Garino deja el Baskonia y ficha por el Zalgiris Kaunas

Patricio Garino se convirtió en nuevo jugador del Žalgiris Kaunas de Lituania, según anunció el club en un comunicado. El argentino, que llega luego de tres años en el Baskonia, acordó un contrato de un año, con la posibilidad de extenderlo a un segundo (1+1). Su nuevo equipo lo presentó como un jugador versatil y defensivo, además de añadir en las redes sociales que llegaba un poder de fuego argentino.

El Pato arriba al club más importante y tradicional del país septentrional. El Žalgiris ganó veinticinco de las últimas treinta ligas lituanas, incluidas las últimas diez. Por allí pasaron leyendas del básquet local, como Arvydas Sabonis, Modestas Paulauskas y Šarūnas Jasikevičius, que recientemente finalizó su etapa como entrenador del primer equipo para pasar al Barcelona. Tal es la predominancia nacional del Žalgiris que es uno de los once equipos que tienen una licencia de largo término con la Euroliga, competencia que ganaron en 1999 y juegan regularmente.

A pesar de perder el roce de la Liga ACB, la más fuerte del mundo FIBA, Garino llega a un gran equipo dentro de una liga competitiva, que su compatriota Nicolás Laprovittola tuvo la posibilidad de explorar (NdR: jugó en el Lietuvos Rytas entre 2015 y 2016). La certeza de jugar la competencia continental por excelencia le asegura al marplatense mantener el ritmo de primer nivel al que está sometido desde el comienzo de su carrera profesional. Su nuevo equipo finalizó tercero en la Euroliga 2017/18 y alcanzó los cuartos de final de la edición 2018/19.

En el actual curso, suspendido por la pandemia por coronavirus (en la liga fue proclamado campeón por su marca parcial de 22-2), se encontraba en el noveno puesto, producto de 12 victorias y 16 derrotas. No obstante el predominio local y el gran nivel contemporáneo del equipo, a partir de la próxima temporada atravesarán cierta restructuración, ya que Šarūnas Jasikevičius dejó el cargo de entrenador principal después de cuatro años y medio exitosos.

El club actuó rápidamente y contrató a Martin Schiller, austríaco de 38 años que viene de ser nombrado mejor entrenador de la inconclusa G League. El también asistente de la selección alemana desde 2015 dirigió tres años a los Salt Lake City Stars, finalizando su última campaña con un récord de 30-12. La firma de Garino es uno de los primeros movimientos de Schiller como head coach del Kaunas, que buscará posicionarse nuevamente como uno de los mejores equipos europeos. Con ese fin, los lituanos firmaron recientemente a Augustine Rubit (EEUU) y al ex NBA Joffrey Lauvergne (FRA), además de retener a los estadounidenses Nigel Hayes y Thomas Walkup.

De este modo, finalizó la etapa trienal del Pato en el club vasco, que recientemente cambió su nombre a TD Systems Baskonia por cuestiones de patrocinio. El alero arribó a la ciudad de Vitoria-Gasteiz en septiembre de 2017, recomendado por Pablo Prigioni, tras un largo paso por el baloncesto estadounidense. En el país norteamericano finalizó sus estudios secundarios y asistió a la Universidad de George Washington Colonials, donde pasó cuatro años.

En primera instancia, a pesar de no quedar en la plantilla de San Antonio Spurs tras realizar allí la pretemporada de 2016, firmó contrato con Austin Spurs, su equipo afiliado a la Liga de Desarrollo. Luego de una gran temporada a nivel individual, fichó con Orlando Magic, franquicia en la que jugó dos ligas de verano y cinco partidos de la NBA, suficientes para cumplir su sueño de jugar en la mejor liga del mundo. El 2 de agosto de 2017 fue cortado por la organización del estado de Floria e inició su primera experiencia en Europa, continente que lo cobija desde entonces.

A pesar de rendir positivamente y ganarse el cariño de los hinchas vitorianos, el paso de Garino por el Saski Baskonia estuvo marcado por graves lesiones. En noviembre de 2017 sufrió una doble fractura de mandíbula que lo alejó de las canchas por casi dos meses. Luego de regresar con una máscara, completó la campaña sin mayores molestias físicas. En la temporada siguiente, experimentó un esguince de grado 2-3 del ligamento lateral interno de su rodilla derecha y una lesión muscular de grado 2 en los isquiotibiales de la misma pierna. Así y todo, pudo completar 23 partidos en la Liga ACB -diez menos que en su primer año- y mejorar sus números en todos los apartados estadísticos.

Sin embargo, el menoscabo más grave llegó a fines de noviembre de 2019, cuando se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Esta lesión lo marginó del resto de la temporada, en la que su equipo se coronó campeón de la Liga Endesa 2019/20 con su coterráneo Luca Vildoza -que también afrontó una cirugía en el curso- como jugador más valioso de la final. Según comentó recientemente el alero de 201 centímetros y 92 kilogramos, nunco estuvo en los planes que viajara a Valencia por temas físicos (jugador) y sanitarios (compañero). No obstante, el Pato se las rebuscó para acompañar a su equipo con un divertido video que el club subió a las redes sociales y terminó vaticinando el título.

Jugador, emprendedor y actor: la cruzada decisiva de Patricio Garino y el Kirolbet Baskonia

En total, Garino disputó 115 partidos con la camiseta azulgrana del Baskonia entre Euroliga y Liga ACB. Durante la temporada 2019/20, jugó diez partidos de la competencia nacional (10.3 puntos, 2.6 rebotes y 1.5 asistencias en 26 minutos) y ocho de la continental (6.7 tantos y 3.5 tableros en 19′). Allí también logró los subcampeonatos de la Liga Endesa 2017/18 y la Supercopa Endesa 2018/19.

En un comunicado, el club vasco le agradeció su trabajo e implicancia durante los últimos tres años, le deseó la mayor de las suertes en los planos deportivos y profesionales y lo despidió como un campeón. A pesar de no haber formado parte de la reanudación de Valencia, bien ganado tiene Garino el mote de campeón. Y así lo entendieron los aficionados, que lo despidieron en las redes sociales con una mezcla de cariño, tristeza e incredulidad. Quizás podría describirse como una sensación opuesta a las expectativas que generó el movimiento en los hinchas lituanos.

En cuanto a la selección argentina, recientemente se cumplió el primer lustro del debut de Patricio (NdR: en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015) con la camiseta albiceleste. Desde aquella competencia es fija en el equipo nacional. Sus mayores logros son la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y las preseas plateadas del Mundial de China 2019 y los FIBA Américas de México 2015 y Argentina 2017. En la cita mundialista del país asiático, Garino promedió 8.1 puntos, 3.3 rebotes y 1 asistencia en 24 minutos por partido, erigiéndose como uno de los baluartes del combinado nacional.

Antes de la confirmación de su llegada al Žalgiris -adelantada por el periodista local Donatas Urbonas-, el jugador de 27 años fue entrevistado por Fabián García, del sitio Básquet Plus. En esa charla, además de hablar del emprendimiento de empanadas que inició el año en Vitoria y pretende extender a otros puntos de España, se refirió a la selección argentina, habló de su paso por el Baskonia y comentó cómo había sido su recuperación de la lesión ligamentaria. También lamentó no haber sido entrenado por Duško Ivanović y comentó que -egoístamente- lo alivió la postergación de los Juegos Olímpicos de Tokio, ya que podrá recuperarse óptimamente de la rodilla.

Sobre la posibilidad de emigrar, Garino había comentado: “Yo tengo la mente abierta a cualquier oportunidad como jugador y para la vida. La verdad es que en Vitoria la gente es muy cálida y es un lugar donde me siento muy bien, pero si hay que tomar otra opción, por qué no hacerlo. Nuestra carrera es así y tengo que ver todas las posibilidades que vengan. No voy a cerrar puertas. Esto es una carrera corta y hay que aprovecharlo”. Así finaliza la etapa de otro argentino por el Baskonia (recupera a Tadas Sedekerskis y al canterano Sander Raieste en esa posición), club vinculado históricamente con los jugadores albicelestes y que no le realizó una oferta de contrato superadora. El juvenil Lautaro López también dejó el equipo vasco y pasó al BK Inter de Bratislava, Eslovaquia.

Un compilado-homenaje con algunas de las mejores acciones de Patricio Garino en el Saski Baskonia

Con el objetivo de progresar en un equipo top del continente como el Žalgiris Kaunas y volver a su nivel tras la grave lesión que sufrió en noviembre del año pasado -ya se encuentra recuperado, aunque sin ritmo basquetbolístico-, Garino afrontará un nuevo paso en su carrera, el segundo en el Viejo Continente. Sin dudas, en el horizonte del oriundo de Mar del Plata aparecen los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (+1) que, aunque no fueron ratificados debido a la situación sanitaria que tiene en vilo al mundo, son el gran objetivo del Pato y todo el básquet argentino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *