La puerta que le abre a Jamal Murray una eventual victoria de Denver frente a Minnesota

En los últimos días Mike Singer, insider de los Denver Nuggets, sacó a la luz un artículo y posteriores actualizaciones de declaraciones de Michael Malone con respecto a la situación de Jamal Murray, que está lesionado desde abril de 2021 cuando sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior en su rodilla izquierda.

En esa pieza, Singer cita a Malone: «Si Jamal viene un día y me dice ‘Entrenador, estoy listo para jugar’, y tiene el alta médica, buscaríamos la forma de hacerlo funcionar. Pero aún no hay fecha«. Más adelante, el periodista afirma que la decisión de volver está en poder de Murray.

Antes de entrar en lo sugerido en el título, es necesario poner en contexto la actualidad deportiva del equipo: después de un marzo turbulento pero positivo, Denver Nuggets se ubica en la 5ta posición de la Conferencia Oeste, con medio partido por encima de UTAH Jazz. Con tan solo 6 juegos para terminar la temporada regular, el encuentro contra los Timberwolves de este viernes parece tener una menor urgencia para los de Colorado comparada con la que tenía unas semanas atrás, cuando Denver llegó a caer al séptimo puesto de la tabla a manos de los de Minnesota. No obstante, las citadas declaraciones de Michael Malone podrían sumarle importancia al enfrentamiento desde otra perspectiva.

El mencionado artículo de Singer tuvo un punto de partida: el calentamiento pre-enfrentamiento a los Pacers en Indianápolis. Allí, Murray atrajo todos los flashes al llevar a cabo una ronda de tiro con un contacto relativamente riguroso que llamó la atención de propios y extraños. Hace unas semanas, se supo que Jamal viajó a Grand Rapids a entrenar con el equipo de G-League de los Nuggets, donde hizo entrenamiento 5v5 pero, como era de esperarse, no trascendió ningún video. Ayer, el periodista publicó este extracto, que podría cambiar el enfoque de los Nuggets de cara al final de temporada:

Con esto en la cabeza y, en especial, la parte del reporte de Mike Singer en la que subrayó que la clave de la vuelta de Murray en este curso yace en la confianza que él tenga en su rodilla… se puede concluir que toma vital importancia el Nuggets-Timberwolves de este viernes.

¿Por qué? Es que en caso de ganar, los Nuggets sellarían la clasificación a playoffs sin necesidad de disputar Play-in a 15 días del inicio de los mismos. Dos semanas con el equipo teniendo su lugar confirmado en la postemporada significaría… varias cosas.

Entre ellas se encuentra el punto que aparenta más tentador: no hay dudas de que esta situación representaría el contexto ideal para un posible regreso de Jamal Murray a la actividad. Con un previo aumento en la intensidad de los trabajos físicos y un incremento aún mayor en los contactos en cancha resulta viable que, en caso de estar en un buen lugar mental y recibir el alta médica, la recta final de su recuperación se concrete en algún punto de los próximos 5 partidos de temporada regular. En ellos, los Nuggets se habrían asegurado el sexto puesto y sólo competirían por la ventaja de campo, lo que no debería ser de demasiada urgencia si termina colocando mucha carga de minutos en Nikola Jokić y compañía.

15 días, 5 partidos y los días extra que brindan los partidos del Play-in podrían ser la ecuación que le brinde el tiempo necesario a Jamal Murray para concretar, finalmente, su vuelta a la competición. Con él, las ambiciones de los de Colorado son muchísimo más altas.