La historia argentina en el Draft

Leandro Bolmaro se convirtió en el noveno argentino elegido en la elección 23 del Draft de la NBA. Los Minnesota Timberwolves deberían convertirse en su nuevo equipo dentro de un año (por lo menos, ya que recientemente firmó una renovación con el Barcelona hasta 2023). Aún asi, ya pasó a formar parte de la nómina de jugadores argentinos cuyo nombre figuró en el tablero final del Draft.

Jorge El Gigante González

Reclutado de un pueblo de 5000 personas llamado El Colorado en Formosa, el pívot empezó a jugar al básquet a los 16 años en 1982 invitado al club Hindú de Resistencia por su pequeña peculiaridad física: ya medía 2,16 metros.

Recomendado por el mismísimo León Najnudel, viajó a Buenos Aires y comenzó su carrera como basquetbolista en Gimnasia de La Plata. Desde 1987 pasó a formar parte del seleccionado nacional. Tras su buen desempeño en el Preolímpico de 1988 en Montevideo, sumado a sus buenas campañas en el ámbito local, promediando cifras dobles en puntos y rebotes, se convertiría en el primer argentino elegido en un Draft de la NBA.

El 28 de junio de 1988, cinco posiciones después de Steve Kerr, los Atlanta Hawks seleccionaban a Jorge González con su pick 54 en la tercera ronda del draft (que en aquel entonces constaba de tres rondas de 25 elecciones). Pensado como un potencial diamante en bruto por pulir, con capacidad de realizar tiros a distancia y con la altura como su principal característica que lo diferenciaba. En aquel entonces, el formoseño ya rondaba los 2 metros y 30 centímetros.

Sin embargo, asi como era privilegiado por su altura, su físico finalmente fue la razón por la que no pudo dar el salto final a la NBA. En febrero de 1989 se sumó al equipo y comenzó a entrenar bajo contrato en Atlanta con la condición de bajar hasta los 140 kg para poder soportar las exigencias físicas que requiere la competencia en la NBA. Finalmente, no pudo cumplir con esta condición estando 40 kg por encima de la cifra y tuvo que dejar la liga.

Posteriormente, González se convirtió en luchador de la WWE en 1993 y, debido a sus problemas de salud, terminó falleciendo el 22 de septiembre de 2010 a los 44 años.

El Gigante González junto al entonces presidente Carlos Menem

Hernán Montenegro

Tres nombres después del de Jorge González, el bahiense Hernán Montenegro se convirtió en el segundo argentino en el Draft de 1988. A los 22 años, el interior caracterizado por su gran carisma y presencia física fue elegido por los Philadelphia 76ers en la posición Nº57.

Habiendo tenido experiencia a nivel internacional tras haber jugado en Zaragoza como juvenil, rápidamente se construyó su lugar en la escena basquetbolística. En 1985 ya era parte del seleccionado nacional mayor y compitió dos años en la Liga Nacional antes de emigrar a Estados Unidos.

En 1988 llegó a Puerto Rico, más precisamente a los Gigantes de Carolina, que le sirvió para asentarse en el suelo norteamericano antes de dar el salto a Louisiana State University de la NCAA. Con LSU disputó cuatro partidos, promedió 7,5 puntos 6,5 rebotes y 1,6 asistencias por partido que lo llevaron a que su nombre fuera participe de la noche del Draft. Sin embargo, su representante y los directivos de Philadelphia no llegaron a un acuerdo contractual. Las exigencias por parte del argentino eran mayores a las que estaban dispuestos a aceptar desde los 76ers, y aparentemente habría ocurrido lo mismo con otros diez equipos de la liga.

Finalmente continuó su carrera en Italia, Argentina, Uruguay, Venezuela y Chile, destacando particularmente por su personalidad exorbitante que le valió el apodo de “Loco” tras enfrentar al Dream Team de Estados Unidos en el Pre-Olímpico de 1992.

Montenegro con la camiseta de los Sixers en la derecha / Foto de la cuenta de twitter de Hernán Montenegro

Marcelo Nicola

El 30 de junio de 1993, Marcelo Nicola pasó a ser el tercer argentino nombrado en las noches del Draft de la NBA. En su caso, ya con dos rondas de 27 elecciones, fue elegido por los Houston Rockets.

Iniciado en el básquet en Sport Club, también bajo la tutela de León Najnudel, a los 17 años fue fichado por el Taugres de Vitoria (hoy Baskonia) en 1989. Allí desplegó su juego por siete años y estableció sus raíces en el viejo continente. En medio de ese primer periodo en el equipo español fue elegido por los Rockets, pero decidió continuar su carrera en Europa. Dos años más tarde sus derechos de contratación habían quedado en manos de los Portland Trail Blazers, pero tampoco prosperó su emigración a Estados Unidos.

Luego de España continuo su gira por el Viejo Continente en Grecia, Italia y Ucrania hasta que finalmente se retiró en 2007 a los 35 años. En ese tiempo también fue parte del seleccionado argentino desde hasta 1999. Aquel año tuvo problemas personales por los cuales terminó suspendido por la CABB y, con la llegada de Rubén Magnano, tuvo diferencias con el nuevo entrenador que lo dejaron fuera de futuras convocatorias.

Posteriormente, tras su retiro, comenzó su carrera dentro del cuerpo técnico y actualmente es el primer entrenador del Acunsa GBC de la Liga ACB.

Nicola levantando la Recopa de Europa en 1996 / Foto de Saski Baskonia

Emanuel Ginóbili

Sin dudas el argentino con mayor trayectoria en la liga estadounidense, Emanuel Ginóbili fue elegido en la penúltima elección del Draft de 1999, exactamente seis años después que Marcelo Nicola.

También de Bahía Blanca, sabida cuna del basquet nacional, el escolta pasó cuatro años en Italia antes de arribar a suelo estadounidense. Justo en medio de la travesía fue drafteado por los San Antonio Spurs en la elección N°57, pero decidió jugar dos años para el Kinder Bolonia. Allí se volvió en uno de los jugadores más reconocidos del continente obteniendo la Liga Italiana, su MVP y la Euroliga en 2001.

En 2002 llegó a la franquicia texana y el resto es historia. Junto a Tim Duncan, Tony Parker y bajo la tutela de Gregg Popovich lideraron a los Spurs al mejor periodo de su historia. En 16 temporadas con la negra y plateada obtuvo cuatro anillos de los cinco totales de la entidad, además de ser parte del big three con mayor cantidad victorias. Esos 701 triunfos totales en la liga que amplia diferencia tiene respecto a Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parrish, inmediatos escoltas con 540. Apenas dos veces All Star, ganó el premio de Sexto Hombre del Año en la temporada 2007/08 y su mítica camiseta N°20 se encuentra retirada y colgada en el techo del AT&T Center.

Como si hiciera falta mencionarlo, a nivel nacional también fue un ícono de Argentina liderando al equipo en el subcampeonato en el Mundial de Estados Unidos 2002, en la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Tras haber dejado la selección argentina en la derrota en los Juegos Olímpicos de Río 2016, disputó su último partido a los 40 años el 24 de abril del 2018 en la primera ronda de playoffs frente a los Golden State Warriors que finalmente se consagraron campeones.

Manu posando con la camiseta de San Antonio / Foto de La Nación

Federico Kammerichs

En los meses previos al viaje de Argentina al mencionado mundial de 2002, el 26 de junio fue dicho el nombre del quinto argentino en la nómina de los seleccionados dentro del Draft. En esa ocasión, Federico “El Yacaré” Kammerichs fue seleccionado por los Portland Trail Blazers en la posición número 51.

Oriundo de Goya, Corrientes, el alero comenzó su carrera en Ferro en 1998 y rápidamente viajó a España tres años mas tarde a los 21. Tras una primera temporada en el CD Oubrense tuvo lugar su elección para pasar a ser parte de los Blazers. Sin embargo, según confesó recientemente para Uno contra Uno, decidió rechazar la oferta porque no se pensaba capacitado para competir en la NBA. Como consecuencia, continuó su carrera en España antes de regresar a Argentina en 2008.

A nivel seleccionado, también fue incluido en la convocatoria desde 2003 y, si bien no estuvo en Atenas 2004, sí fue parte del plantel que obtuvo la medalla de bronce en Beijing 2008. También estuvo presente en los JJOO de Londres 2012 y en el Mundial 2010 en Turquía.

Luego de un año (2011) en el medio en el Flamengo, pasó los últimos años de su carrera en el básquet argentino. Finalmente jugó su último partido de manera profesional en 2013 con Regatas de Corrientes, consagrándose campeón de la Liga Nacional.

Entrenamiento de Argentina, Kammerichs con la pelota / Foto de Mundo D

Luis Scola

Asi como había ocurrido con González y Montenegro, el nombre de Luis Scola resonó tras la palabra de Russ Granik, aquel entonces Comisionado Adjunto de la NBA. Con el pick 56, San Antonio Spurs se convirtió en el primer y único equipo en draftear a dos argentinos en el Draft.

Iniciado en el basquet desde chico, Luifa tuvo tres temporadas en Ferro antes de emigrar a España en 1998. Allí jugo un par de años para Gijón y después jugó en el Tau Cerámica (también hoy Baskonia) por siete años. Al ser drafteado en 2002 decidió continuar su camino en el conjunto vasco antes de dar el salto, aunque posteriormente no pudo llegar a ningún acuerdo con los Spurs, quienes traspasaron los derechos de elección a los Houston Rockets.

Siete años después, Scola al fin arribó a la NBA con 27 años y quedó tercero en la votación del Rookie del Año, detrás de Kevin Durant y Al Horford. Disputó diez temporadas en la liga, la mitad de ellas en Houston, antes de emigrar a China en 2017 con 37 años. En total por su pase por la liga promedió 12 puntos y 6,7 asistencias en 743 partidos, demostrando su clase y calidad desde la posición de ala-pivot.

Al igual que Manu, el recorrido de Luifa a nivel internacional es más que conocido. Además de compartir su palmarés en los ya mencionados Juegos Olímpicos y mundiales, su continuidad en la posterioridad a Ginóbili lo llevó a sumar una medalla dorada en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y el subcampeonato en el mundial de China 2019.

Actualmente está teniendo un muy buen presente en la liga italiana con el Varese y ya anunció que va a estar presente en los Juegos Olímpicos de Tokio a disputarse (ojalá) en 2021. Sin embargo, ya anunció que su último partido como jugador profesional de básquet será con la camiseta albiceleste en ese torneo.

Scola en su primera temporada en la NBA / Foto por NBA.

Carlos Delfino

Un año más tarde, por primera vez, David Stern leyó el nombre de un argentino en la noche del Draft en la primera ronda. Exactamente 365 días después, Carlos Delfino fue elegido por los Detroit Pistons con el pick N°25 y pasó a ser el argentino mejor drafteado de la historia.

Dio sus primeros pasos en Santa Fe, su provincia natal, en Libertad de Sunchales y después en Unión. Luego de dos años en el torneo local emigró a Italia en el 2000 con 18 años. Allí se asentó primero en el Viola Reggio Calabria y en segunda instancia en el Fortitudo Bologna, donde pudo brillar más. Allí se consolida como una de las grandes promesas que jugaban en el Viejo Continente y es elegido en 2003. Sin embargo, no sería hasta el año siguiente que llegaría a Detroit, tras finalizar su última temporada en el Fortitudo y consagrarse en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Una vez en la NBA, en la liga con un paso menos significativo en la liga que sus compañeros en la selección argentina. Disputó ocho temporadas, sus promedios fueron de 8 puntos 3,6 rebotes y 1,7 asistencias por partido, pero tuvo la oportunidad de disputar las Finales de la NBA en su primera temporada, defendiendo el titulo con los Pistons. Sin embargo, el Larry O’Brien de la temporada 2004/05 terminó en manos de los Spurs de Manu.

Como representante nacional, también fue parte de los logros obtenidos entre 2004 y 2013. Fue el último de los integrantes de la Generaciòn Dorada en ser nombrado en el Draft, pero sus continuadas lesiones limitaron de forma significativa su tiempo de juego. En 23 meses tuvo que atravesar 5 operaciones, pero finalmente pudo volver a vestir la albiceleste en Rìo 2016, donde jugó su último frente a Estados Unidos.

Después de un paso por la Liga Nacional, el exterior firmó contrato en julio de este año con el Victoria Pesaro de Italia. En aquel entonces aseguró que se siente bien físicamente y que su objetivo es volver a vestir la celeste y blanca en los Juegos Olímpicos de Tokio en 2021.

Bandeja de Delfino con los Pistons / Foto por Kirthmon F. Dozier/Detroit Free Press/MCT/Sipa USA

Juan Pablo Vaulet

Más de una década después, un argentino volvió a figurar en el Draft de la NBA. Fue el 25 de junio de 2015, cuando los Brooklyn Nets adquirieron a Juan Pablo Vaulet con la elección 39 correspondiente a la segunda ronda.

Oriundo de Córdoba como Bolmaro, el alero comenzó su carrera en Bahía Básquet tras haber realizado inferiores en varios equipos del país. Luego de su primera temporada en la Liga Nacional con 19 años, su nombre apareció el tablero del Draft como consecuencia de su gran recorrido a nivel internacional como jugadores de las categorías juveniles de Argentina. Se puede intuir que quien leyó su nombre fue el actual comisionado adjunto Mark Tatum, pero curiosamente su elección ocurrió durante el corte comercial de transmisión.

De todas maneras, finalmente Vaulet nunca llegó a la NBA. Continuo su carrera en Bahía, en Peñarol de Mar del Plata y desde julio de 2019 es jugador del BAXI Manresa de la Liga ACB. Allí se encuentra actualmente y con 24 años aún tiene mucho por recorrer, incluso en la selección Argentina mayor, ya que apenas disputó dos partidos en las eliminatorias de 2019.

Vaulet entrenando con los Brooklyn Nets / Foto de Básquet Plus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *