La moneda del destino

Tirar una moneda al aire es una forma muy común de resolver discusiones entre amigos. Las posibilidades de ganar son exactamente las mismas y todo depende de la suerte. Pero hace muchos años, la NBA también utilizaba esta forma de decidir, solamente que lo que se disputaba era algo más importante, la primera elección del Draft.

Desde 1965 hasta 1984, el peor equipo de cada conferencia llegaba al sorteo con su futuro dependiendo de una moneda. Así, muchos salieron beneficiados, mientras que otros vieron como se les escapaban enormes leyendas.

1969: ¿Kareem Abdul-Jabbar a Phoenix Suns?

Antes del 1965, el orden del Draft era según el récord de los equipos en la temporada previa, así que de haberse mantenido ese formato, Kareem posiblemente se hubiese convertido en jugador de los Phoenix Suns.

Los Suns terminaron la pasada temporada con 16 victorias y 66 derrotas, muy por debajo del 27-55 de Milwaukee Bucks. Pero para su mala suerte, la moneda se inclinó a favor de Bucks, así que se tuvieron que conformar con Neal Walk, que tuvo una carrera a años luz de la del máximo anotador de la historia.

Equipo campeón de Milwaukee en 1971. El 33 es Kareem y el 1 Oscar Robertson, principales responsables del anillo / NBA.com
1974: Gracias a la moneda, hubo anillo

El primer anillo de los Blazers fue, en gran medida, gracias a esa moneda. En el Draft de 1974, si bien Philadelphia tuvo un registro de 9 victorias y 73 derrotas en la temporada pasada, Portland (21 ganados y 61 perdidos) se quedó con el primer pick por culpa de la suerte.

El hombre seleccionado fue Bill Walton, quien años más tarde fue el MVP de las finales en el único campeonato que posee la franquicia de Oregon (1977), además de que también ganó un MVP en 1978.

Walton celebrando el primer y único campeonato de Portland hasta la fecha
1979: Magic Johnson en Chicago no fue tan imposible

Los Angeles Lakers consiguieron aquella primera elección gracias a un traspaso con New Orleans Jazz, por lo que tuvieron la oportunidad de quedarse con el enorme talento que poseía Magic Johnson. Y no solo el Jazz se quedó a nada de conseguir al mejor base de todos los tiempos, sino también Chicago, que se quedó con el segundo pick gracias a la moneda.

Este momento es uno de esos, que si lo cambias, automáticamente te modifica toda la historia de la liga. Si aquella moneda salía a favor de la franquicia de Chicago, Lakers no tendría hoy 17 anillos y un tal Michael Jordan nunca hubiese sido seleccionado por los Bulls años más tarde. Se podría decir que ambas franquicias salieron ganando en aquel draft.

Magic Johnson vs Michael Jordan en las finales 1991, un cruce que fue posible gracias a la monedita
1982: Una vez más, Lakers con el primer pick

Los gerentes generales que tenía Lakers en esa época eran unos genios. Bill Sharman (1976-1982), realizó el traspaso que terminó dando como resultado a Magic Johnson en el Draft 1979, y Jerry West (1982-1994), trajo a James Worthy en el Draft 1982, gracias a un traspaso con Cleveland Cavaliers, que había tenido el peor registro del este.

El otro equipo que se podría haber quedado con los servicios de Worthy, futuro salón de la fama y MVP de las finales en 1988, fue San Diego Clippers (actualmente en Los Angeles), pero la moneda del destino quiso que el campeón de aquel año sumara otra tremenda pieza para seguir dominando la liga durante toda esa década (nueve finales consecutivas desde 1982 hasta 1990).

Worthy hizo un triple doble en el juego 7 de las finales de 1988, contra Pistons / Andrew Bernstein
1984: La disputa por Olajuwon

En el último draft en el que se utilizó la moneda para decidir la primera elección, Portland y Houston se disputaban el talento de Hakeem Olajuwon, futuro hall of famer. La moneda cayó a favor de los Rockets, así que este se fue a Texas y se convirtió en el mejor jugador de la historia de la franquicia.

Por el lado de Portland, se tuvieron que conformar con Sam Bowie, que si bien tenía un juego prometedor, las lesiones le amargaron la carrera. Aún así, ninguno de estos dos equipos fue el verdadero ganador de aquella noche, porque los Bulls, con la tercera elección, trajeron los servicios de Michael Jordan.

Sam Bowie y Hakeem Olajuwon junto al comisionado David Stern / AP Photo

*La imagen principal es de Andrew Bernstein

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *