La dupla que no da respiro

El viernes se jugó el Game 2 de las finales de la NBA y una vez más el equipo liderado por Frank Vogel logró llevarse la victoria.
Si bien la actuación de gran parte del plantel angelino fue muy buena, hay dos jugadores que destacan y muestran ser superiores al resto partido tras partido, estos dos son Anthony Davis y LeBron James.

Davis da mucho que hablar desde hace ya un tiempo, y demuestra que James no es el único que puede hacer cosas increíbles en el juego. El pívot, con casi 2,10 se muestra muy hábil en todos los aspectos del juego, es capaz no solo de ganar un partido con un triple sobre la chicharra sino que  también de dominar el poste bajo a su gusto y correr toda la cancha si el equipo lo necesita.

Es así que la intensidad, la habilidad y la capacidad de gol de Davis resultan ser un dolor de cabeza para cualquier rival que se lo cruce. Además, como si fuera poco, el jugador en estos  Playoffs de la NBA promedia 29.3 puntos, siendo el tercer mejor número de anotaciones de la liga. Se ubica detrás de dos grandes leyendas: Michael Jordan y Allen Iverson.

Acompaña este promedio de puntos con 9.6 rebotes, 3.5 asistencias y 1.2 bloqueos.
En el último juego (Game 2 de las finales) vs Miami Heat, Davis fue el segundo mayor anotador con 32 puntos, ubicándose justo detrás de LeBron (33) y logrando una vez más un partido de +30 puntos en estas finales.
32 puntos, 14 rebotes (8 en ataque), 15/20 en tiros de campo. El MVP de la noche y tal vez de las finales también, si es que sigue por el mismo camino.

La diferencia en cuanto al nivel de baloncesto con sus rivales y sus compañeros de equipo fue muy evidente, tanto que hizo lo que quiso durante todo el encuentro. El pívot sigue sin encontrar a un rival que esté a su nivel de juego y se adueña de la pintura cuando y como quiere.

Rondo para LeBron, LeBron para Davis…

Por otro lado, LeBron finalizó el encuentro con 33 puntos, 9 rebotes, y 9 asistencias, dejando bien en claro que también peleará por el MVP.
Aunque hace unos días aclaró que con su compañero Anthony Davis no sienten celos el uno por el otro y es por esto mismo que logran el éxito que todos podemos ver.

El niño de Akron, como él mismo suele llamarse, cumple el rol de profesor en la cancha. Lidera al equipo, tiene una gran visión del juego y alienta a sus compañeros en todo momento.
Sabe exactamente cuándo y cómo romper la zona, que decisiones tomar y cómo distribuir el juego.

LeBron nos ha acostumbrado tanto a su excelencia de juego que, a diferencia de Davis, no nos sorprenden las marcas que logra en todos los encuentros. Al final sabemos que estos partidos son normales para él y ni siquiera llegan a ser algo histórico, porque lo ha hecho varias veces a lo largo de su carrera.

Lo que si se está notando en este jugador es la tranquilidad y comodidad con la que se desempeña en la cancha, obviamente gracias a los increíbles jugadores que lo acompañan. Entre ellos, el mencionado anteriormente Anthony Davis, con quien logran una dupla infernal, imposible de frenar. Se entienden a la perfección, se apoyan en todo momento y esto da sus frutos.

https://www.instagram.com/p/CF3SEMBHl4L/
LeBron contra todos, foul y vale

En conclusión, si bien el éxito de los Lakers es mérito del gran trabajo en equipo y las buenas actuaciones de todos los jugadores, James y Davis se encuentran por encima del resto y es imposible negarlo.  De hecho, con las actuaciones del último partido, es la primera vez que dos jugadores de los Lakers anotan +30 puntos en un mismo partido de las finales de la NBA, desde Kobe y Shaq en el Juego 3 de 2002 vs Nets.

Son indiscutiblemente la mejor dupla actual de la NBA y van a luchar hasta el final por el campeonato. ¿Podrá Davis conseguir su primer anillo y LeBron su cuarto? Por lo que vienen demostrando, juntos lo pueden todo.

*La imagen destacada es de @nba*

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *