La espera se hace eterna

En la actualidad, los Atlanta Hawks son, detrás de Sacramento Kings (69 años), la franquicia que mayor tiempo lleva sin ganar un campeonato. Ya son 62 años desde la última consagración de la mano de Bob Pettit, en 1958. Es por esta razón que la presión para la nueva camada de jugadores jóvenes de Atlanta es muy grande. La afición quiere volver a ser protagonistas y hay gran ambición y confianza en Trae Young, John Collins y compañía.

Ese equipo campeón de Atlanta Hawks, por aquel entonces llamados “Saint Louis Hawks”, era mucho más que solamente el equipo de un joven Bob Pettit; había jugadores muy importantes que se complementaban perfectamente con “Big Blue”. Los que más minutos y protagonismo tenían eran Cliff Hagan, alero que promedió 20 puntos y 10 rebotes en la Temporada Regular y fue All-Star. Además, llegó a promediar 28 puntos en esos Playoffs, superando a los 24 de Pettit, convirtiéndose en líder en ese rubro . El base del equipo era el experimentado Slater Martin, quien ya había sido campeón de la NBA en 4 ocasiones. Sus 12 puntos, acompañados por 4 rebotes y 4 asistencias no reflejaban su impacto real en la cancha. Era un jugador muy inteligente y sabía cumplir su rol secundario a la perfección. El tercero en anotación era Jack Macauley, pivot de 29 años, que aportaba más de 14 puntos por encuentro. El quinteto lo completaba el escolta Jack McMahon, mientras que los otros jugadores que estuvieron en la mayoría de los juegos fueron Chuck Share, Jack Coleman, Win Wilfong y Med Park.

Bob Pettit (número 9) y compañía, imagen sin data de mediados de los 60´

Luego, los Hawks llegaron a dos finales más a principios de los 60´, y desde aquel entonces que no logran alcanzar la cita máxima. No fueron las figuras las que faltaron, ya que por la franquicia pasaron grandes leyendas, como Dominique Wilkins, Lou Hudson, Pete Mravich, Dikembe Mutombo y Al Horford. El último gran plantel de Atlanta fue el de 2015, comandado por Millsap, Horford y Kyle Korver. La suerte no estuvo de su lado y la afición espera que esta situación que atraviesa la franquicia de Georgia hace ya más de 6 décadas cambie de inmediato. El rumbo que está tomando el equipo es del agrado de la hinchada y se esperan grandes cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *