolistas”, declaró Roberts en 2014. Silver buscó durante mucho tiempo aumentar la edad dispuesta a 20 años. En este lapso, se negoció el hacer un “0 and 2”, que marcaría la posibilidad de saltar directo desde la secundaria, pero con la obligatoriedad de pasar dos años por la universidad en caso de acudir a ella. Esta propuesta no fue aceptada por la NBPA, que quiere cumplir a rajatabla su objetivo: que los jugadores puedan llegar a la NBA a los 18 años y ganar el dinero que no se les permite en la NCAA. Este debate sigue muy presente en la agenda de ambas partes.

Adam Silver, LeBron James y Michele Roberts en un acto del All Star de 2015 – Jesse D. Garrabrant / Getty Images

Otro punto conflictivo durante todo este período fue y es el calendario. Roberts y los jugadores buscaron desde el primer momento suavizarlo, ya que lo consideraban muy exigente. Este reclamo surtió efecto, dado que se adelantó entre una y dos semanas el comienzo de la pretemporada y la regular season. La temporada 2013/2014 dio el puntapié inicial el 29 de octubre, mientras que la 2018/2019 comenzó el 16 del mismo mes.

Esta flexibilización tuvo como objetivo bajar al mínimo posible los back-to-backs y suprimir las series de cuatro partidos en cinco días, comunes anteriormente cuando los equipos realizaban giras por la otra conferencia. Este mayor descanso evita lesiones y concede un mayor tiempo de recuperación física y mental. Precisamente, el tema calendario estuvo presente estos días con miras hacia la próxima campaña, lo que deja el terreno para hablar de unas semanas donde Michele tomó el protagonismo total del básquet estadounidense.

La NBA, con el fin de cuidar la salud de jugadores y empleados, fue la primera gran liga en interrumpir su actividad debido a la pandemia por coronavirus. Tras meses de incertidumbre, empezaron a establecer vías de contacto para reanudar la inconclusa temporada. Chris Paul y grandes referentes dejaron clara la idea de regresar de los jugadores, no tanto por el compromiso deportivo, sino por el perjuicio que generaría una cancelación total de la campaña. La primera decisión que tomaron la asociación y la liga llegó en esta materia: extender la finalización del CBA hasta septiembre, con el fin de obtener tiempo que esclareciera el futuro cercano deportivo y financiero del deporte. Retomar la temporada, aunque con un formato adaptado, mitigará los perjuicios económicos que sufrirán directamente los jugadores.

Después del primer paso, Roberts y la NBPA emprendieron una larga negociación con Adam Silver y la liga, que desembocó en la aprobación del plan de regreso con 22 equipos propuesto por la NBA de la Junta de Gobernadores (los propietarios) y la asociación. Todas las partes involucradas (Adam Silver, Michele Roberts, Chris Paul y Bob Iger, dueño de The Walt Disney Company, donde se enmarcará el retorno) mantuvieron una “sólida y permanente” relación, factor fundamental para el ‘sí’ final. 

Esta es una muestra de la predisposición al trabajo conjunto que mostró MR durante estos años. Sin embargo, cuando surgió la posibilidad de empezar la pretemporada el 10/11 y la regular season de la 2020/2021 el 1/12, Michele se quejó y afirmó que todavía tenían que debatir algunas cuestiones, como las fechas y los protocolos de seguridad. El contacto sigue siendo confortable, y se espera que a la brevedad se confirme la reanudación, que finalmente podría tener lugar el 30 de julio.

Reputación, reelección y próximo final

El impacto positivo de Roberts en los jugadores fue inmediato. Definitivamente la óptima negociación del convenio colectivo de 2014 es un punto crucial de su etapa como directora ejecutiva, pero lo realizado no se limita al CBA. Su determinación y fuerza para plantarse y luchar por el reconocimiento y aplicación de los derechos de los jugadores le hizo ganarse la aprobación de sus representados desde el día uno. Se dieron cuenta de que podían contar con Michele. La abogada era una de ellos e iba a defender lo que buscaran en conjunto.

Sin embargo, el punto en el que sobrepasó los papeles fue el de la humanización de los jugadores. Bajo la órbita de Roberts, los basquetbolistas dejaron de ser atletas en primer plano para convertirse en personas. La búsqueda de conciencia social y bienestar mental, entre otras medidas mencionadas, fue un tópico que marcó un precedente entre los protagonistas de la mejor liga del mundo. La directora ejecutiva los acompañó a encontrarse y a formar el rol de figuras sociales, de manifiesto hoy tras el asesinato de George Floyd.

El 10 de julio de 2018, finalizado su mandato, Michele Roberts fue reelegida como directora ejecutiva de la NBPA. La Junta de Jugadores y el Comité Ejecutivo la votaron unánimemente para un nuevo cuatrienio. Luego del anuncio de Chris Paul, con quien tiene gran relación, Roberts comentó sus sensaciones por la elección: “Me siento honrada de que los jugadores hayan depositado su confianza en mí por otros cuatro años. Espero continuar sirviendo a los intereses de los jugadores y usando mi voz y posición para abogar en su nombre”. Al no tener que afrontar una negociación colectiva, el segundo período de MR como directora fue menos convulsionado que el primero. Recién el coronavirus llegó para disipar la tranquilidad, donde los puntos salientes eran las discusiones por calendario y edad mínima de elegibilidad, además de cuestiones cotidianas de sus funciones.

La nativa de Nueva York está atravesando su última etapa al mando de la NBPA. A pesar de estar avalada por el estatuto para presentarse a las elecciones, la decisión obedece a una cuestión personal: “Durante los últimos seis años, disfruté y disfruto enormemente liderando la NBPA y estoy orgullosa de todo lo que logramos. Cuando acepté un segundo contrato como directora ejecutiva, dejé en claro que no buscaría un tercero. El Comité Ejecutivo y yo estamos comprometidos a asegurarnos de que mi sucesor esté completamente preparado para asumir el cargo y continuar su camino sostenido para el crecimiento”.

Chris Paul, que cambió dos veces de equipo desde la asunción de Roberts, elogió su liderazgo y su pensamiento a largo plazo (además de todo lo expuesto, la directora ejecutiva se refirió a temas como la marihuana medicinal o la realidad virtual). Andre Iguodala, vicepresidente primero de la asociación, comentó que iba a ser difícil encontrar un líder con la misma integridad y compromiso con los jugadores que había demostrado Michele.

La abogada comentó que superar el escepticismo de los jugadores de una asociación fragmentada fue fundamental para su éxito. En marzo de 2020, la NBPA comenzó la búsqueda de un reemplazante, realizando entrevistas a potenciales candidatos. Sin embargo, a mediados de mayo suspendieron el procedimiento por la pandemia, al menos hasta que haya más certezas. Esta pausa a la búsqueda le permite al sindicato centrarse en los ángulos financieros y deportivos, fundamentales en un momento tan apremiante. Roberts continúa contando con el apoyo inquebrantable de los 450 jugadores que representa.

Legado y techo de cristal

La elección de Roberts como directora ejecutiva de la NBPA marcó un precedente en la historia del deporte estadounidense. Nunca una mujer había ocupado ese cargo en una liga profesional masculina. No paso mucho tiempo pensando en romper un techo de cristal. Tengo dos sobrinas, a las que adoro. Y el orgullo que siento cuando escucho que están orgullosas de mí es tremendo. Es importante que las mujeres rompan barreras, pero no me despierto y digo ‘Vamos a romper algunas barreras hoy’, sino ‘¿Qué tengo que hacer para servir mejor a mi cliente?’ Y, si por casualidad rompo barreras en el camino, Dios me bendiga”, comentó Michele hace unos años. La abogada, gran inspiradora, afirma que nunca se dejó intimidar por ser la única en algún espacio: “No me permitís ser superada por eso, no me impedí hacer lo que quería”.

Es evidente que, a pesar de no haber sido un objetivo directo de su accionar, Roberts destrozó muchísimos techos de cristal. Alcanzar esa posición la erigió como una pionera en el involucramiento en un deporte que refleja las prácticas más patriarcales y racistas de la sociedad estadounidense. Michele se mostró encantada por el hecho de que los jugadores no consideraran su género a la hora de elegir: “La única pregunta en mi mente era: ‘¿No estaban dispuestos a darme una oportunidad por ser mujer?’ Tuvimos muchas conversaciones inteligentes sobre el tema. Lo que más me sorprendió es que vieron mis logros y qué les podía brindar e hicieron la oferta, aunque otros podrían no haberlo hecho”.

Michele Roberts en el panel de Mujeres en Liderazgo en la Cumbre de espnW 2018 – Meg Oliphant / Getty Images

El amplio y efectivo trabajo de Roberts al mando de la NBPA disipó velozmente las dudas planteadas por su género, aunque ella reconoce que siempre estuvieron: “Seamos claros: estoy segura de que hubo personas que notaron que era una chica. Habiendo dicho eso, francamente quería abordar esa pregunta por adelantado cada vez que hablaba con alguien del sindicato. Mi postura era que lo que le importaba a la gente era mi determinación”. Así fue, y Michele Roberts logró trasladar su negociación, presión y planificación a ultranza a la asociación.

Según un ranking del prestigioso sitio Forbes, Roberts es la mujer más poderosa en el deporte americano. Entre otros factores, esta lista tuvo en cuenta su esfera de alcance e impacto. El sitio destaca las barreras que tuvo que romper para llegar a ese prestigioso puesto y el punto de inspiración en el que se convirtió. Kathryn Olson, directora ejecutiva de Women’s Sports Foundation, elogió a MR y la puso como un ejemplo: “Michele será inherentemente un modelo a seguir para las niñas y mujeres que aspiran a roles de liderazgo en todos los sectores”. Roberts participa de paneles como Mujeres en Liderazgo, de la Cumbre de espnW, al que acudió en 2018.

Orgullo y cariño mutuo

La inexorable relación de Roberts con los jugadores se forjó desde el día uno, cuando la abogada especialista en litigios de cuello blanco y procesos administrativos les habló frontalmente y les expresó que quería ayudarlos a recuperar un sindicato en el que ellos mismos habían perdido la confianza. No hay dudas de que la exitosa negociación colectiva y el aumento del BRI son aristas fundamentales de su jefatura, pero la confianza mutua se la ganó en los márgenes de sus funciones estrictas. Michele dedica sus redes sociales a la visibilización de acciones extradeportivas de sus casi quinientos representados.

Michele Roberts estableció una relación de cariño y respeto mutuo con los jugadores – Jennifer S. Altman / Getty Images

Orgullo es la palabra que repite incansablemente Roberts cuando se refiere a la pelea de sus jugadores contra la discriminación racial. También cuando los Golden State Warriors rechazaron la invitación de Donald Trump para visitar la Casa Blanca. “Esos son jugadores de la NBA, los tipos para los que trabajo. Son pensadores independientes e inteligentes. Saben cómo administrar sus marcas individuales, cómo gestionar un mensaje”, afirmó MR sobre el poderoso mensaje que dieron LeBron James, Chris Paul, Carmelo Anthony y Dwyane Wade en la entrega de los Premios ESPY de 2016. Una marcada tendencia hacia la humanización de los basquetbolistas viene teniendo lugar hace años desde la NBPA:  “No los queremos calificar solo como jugadores. Son hombres notablemente interesantes e inteligentes, divertidos, brillantes y progresistas. Queremos alimentar eso”.

El incentivo a utilizar sus posiciones para pelear por causas sociales y la implementación de programas para su bienestar (salud mental, transición hacia el retiro) son claves bien intrínsecas a ella. Porque aunque le duela la injusticia, presente en calendarios inhumanos y en negociaciones donde los jugadores se visten de marionetas, Roberts decide luchar y ponerse siempre a disposición de sus representados, práctica ausente en austeras épocas previas. Y es cierto, quizás durante su reconocida tarea en el campo del derecho no se planteó romper barreras. Pero igual de cierto es que esos reaccionarios techos de vidrio hoy son añicos cristalinos en el piso. El próximo en entrar, en 2022, no solo deberá recogerlos. Tendrá que llenar unos zapatos inmensos.

Además de los sitios vinculados mediante hipertextos, utilicé estos perfiles y entrevistas para escribir el artículo. USA TODAY Sports, Time, Washington Post, Washington Post II, Bet, SB Nation P1, SB Nation P2, The Undefeated entrevista I, The Undefeated entrevista II y Law Miami.

*La foto principal es del Twitter de la NBPA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *