Hagámonos cargo – La lupa de De Faja

Hola, ¿cómo estás? Espero que lo mejor que puedas estar en pandemia y en un día nublado y frío en un 1° de febrero. ¿Nosotros? Bien, bajando un poco el éxtasis del buen partido de Facu, la remontada de Sixers y el final de Washington-Brooklyn.

Si esto lo estás recibiendo en tu casilla, quiero que sepas que es la primera entrega de nuestro newsletter semanal. Si lo estás leyendo desde la web de Substack, también quiero que sepas que es la primera entrega de nuestro newsletter semanal y que estás invitado o invitada a sucribirte para que te llegue a tu casilla de mail en esta misma pantalla. Si, en cambio, lo estás haciendo desde nuestra web, quiero que sepas que es martes (cuanto menos) y que también podés recibir este contenido todos los lunes como correo electrónico si te anotás acá.

Ahora bien, ¿qué contenido tendrá este newsletter? La lupa de De Faja es un pequeño viaje al grupo de WhatsApp de la redacción de De Faja. Será un punteo breve de los temas que discutimos y los disparadores que surgen en la semana, aunque otras veces intentaremos dar distintas perspectivas respecto a un tema importante de los últimos siete días, como hicimos cuando Harden fue traspasado a Brooklyn.

Sin más que aclarar, vamos con los temas de hoy: Doncic se hace cargo del flojo presente de Dallas Mavericks; perlitas de LeBron James, Danny Green y Ben Simmons; el presente del dúo Kawhi Leonard-Paul George y los regresos de Michael Porter Jr. y Derrick White.


Luka y las declaraciones en un momento peculiar

Por Santiago Ballatore

Dallas Mavericks no atraviesa un buen presente. Cuando en la previa de la temporada 2020/21 se imaginaba que podrían dar un paso adelante y, con Kristaps Porzingis sano, aspirar a los primeros cuatro puestos de la Conferencia Oeste y una posible localía en Playoffs, los 20 partidos iniciales muestran todo lo contrario: ocho victorias, doce derrotas y la preocupante décimo tercera posición.

Hay margen, eso seguro. No es la primera vez que los Mavs tienen un arranque así, por lo que la experiencia reciente les juega a favor; sin embargo, no debe olvidarse que esta particular campaña consta de 72 encuentros oficiales, así que deberán encaminarse lo más rápido que puedan. Luka Doncic, estrella de la franquicia y de la liga, lo sabe muy bien. Después de la derrota por 120 a 101 del viernes 29 de enero frente a Utah Jazz, hizo hincapié en un aspecto en particular cuya mejoría es urgente: la intensidad. “Pareciera que no nos importa ganar o no. Necesitamos más energía, más esfuerzo, tirarnos por cada pelota, bloquear en los rebotes, todo. Hay muchas cosas por mejorar; sé que vamos a hacerlo y eso es todo lo que importa”, soltó.

La noche siguiente, el rival fue otro pero el desenlace fue similar: caída 111 a 105 contra Phoenix Suns. Sin embargo, el base reconoció un cambio actitudinal: “El esfuerzo fue grandioso hoy, solo tuvimos un poco de mala suerte. Tuvimos como cinco o seis tiros abiertos que no entraron, pero estoy muy orgulloso de cómo reaccionamos en cuanto al esfuerzo«.

La realidad de Dallas es extraña. Por un lado, Doncic está marcando unos números dignos de cualquier pelea por el MVP, con 27,4 puntos, 9,2 rebotes y 9,4 asistencias por juego con solamente 21 años; por el otro, es él el que suele hacerse cargo de las falencias del equipo — que últimamente abundan— en las declaraciones post partido. Será un desafío trasladar sus excelentes actuaciones individuales a los resultados finales y, conociéndolo, es factible que pueda hacerlo.

Buen presente de PG y Kawhi

Por Manuel Giles

Los Angeles Clippers están atravesando un gran presente: su récord de 16-5, el mejor de la NBA, los ubica como líderes de la Conferencia Oeste. El equipo logró recuperarse del duro golpe que resultó ser la eliminación en semifinales el año pasado frente a Denver Nuggets, particularmente luego de desperdiciar una ventaja de 3 a 1 en la serie. Este año, con nuevas caras dentro y fuera de la cancha, el objetivo es el mismo: el tan ansiado anillo.

Pero resulta imposible hablar de estos Clippers sin mencionar a sus dos estrellas, Paul George y Kawhi Leonard. Dos jugadores de renombre que se destacan en ambos extremos y que, cuando hacen dupla, son el dolor de cabeza de varios equipos. Este año, acompañados de una buena rotación y con un entrenador como Ty Lue que logra unir todas las piezas en el roster, ambos están mostrando su mejor versión a la hora de jugar.

Kawhi sigue en el mismo nivel sobresaliente que la pasada temporada: The Klaw promedia 25.9 puntos, 5.4 asistencias, 5.2 rebotes y 1.8 robos por juego, números simplemente extraordinarios pero nada sorprendentes para un jugador como él. Es una garantía defensiva tanto en el perímetro como cerca de la pintura, además de ser un anotador letal. En más de una ocasión se cargó el equipo al hombro cuando la pelota quemaba, creando tiros y sumando puntos como él sabe hacer. Su presencia en el parqué es determinante y funciona como termómetro del rendimiento de los Clippers en general.

Paul George, por su parte, logró sobreponerse al mal desempeño demostrado en la burbuja (particularmente en los playoffs) y está registrando marcas impresionantes: 23.6 puntos, 5.4 asistencias y 6.4 rebotes por partido. Se lo nota más suelto manejando la pelota y con mayor determinación a la hora de tomar tiros, sobre todo yendo hacia el aro. PG, que renovó contrato con la franquicia hasta 2024, ya anticipaba hace unas semanas como iba a ser su temporada con los Clippers: “Estoy cómodo. Conozco a los muchachos aquí. Tenemos una gran cultura, un gran staff, un gran vestuario. En estos momentos es cuando mejor estoy, cuando estoy cómodo”. Sin dudas, lo viene demostrando.

La sociedad PG-Kawhi se encuentra en su mejor momento. Su buen estado físico permite que estén mucho más tiempo juntos en cancha (jugaron 278 minutos en los primeros 14 partidos de esta temporada; necesitaron el doble de partidos en la 2019-2020 para llegar a esa marca), algo que los Clippers agradecen y mucho. Además, sus promedios de tiro son espectaculares: 51/41/92 para Leonard y 50/45/91 para George. Si la NBA decidiese terminar esta campaña hoy, serían la primer dupla en la historia en conseguir un 50/40/90 jugando para el mismo equipo. El récord de los angelinos cuando ambos juegan es de 14-2, en contraste con un 2-3 cuando sólo uno de ellos o ninguno disputa minutos.

El camino aún es largo y falta mucho por recorrer. Aún así, Los Angeles Clippers marchan derechos, con los ojos fijos en el objetivo y con el sueño de que éste, tal vez, sea el año.

Perlitas de LeBron, Danny Green y Ben Simmons:

Por Conrado Torino

El Rey está teniendo otra temporada de MVP, ahí no hay noticia. La perlita acá tiene que ver con otra cosa: el mundo NBA está de acuerdo en que los Lakers tuvieron una gran offseason. Una de las variantes que agregó fue creadores de juego en Gasol y Schroeder. Eso le permite a Lebron jugar “off-ball” y cortar al aro sabiendo que tiene buenos pasadores. Dato: este año LeBron anota el 35% de sus dobles tras una asistencia, el año pasado fue solo el 23. 

En este hilo de twitter les dejo 3 jugadas del último fin de semana.


Danny Green, además de ser un meme en twitter, es un buen jugador para cualquier equipo que quiera ganar. Sí, su tiro va y viene y si lo ves en una mala noche no entendés como en 2013 rompió el récord de 3s metidos en una serie de finales de la NBA. Pero está tirando un aceptable 36% este año y hace un montón de cosas chiquitas que suman.

Una de esas, es captar el rebote ofensivo. Como habitualmente está parado en la esquina, está cerca del aro y marcado por jugadores que no esperan que vaya a tomar el rebote. 

Promedia más de uno por partido, la mejor marca de su carrera. Acá les dejo dos del mismo partido, y uno que podría haber sido absolutamente clave en el último minuto de un juego parejo.


Por último, y a riesgo que me acusen de un fanático de los rebotes ofensivos, Ben Simmons tiene una capacidad extraña de rebotear sus propios tiros errados. Parte de esa capacidad está en que falla mucho cerca del aro y además suele tomar tiros extraños contra el tablero. La otra parte es que tiene un segundo salto muy rápido y al saber cómo viene su tiro, es bastante coordinado para hacerlo justo a tiempo. En algunas jugadas parece casi que errara a propósito para después tomar el rebote y meter.

Les dejo 2 jugadas. 

¿A quién le saca minutos la vuelta de MPJ?

Por Maximiliano Das

Luego de haber contraído coronavirus y haber cumplido el aislamiento correspondiente, Michael Porter Jr. regresó al parqué. Con su vuelta, llegaron también algunas preguntas para Michael Malone, entrenador de Denver Nuggets, aunque también una respuesta: MPJ aporta mucho desde la anotación -aunque a veces flaquea en el apartado defensivo. Sólo desde el primer partido contra Phoenix, el que significó su retorno, anotó el 55% de sus tiros de cancha, el 57% de sus intentos de triples y promedió casi 15 puntos por juego.

Semejante rendimiento acapara, también, minutos que le correspondieron a la rotación durante los diez encuentros que estuvo ausente -en los que la franquicia de Colorado tuvo un récord de 6-4. Entonces, ¿a quién o quiénes le quitó minutos el alero de Misuri?

Para tranquilidad nuestra (argentinos, latinoamericanos o hispanohablantes), que nos alegramos cada minuto de Facundo Campazzo en cancha, el base cordobés, si bien sufrió una pequeña merma en su tiempo en cancha, no se trata de algo por demás significativo.

Tampoco es el caso de JaMychal Green, quien logró entenderse muy bien con Monte Morris y el ex Real Madrid y está transitando la mejor temporada de su carrera en cuanto a números.

Quien sí podría padecer el regreso de Porter Jr. es P.J. Dozier. El escolta se coló en la rotación gracias a un buen desempeño en la burbuja de Orlando y tiene en esta 2020-21 la mejor de sus campañas. En los primeros cuatro partidos de la temporada, el oriundo de Carolina del Sur promedió 18 minutos en la duela, pero durante la ausencia de MPJ ese número aumentó a 22. Podría ver sus minutos reducidos porque durante el partido contra Dallas Mavericks, el tercero desde la vuelta del alero, sufrió una distensión en el isquiotibial derecho y estuvo ausente desde entonces, por lo que resta aún saber si volverá a promediar el mismo tiempo en cancha.

Isaiah Hartenstein, en cambio, sí vio una reducción de minutos en cancha: desde el encuentro con Phoenix, sólo jugó 308 segundos netos contra San Antonio Spurs.

Con el pivot alemán fuera de la rotación, cuando la segunda unidad de los Denver Nuggets se planta sobre la duela, Malone apuesta por un small-ball. Green hace las de 5, ante la ausencia de Jokic, Morris y Campazzo alternan la función de base, Porter Jr. se ubica como ala-pivot y el alero bien puede ser RJ Hampton, quien sumó minutos inesperados frente a la lesión de Dozier -y podría acumular más con la ausencia de Gary Harris, que se retiró lesionado del partido contra Utah.

El retorno de Derrick White

Por Martín Fernández

Los San Antonio Spurs tuvieron un comienzo alentador en esta primera etapa de la temporada 2020/21. En estas seis primeras semanas habían conseguido llegar al cuarto puesto de la Conferencia Oeste, la punta dentro de la transitada mitad de tabla. Tras la derrota con Memphis el sábado, cayeron significativamente como consecuencia de la cantidad de partidos que han jugado hasta ahora. 

Sin embargo, la mayor noticia en esa última caída fue el regreso del que venía siendo el mejor jugador de los Spurs en la burbuja de Orlando, Derrick White. El escolta promedió 18.9 puntos, 4.3 rebotes y 5.0 asistencias, además de aportar mucho para la defensiva del equipo y ser el segundo jugador en la liga en provocar mayor cantidad de faltas ofensivas. Su rendimiento fue tal que finalmente firmó su renovación con el equipo hasta 2025. 

El escolta quedó fuera de los primeros partidos del equipo debido a una intervención quirúrgica en su segundo dedo del pie izquierdo en la offseason. Cuando parecía que volvía al ruedo frente a los Lakers el primero de enero, se resintió de su lesión con una fractura en ese mismo dedo. Como consecuencia, estuvo otros 29 días sin jugar. 

En un nuevo back to back de los Spurs, con gran parte de su rotación veterana (DeRozan 31 años, Rudy Gay 34, Lamarcus Aldridge 36, Patty Mills 32), finalmente pudo hacer su retorno. Con buenos porcentajes y unos buenos 18 puntos en 22 minutos, su mayor deficiencia estuvo a nivel defensivo y particularmente físico en sus últimos tramos de juego. 

Recuperando a una de sus mejores piezas, los Spurs pueden llegar a pisar de forma más contundente en la Conferencia. Con unos jóvenes Keldon Johnson, Dejounte Murray y Lonnie Walker haciendo buenos aportes, el nivel del equipo puede subir aún más. El mayor conflicto va a estar dentro de la distribución de la rotación, ya que lo más probable es que uno de los menos experimentados pierda minutos o incluso el puesto (el apuntado sería el rookie Devin Vassell) dentro de los nueve jugadores que forman parte del juego habitualmente. 

White deberá ganarse el puesto, pero es probable que finalmente ocupe el puesto de titular y Walker pase a la “segunda unidad”. Habrá que ver cómo decide acomodar las cosas Gregg Popovich y los Spurs hacen útil la vuelta del escolta.

*Crédito foto de portada: AP Photo/Jack Dempsey.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *