Los Estados Unidos en busca del cuarto oro al hilo

La selección de Estados Unidos derrotó 97 – 78 a sus pares de Australia y se metió por cuarta vez consecutiva a la final olímpica. Otra vez partidazo de Kevin Durant que buscará su tercer medalla dorada y los yankees en general tuvieron un gran desempeño en la segunda parte.

El partido

En el papel siempre el favorito es Estados Unidos, pero en esta ocasión no llegaba jugando al nivel que últimamente acostumbrados. Australia, por su parte, venía de vencer con una inmensa autoridad a Argentina y quería asegurar su primer medalla olímpica en la disciplina.

Apenas comenzado el encuentro, Kevin Durant abrió el marcador pero dos triples en un minuto de Joe Ingles hicieron que Australia agarre el liderato y no se baje en todo el primer cuarto. Estados Unidos comenzó muy impreciso en general, salvo por KD que iba a su ritmo. La gran defensa australiana sumada a posesiones largas comandadas por Ingles permitían que los de Oceanía manejen el juego.

El segundo cuarto estuvo totalmente dividido en dos. La primera parte fue toda australiana: tiros convertidos, buenas defensas, etc; todo eso permitió una ventaja de 15 puntos, que no fue mayor porque Durant seguía metiendo sus tiros. Sin embargo, tras un tiempo muerto, la dinámica cambió abruptamente. Durantula siguió a lo suyo pero estuvo algo más acompañado. Booker encestó el primer triple yankee del partido (iban 0/10) y todo comenzó a cambiar. Estados Unidos se transformó en una topadora y, para colmo, las últimas posesiones de Australia eran todas rápidas pérdidas. En un abrir y cerrar de ojos, Estados Unidos cerró abajo por 3 pudiendo haberlo empatado sobre la bocina.

La segunda mitad del encuentro fue todo del país de las barras y las estrellas. Rápidamente consiguieron la ventaja en el marcador y todo comenzó a salirles naturalmente. KD hizo del parqué del Arena Saitama el living de su casa y Devin Booker comenzó a prenderse en llamas. Con la diferencia de 19 unidades y con Australia anotando solo 10 puntos en el tercer cuarto, el partido estaba transformándose en un trámite para los dirigidos por Gregg Popovich.

Así continuó en el último cuarto. Australia siguió sin poder mantener la intensidad de la primera mitad y Estados Unidos ya jugaba para divertirse. 97-78 para los Yankees que esperan por Eslovenia o Francia en la final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *