Los 40 y un tapón principales

Milwaukee Bucks venció por 109 a 103 a Phoenix Suns en el cuarto juego de las Finales e igualó la serie 2-2. La histórica noche de Devin Booker fue opacada por un Khris Middleton intratable con 40 puntos y un Giannis Antetokounmpo decisivo sobre el final. Chris Paul tuvo una de sus peores actuaciones en mucho tiempo y su equipo lo sufrió. Todo está abierto de aquí en adelante, todo puede suceder: la NBA demuestra, una vez más, por qué es una de las mejores ligas del mundo.

Las claves de unos Bucks vencedores

Khris Middleton ya se ganó su reconocimiento como estrella de su equipo y también como para meterse en la conversación de los mejores. Sin gestos ni demostraciones pomposas, un asesino de smoking y pistola con silenciador a lo James Bond. Ayer se destapó con 40 puntos (15-33 FG), 10 de ellos en los últimos dos minutos de partido. Un pilar decisivo de los de Wisconsin cuando las papas queman con su precisión letal desde el midrange y sus apariciones en el clutch.

A su lado, Giannis Antetokounmpo no brilló como en otras ocasiones pero aún así fue fundamental en la victoria de los Bucks. Sus 26 tantos, 14 rebotes y 8 asistencias son la muestra de la férrea defensa que los Suns trabajaron sobre él, aunque el griego logró destacar de igual manera. Además, dejó una postal para la historia: un tapón sobre Ayton que tranquilamente se postula como candidato a ser de los mejores en una post-temporada. «Pensé que iba a volcarla sobre mí», dijo humildemente post-partido. Y pensar que hace dos semanas le pasaba esto en su rodilla izquierda. Rozando lo extraterreste.

En contraste con sus compañeros, Jrue Holiday tuvo una noche para el olvido. No sólo estuvo errático (4-20 en tiros de campo, 0-5 en triples) sino que también tomó malas decisiones con la pelota en las manos. Logró compensar en parte con su aporte en defensa (3 robos), pero Milwaukee necesitará una mejor versión suya para enfrentar los duelos claves que se vienen.

Solo con Booker no alcanza

Del lado de Phoenix, Devin Booker volvió a hacer historia a pesar de que su conjunto no se llevó el triunfo. El escolta firmó 42 unidades (17-28 desde el campo), incluso con problemas de faltas desde el final del tercer cuarto. Su enorme producción anotadora es la razón que explica por qué los Suns lograron mantenerse en partido hasta el final. También se convirtió en el jugador que más puntos tuvo en sus primeros playoffs, superando el anterior registro de Rick Barry de 521 tantos. ¿Cómo se sintió él luego del partido? En conferencia de prensa declaró que no le importan sus 42 puntos porque perdieron. Full Mamba Mentality.

Otro que estuvo irreconocible en el cotejo fue Chris Paul. 10 tantos y 7 asistencias para él pero junto con 5 pérdidas y un flojo porcentaje de tiro. Sin dudas, una de sus peores performances, sobre todo teniendo en cuenta actuaciones como la del juego 6 frente a Clippers o incluso los primeros juegos de esta serie. Tampoco DeAndre Ayton o Mikal Bridges acompañaron la gran noche de Booker; sólo Jae Crowder (15 puntos, 8 rebotes, 3 robos y 3 tapones) o algunos destellos de Cameron Johnson desde la banca fueron los otros puntos altos de los dirigidos por Monty Williams.

Lo que viene

El quinto partido de este apasionante cruce se jugará el próximo sábado en Phoenix a partir de las 22 horas (en Argentina). Los locales tienen que hacerse fuertes en su estadio, aunque los Bucks llegan con el envión anímico de levantar (otra vez) un 0-2 en contra.

*La imagen principal es de Andrew D. Bernstein/NBAE via Getty Images

Manuel Giles

Fundamentalista de Lou Williams.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *