Falleció el histórico pívot Bob Lanier

Bob Lanier, miembro del salón de la fama de la NBA desde 1992, falleció a los 73 años luego de enfrentarse a un cáncer de vejiga por varios años. El pívot, seleccionado número uno del draft en 1970 por los Detroit Pistons, jugó 14 años en la NBA y fue 8 veces all-star (incluyendo un All-Star MVP en 1974).

A lo largo de su carrera jugó en el equipo de Detroit (1970-80) y en los Milwaukee Bucks (1980-84), ambas franquicias tienen retirado su mítico número 16.

En su temporada de novato, promedió 15.6 puntos y 8.1 rebotes, lo que lo llevó a integrar el Primer Quinteto de Rookies. Lanier tuvo su mejor paso por la franquicia de los motores, donde en las 8 temporadas siguientes registró más de 21 puntos en cada una de ellas. En sus 10 temporadas en los Pistons, participó siete veces en el Juego de las Estrellas y fue MVP en 1974. En los Bucks, fue uno de los jugadores más queridos de la franquicia y es muy bien recordado, además de por ser un pívot muy completo, por su generosidad y amabilidad.

El comisionado de la NBA, Adam Silver, declaró en un comunicado que era una de las personas mas amables y genuinas con las que estuvo. «Por más de 30 años, Bob fue nuestro embajador global y trabajó como asistente especial del comisionado de David Stern y también mio, viajando por el mundo para enseñar los valores del juego y tener un impacto positivo en los jóvenes de todo el mundo», comentó Silver. El oriundo de Nueva York recibió en 1978 el Premio Mejor Ciudadano J. Walter Kennedy por sus colaboraciones con la liga.

Sin dudas, una gran pérdida para la NBA y los amantes del baloncesto, la cara visible de los Pistons previo a los famosos Bad Boys y uno de los jugadores más queridos y entrañables por su compromiso con las labores sociales. Su tan reconocido dorsal número 16 quedará para siempre en lo alto de los estadios de Detroit y Milwaukee.