La decepción y frustración: los Lakers de la temporada 2020-21

La temporada 2020-21 de Los Ángeles Lakers fue la crónica de una muerte anunciada. Lesiones, malos rendimientos y por sobre todo, la química del equipo que supo ser campeón en la burbuja fueron las causantes de que el grupo dirigido por Frank Vogel se quede afuera de los playoffs contra Phoenix Suns en primera ronda. 

La temporada regular fue de mayor a menor. Las incorporaciones de Dennis Schroder y Montrezl Harrell le daban más jerarquía al equipo que venía de salir campeón. Si se le suma a eso el dúo estrella de Lebron y Anthony Davis más los jugadores de rol como Kuzma, KCP y el mismo Caruso… Todo parecía color de rosas. Pelinka había consagrado una buena agencia libre al traer a los dos mejores sextos hombres del año 2020 y mantuvo la columna vertebral del equipo. 

Schroder llegó por Danny Green y el pick del Draft 2020 de Lakers. Negocio redondo para Pelinka a priori.

Los Lakers arrancaron bien la temporada, con Lebron muy sólido pero con un Davis que no encontraba su nivel. Intercalaban entre los puestos más altos del oeste con Clippers, Utah y Suns. Pero hay dos puntos claves en la regular season que derivaron en el peor final posible: el play-in.

Primero la lesión de Anthony Davis que solo le permitió jugar 36 de los 72 partidos de la temporada regular. Y segundo, la de Lebron James en el tobillo la cual lo mantuvo fuera una buena cantidad de encuentros (27). Cuando ambas coincidieron, el equipo se vio sin un líder y por ende comenzaron a llegar las derrotas a mansalva. De la pelea entre el top 3, Lakers pasó a mirar la tabla de la entrada al play-in. 

Schroder nunca pudo mantener un nivel constante. El alemán promedió 15 puntos y 6 asistencias pero pocos fueron los destellos que lo vieron como firme candidato al sexto hombre del año 2020. Kuzma siguió con su inconsistencia de cada año: jugaba cuatro partidos mal y uno bien. Y luego… ¿Quién tomaba las arcas ante la ausencia de LeBron y AD? ¿Harrell? ¿Gasol? ¿KCP? ¿El pibe Talen Horton-Tucker? Imposible. 

Lakers terminó peleando el sexto puesto para no entrar en play-in pero Blazers y Mavericks tuvieron un final de temporada arrollador. Tanto Lillard como Doncic dieron todo para clasificar directos a playoffs y lo consiguieron.

El equipo de Vogel terminó séptimo la temporada con un récord de 42-30 y su destino fue el play-in contra Golden State Warriors. Ya con LeBron recuperado, el duelo fue un partidazo que tuvo a los de la bahía siempre al frente ya que cada jugador había aportado su granito de arena. El 23 tuvo que tomar las arcas en el clutch y metió un triple aniquilador de esperanzas para que Lakers pase con lo justo a playoffs. 

https://www.youtube.com/watch?v=oa0UUKLm5yw
Cuando las papas quemaban, LeBron y un tiro de otro planeta.

El destino era Arizona y contra el segundo del oeste: Phoenix Suns. El primer partido fue todo del local. Un Devin Booker al que no le pesó su primer encuentro de playoffs y acompañado de Ayton y Chris Paul, fueron letales ante Lakers. A eso, se le sumaron los jugadores de rol como Bridges, Payne, Crowder y Cam Johnson que desde el triple, también, fulminaron a los laguneros.

Pero en el segundo partido, Vogel le sacó la ficha a Monty Williams y AD se encargó de dominar. El equipo carburó con la ceja, LeBron y Schroder y todo parecía que se volvía a lo mismo de la burbuja: el primer encuentro relajados y ya en los otros, con todo. Los Lakers se fueron a Los Ángeles con la localía robada. 

El tercer encuentro fue todo de AD, el principal responsable de la victoria lagunera en el Staples Center. La máxima llegó a ser de 21 puntos y el ambiente era de fiesta. LeBron en modo asistente y Schroder que cumplía. Chris Paul arrastraba una lesión en el hombro desde el Game 1 y se lo veía disminuido. Suns debía ganar el siguiente encuentro si o si.

El Game 4 fue el más raro e importante de la serie. AD se tuvo que retirar del encuentro debido a una lesión, LeBron tuvo que ponerse el equipo al hombro pero del otro lado se encontró con unos Suns que coordinaron un juego colectivo y ofensivo extraordinario que ante la sequía de Lakers en ataque, se llevaron el partido. Ni un jugador lagunero pudo acompañar al 23 en su búsqueda por poner la serie 3-1. Fue uno de esos duelos que duelen perder. Porque además el rival, con poco, lo arrebató. 

Con la serie 2-2, todo volvió a Arizona. El partido se resume en simples palabras: un show de Devin Booker. Lakers sin AD, pero igual, la lesión no fue una excusa. Solamente LeBron se salvó. Schroder y KCP no marcaron un punto entre los dos. Los 15 de Kuzma fueron inservibles también ante el mal rendimiento de sus compañeros. Del otro lado los triples de Booker, de Payne (factor X de la serie), de Bridges, de Johnson, de Crowder. Phoenix llegó a tener una máxima de 36. El partido se había terminado antes de la primera mitad.

Y el Game 6 en Los Ángeles fue la muerte anunciada. AD intentó jugar, fue titular pero tuvo que salir porque estaba en una pierna. Suns liquidó el encuentro en el primer cuarto con un Booker con muchos destellos de Kobe y eliminó a Lakers en primera ronda. 

Booker no quiso saber nada con un Game 7. El escolta clavó 47 puntos y 8 triples para que todo el Staples Center se rinda ante él.

Fue la serie de Devin Booker que promedió 30 puntos en los seis partidos. No hay lugar para el what if… con respecto a la lesión de AD porque Phoenix supo jugar muy bien las ofensivas y cerrar los encuentros en los momentos indicados. Los Lakers, salvo los Game 2 y 3, no encontraron nunca el aro. La efectividad tanto del doble como del triple fue pésima y fue la culpable de que el juego cuatro no se haya quedado en Los Ángeles. 

Se podrá culpar a las lesiones. O a Vogel por sus rotaciones que nunca funcionaron. La fractura de la química del equipo que supo ser campeón en la burbuja fue en parte responsable de este fracaso también. Los nuevos refuerzos terminaron como decepción: Schroder y Harrell jamás pudieron afianzarse. Fue una mezcla de factores el resultado de esta temporada. Desde AD y LeBron con sus lesiones hasta la inconsistencia de cada jugador tanto dentro como fuera de la cancha.

A continuación, y a modo de resumen, cada jugador de la plantilla y un número del uno al diez que se encargará de analizar su temporada (incluidos los playoffs).

LeBron James – 9 Con 36 años supo ponerse el equipo al hombro en la temporada regular hasta esa jugada con Hill que le causó la lesión en el tobillo. Responsable principal de que Lakers haya entrado a Playoffs ya que su actuación en temporada regular como en el play-in contra Warriors fueron las claves de las 42 victorias laguneras. El alero promedió 25 puntos, 8 asistencias y 7.7 rebotes en los 45 partidos que disputó de regular season. Contra Suns, en primera ronda, nunca se pudo encontrar con su nivel (50% porque no estaba en óptimas condiciones y 50% por el mal rendimiento del equipo en general).

El famoso duelo entre Hill y Lebron que dejó al alero de Lakers con una dolencia en el tobillo hasta el fin de la temporada.

Anthony Davis – 7 – Las lesiones en la pantorrilla y en su Aquiles fueron las responsables de los pocos encuentros que disputó de temporada regular (36). Aunque en esa cantidad, su nivel fue bajo con respecto al del año pasado. Se lo vio hasta abusando de su tiro de media/larga distancia en múltiples partidos donde no tuvo la eficacia de la burbuja. Promedió 21 puntos y 8 rebotes en esos encuentros. A pesar de eso, apareció en playoffs de manera dominante (Game 2 y 3) anotando más de 30 tantos en ambos pero otra lesión en la ingle lo marginó de la serie. 

Dennis Schroder – 5.5 – Sus juegos cuatro y cinco ante Suns fueron prueba de su pobre nivel cuando el equipo más lo necesitaba: cuando una de las estrellas estaba lesionada. El alemán supo tener buenos encuentros en temporada regular pero nunca fue determinante. El nominado al mejor sexto hombre del 2020 nunca rindió de la manera por la que Pelinka lo fue a buscar. 

Kyle Kuzma – 4.5 – “Es muy difícil ser consistente en un rol inconsistente”, dijo el ala pívot hace unas semanas para la página de Bleacher Report. Y está en lo correcto ya que su temporada fue otra vez muy irregular. Nunca pudo encadenar tres buenos partidos consecutivos y en la serie contra Suns fue uno menos (hizo menos de cinco puntos entre el Game 1 y 2). El chico de Flint promedió 13 tantos y 6 rebotes en la regular season y si hay que rescatar algo positivo fue su mejoría en defensa. 

Kentavious Caldwell-Pope – 5 – El escolta supo cumplir muy bien con su rol en temporada regular: triples y defensa. Pero en la serie contra Suns fue otro más que restó. Promedió 6 puntos, 21% en tiros de tres y fue dominado completamente por su matchup, Devin Booker. 

Andre Drummond – 4 – El pívot que llegó vía buyout nunca pudo hacer pie en el roster. En playoffs fue completamente anulado por Ayton y en la temporada regular promedió un doble-doble en los 21 partidos que disputó. Pero son números vacíos ya que se encontró muy limitado tanto en ataque como en defensa. 

Montrezl Harrell – 4.5 – El sexto hombre del año 2020 que se cruzó de vereda para jugar en los Lakers. Y fue decepción ya que su temporada fue regular tirando a buena, entrando desde la banca siempre y con puntos importantes para la segunda unidad. Pero en playoffs, Vogel apenas lo utilizó. Jugó cuatro de los seis partidos y promedió 9 minutos por encuentro. Su nivel disminuyó en el último tercio de la regular season y, sumado al crecimiento basquetbolístico de Gasol, perdió tiempo de juego. 

Alex Caruso – 6.5 – Siempre que entró, algo aportó. En la temporada regular se vio una mejoría de su triple (40% cada tres intentados) y la defensa que tanto lo caracteriza. En playoffs perdió esa efectividad desde larga distancia, como todo el equipo. Contra Payne y CP3 hizo lo que pudo en su juego defensivo pero su frenetismo y frescura saliendo desde el banco de suplentes siempre estuvo. El base es un punto positivo y a reservar de cara a la próxima temporada.

Talen Horton-Tucker – 6 – Una temporada de gran crecimiento para el chico del 2000. Se encargó de ser el arma principal en ofensiva en algunos encuentros donde AD y LeBron no estaban por lesión y su atrevimiento de cara al aro fue esencial. Le falta aceitar en defensa pero es algo común. Fue otro que en los playoffs no tuvo tantos minutos y no sumó pero tiene un futuro formidable.

https://www.youtube.com/watch?v=x-cIN91_hww
El pibe se hizo cargo de la ofensiva en el momento más clutch del partido e incluso con AD en cancha.

Markieff Morris – 5 – Nunca pudo hacer pie tanto en la temporada regular como en los playoffs. Vogel decidió ponerlo de titular en algunos partidos en lugar de Kuzma pero nunca aprovechó esa cantidad de minutos. Desmejoró demasiado en comparación con la burbuja y sus 6.7 puntos de promedio más su 30% en triples (su arma principal) lo reflejan. 

Wesley Matthews – 4 – Llegó en la agencia libre para aportar experiencia, defensa y tiros de tres. Las últimas dos le costaron. Tuvo partidos de 100% en triples como otros donde erró todo lo que lanzó. El escolta terminó con un 33% en tiros de tres que dejó mucho que desear. En playoffs su efectividad disminuyó drásticamente (28%) y del otro lado Crowder, Bridges y el mismo Booker lo pulverizaron en términos ofensivos y defensivos. 

Marc Gasol – 5.5 – Su temporada fue de menor a mayor. Le otorgó a los Lakers una inteligencia dentro de la cancha superior para organizar cada jugada. Su movilidad lo limitó y mucho pero su IQ fue en parte responsable de que Harrell no viera muchos minutos en el final de la season como en playoffs. Donde el español se vio dominado por un imparable Ayton.

Ben McLemore – 4 – Llegó a final de temporada con el objetivo de darle más en el triple a un equipo que venía seco en esos términos. Promedió 8 puntos en los 21 partidos que disputó pero su defensa provocó que Lakers en cancha juegue con uno menos. 

Damian Jones, Dudley, Kostas Antetokounmpo, Alfonzo Mckinnie, Quinn Cook y Devontae Cacok también formaron parte de estos Lakers en la temporada 2020-21 pero por su poco tiempo de juego sería poco ético puntuarlos. La mayoría de ellos disputó los minutos basura de cada encuentro. 

Los Lakers deberán reforzarse de cara a la próxima temporada. No hay mucho para dar en caso de ir en busca de una estrella pero si por algún jugador firme que aporte tanto triple como defensa. Se podrá culpar a las lesiones, a la química y/o malos rendimientos a la actuación del equipo en lo que fue la 2020-21. Todo tiene que ver con todo pero no hay un máximo responsable. El equipo debe mejorar técnica y anímicamente porque la serie con Suns fue un golpe de realidad: todos los factores dentro y fuera de la cancha importan. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *