FIn del ciclo D’Antoni en los Rockets

Doryl Morey, GM de los Houston Rockets, había anunciado que estaba dispuesto y ansioso de buscar una renovación de contrato. Sin embargo, después de 4 años en la franquicia, Mike D’antoni anunció su distanciamiento del puesto de entrenador principal de la franquicia. 

Cuatro clasificaciones a Playoffs, primer puesto en la conferencia oeste hace dos años, Mejor Entrenador del Año en la temporada 2016/2017, James Harden como eje y figura principal del funcionamiento del equipo. Aún así, nunca pudo terminar de darle la vuelta a la tuerca para poder concluir y consagrarse en la liga más importante del básquetbol. 

D’antoni arribó a Texas para la temporada 2015/16, y bajo su mandato Harden alcanzó sus mejores números de anotación, de asistencia y se convirtió en una de las verdaderas estrellas de la NBA. Como muestra de ello, en la 2017/18 recibió el premio de MVP y anotó su nombre en la historia como el jugador con mayor cantidad de triples dobles de 50 puntos realizados una temporada, e incluso el primero en obtener uno con 60 puntos. Destacando por su habilidad ofensiva principalmente, D’antoni fue quien logró potenciar todo esto apuntando la ofensiva en su prominente cuerpo desde la posición de base. 

Así como Harden, Eric Gordon también fue una de las constantes y referencias como tirador desde el perímetro en los Rockets en estos últimos años. 

Mike D’Antoni y James Harden en la Burbuja.

Sin embargo, el juego de Houston no fue el mismo, sino que ajustándose de acuerdo a las valoraciones y planteos de D’Antoni, su decisión de cómo rodear a La Barba. Desde un juego más clásico, con Clint Capela en el poste, hasta la situación actual en la que PJ Tucker ocupa el lugar de falso 5 dentro de una circulación de pelota en busca de una multiplicidad de triples, principal característica del que venía siendo su último método ofensivo. De todas maneras, en estos sistemas, Harden continuó siendo la figura a través de la cual pasaba la creación, realización y finalización del juego.

Luego de la primera campaña, Harden fue acompañado por otra superestrella en las tres siguientes: Chris Paul en una primera instancia y, desde 2019, Russell Westbrook. Una gran primera temporada de CP3 llevó a los Rockets primeros en la Conferencia Oeste, que concluyó en la eliminación en las finales del Oeste en manos de los Golden State Warriors. En aquella serie, el equipo de Houston se había quedado en ventaja 3-2, pero no pudo contar con el ex-base de los Clippers en los dos partidos finales. Con la posterior llegada de Carmelo Anthony, los nùmeros de Chris Paul decrecieron, el equipo finalizó cuarto y él terminó siendo trasladado a los Houston Rockets a cambio de Russell Westbrook. 

El mencionado traspaso fue, cuanto menos, polémico e inesperado. Incluso ahora puede ponerse en duda después de ver los resultados de ambos equipos en la 2019/20. Si bien Westbrook tuvo números muy buenos junto a La Barba, el equipo terminó nuevamente cuarto y finalmente cayó frente a Los Angeles Lakers por 4-1 este sábado. 

Mike D’Antoni decidió dar un paso al costado, pero la razón aún permanece como incógnita. Puede que haya sido porque no le pudo encontrar la vuelta a cómo rodear a Harden, porque el carácter del mismo impide alcanzar objetivos más altos a nivel colectivo, o porque simplemente busca un cambio de aires tras un ciclo cumplido. De todas maneras, teniendo en cuenta la disponibilidad del puesto en la liga, es esperable que reciba varias ofertas y vuelva a dirigir en la NBA a fin de año (con suerte y esperanza de que empiece entonces). 

También es necesario recordar que algo que contribuye al interés de los equipos es su experiencia en el cargo. Con 69 años, 16 temporadas en el currículum como entrenador, más tres como asistente, probablemente estará en la consideración de equipos contenders (o que apuntan a serlo) que poseen vacantes, como Indiana Pacers, New Orleans Pelicans y Philadelphia 76ers.

D’antoni junto a Harden y Russell Westbrook en Orlando.

De todas formas, los que peor quedan parados son los Houston Rockets. La salida del entrenador era posible, pero las voces de la franquicia indicaron que ese no era el deseo. Primero lo expresó hace una semana el ya mencionado GM Daryl Morey, y luego tanto James Harden como Russell Westbrook tras el quinto partido frente a los Lakers. Sumado a esta noticia, el escándalo en torno a la visita recibida por Danuell House y el conflicto con China tras el tuit de Morey que generó grandes pérdidas económicas, el equipo texano continúa teniendo inconvenientes a niveles administrativos y de imagen. En las últimas horas, el dueño Tilman Fertita había expresado su apoyo a Morey en el puesto, pero ciertamente habrá que estar atentos a la repercusión que pueda tener la migración de D’Antoni.

Más allá de este paréntesis, ya hay nombres dando vueltas como posibles candidatos al puesto. Los más destacados serían Sam Cassell, actual asistente, y Jeff Van Gundy, quien hoy en día está inactivo como entrenador tras haber estado en los Rockets entre 2003 y 2007. En su momento, había sido uno de los candidatos al puesto en 2016, aunque finalmente fue el mencionado D’Antoni quien asumió en aquel entonces.

Despedida

Se cerró un ciclo en los Houston Rockets con la salida del segundo entrenador con mas victorias, tanto en temporada regular como en playoffs – 217 y 51 respectivamente – y compartimos el comunicado de despedida realizado por el propio Mike D’Antoni:

«Para nuestra Comunidad de Houston;
Es tremenda la tristeza y gratitud de mi esposa Laurel y yo tenemos para anunciar que nuestro increíble viaje en Houston ha llegado a su fin por ahora y nos estaremos moviendo a un nuevo capítulo. Nuestro tiempo aquí ha sido nuestra experiencia más memorable de nuestras vidas. Desde queridos amigos que hicimos, el increíble compañerismo con lideres cívicos y oficiales de la ciudad, hasta las maravillosas asociaciones sin fines de lucro y a quienes sirven, Laurel y yo estaremos en deuda con esta comunidad por adoptar a mi familia por siempre.
Más que nada no puedo agradecer lo suficiente a toda la familia Fertitta, Daryl Morey, el equipo y a los Increíbles y dedicados jugadores que tuve el privilegio de dirigir. Los Rockets son una franquicia historia de la NBA con fantásticos aficionados y hemos estado orgullosos de sumarnos a ustedes para ser una parte de los éxitos aquí en Houston.
Desde el fondo de nuestros corazones, gracias por hacernos sentir como verdaderos Houstonianos. Por eso, estaremos siempre verdaderamente agradecidos.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *