El rol de Rondo para (por fin) pasar de ronda

Hola, ¿qué tal? Esta semana, la conversación en el grupo de redacción tuvo dos grandes momentos: el primero, cuando abrieron debate con la pregunta ‘¿por cuánta plata aceptarían una cachetada de Jokic?’. Uno dijo 500 mil dólares; otro, 100 mil pesos. Son elecciones, qué sé yo. Eso sí, antes de que le pongas precio a tus cachetes, mirá lo que son las manos del pivot serbio:

El otro, claro, fue cuando comenzó el runrun de que Gabriel Deck iba a ir a la NBA; más específicamente, a Oklahoma. Primero, con un tuit con suspenso de Carlos Altamirano. Después, con la confirmación de Chema de Lucas. El tuit de Manu Ginóbili fue el éxtasis.

Desde ya que esto fue un tema central en el episodio del podcast que grabamos ayer y que está próximo a estrenarse. Acá podés escuchar los anteriores.

Hoy, no obstante, nos toca hablar de otras cuestiones. ¿Qué le pasa a la banca de San Antonio? ¿Cuál será el rol de Rajon Rondo en Los Angeles Clippers? ¿Es Andre Drummond la pieza que necesita Lakers? Por si te lo perdiste, Enes Kanter tuvo una noche de 30 (!!!) rebotes.


Suscribite gratis acá para recibir todos los lunes en tu casilla de correo electrónico el newsletter de De Faja, un viaje al grupo de WhatsApp de la redacción.


Rondo, el facilitador

Por Manuel Giles

La llegada de Rajon Rondo a Los Angeles Clippers marca sin dudas un antes y un después. El veterano base de 35 años llegó en el cierre del mercado de pases a cambio de Lou Williams, un referente de la franquicia en estos últimos años, y un par de rondas del Draft. Con este traspaso, el equipo dirigido por Ty Lue parece haber encontrado una pieza fundamental en su rotación: una que estaban buscando hace ya bastante tiempo.

El rol que cumple Rondo es único, no sólo en el equipo, sino en toda la NBA. Si bien es verdad que en la plantilla hay buenos pasadores (y el esquema planteado por el entrenador favorece el movimiento de pelota), no hay armadores de juego. Los angelinos sufrieron durante toda la temporada pasada (y una buena parte de la presente) la falta de un jugador que observe el panorama, la cancha como un todo. No sólo alguien que pueda pasar, sino alguien que ordene, que organice, que se sepa mover y sepa mover al resto. Sin dudas Rondo cumple con creces esa función, siendo uno de los jugadores destacados de la liga en ese aspecto en los últimos años (sino el que más se destaca).

Rondo contra Phoenix Suns // Fuente: nba.com
Rondo contra Phoenix Suns // Fuente: nba.com

Este rol de facilitador le queda muy bien, sobre todo teniendo a dos armas letales en ofensiva como lo son Paul George y Kawhi Leonard. Ambos promedian 23 y 26 puntos por partido respectivamente, con porcentajes de tiro espectaculares y, como lo mencionamos en una anterior edición de este newsletter, siendo una de las duplas más peligrosas actualmente. Sacarles la presión de tener que gestionar ellos mismos sus propios ataques y esforzarse contra férreas marcas para crear un tiro puede ser una inmensa ayuda y un gran cambio en la dinámica de la ofensiva en general. Este mismo punto remarcaba Paul George hace unos días cuando le consultaron cómo podía ayudar su llegada tanto a él como a Leonard: “Creo que puede ayudarnos a ahorrar energía. Me recuerda a la pareja que formaba con Westbrook. Russ creaba muchas situaciones para mí, y creo que puede ocurrir lo mismo con Rondo. Es un jugador que puede penetrar y crear jugadas, y en muchas ocasiones va a generar situaciones para nosotros”.Este pick & roll entre Rondo y Kawhi frente a Phoenix Suns es un ejemplo perfecto de esto: manejando los tiempos, con el reloj y el resultado a favor, una cortina y pase en cortada con la cabeza levantada. 2+1. De manual.

Como todo, siempre hay una contracara. Y uno de los “perjudicados” por la llegada de Rajon fue Terance Mann, número 14 de los Clippers que atraviesa su segundo año en la NBA. El alero de 24 años atraviesa un gran presente y ya dio muestras de su enorme talento y potencial. Pero con Rondo en cancha, su participación en la rotación se vio fuertemente afectada. En los últimos once juegos el base dijo presente en tres, en los cuales Mann promedió 11.6 minutos en cancha y apenas 3.0 puntos con 1.3 rebotes. La historia en los ocho juegos restantes es diametralmente distinta: registra en 30.1 minutos jugados 14.8 puntos, 3.8 asistencias y 6.8 rebotes, tirando 58.8% en dobles y 50% en triples. Números bestiales, sobre todo para su corta experiencia. La versatilidad y la capacidad atlética del joven Terance le permite atacar el aro y terminar la jugada, o incluso encontrar a un compañero abierto para tirar desde la línea de tres, aspecto en el que los Clippers destacan sobremanera en la actual campaña. Más sobre la temporada de Mann (fuente de información de este párrafo), en esta publicación de stadiumspeak, una cuenta de Instagram muy interesante sobre la NBA.

¿Cómo sobrellevar esta situación? Siempre es difícil desarrollar jugadores jóvenes en un contender, con prioridades y objetivos más centrados en el corto plazo. Lue tiene la tarea de encajar sus piezas de mayor calibre sin descuidar a los jugadores de rotación que están atravesando un gran momento, como el ya mencionado Mann u otros como, por ejemplo, Luke Kennard.

En conclusión, la adquisición de Rondo puede jugar un papel clave en los planes de los Clippers para esta postemporada. El base ofrece experiencia, una visión y capacidad para armar juego élite, además de ser eficiente en el clutch y representando para los otros equipos una amenaza más en el ataque (con porcentajes de tiro más que aceptables). Poco a poco, Rajon Rondo se encaja en un sistema que le puede ofrecer casi tanto (o más aún) de lo que él tiene para ofrecerle al sistema. El objetivo ya está más que claro.

La banca sin energía de San Antonio

Por Martín Fernández

Una de las mayores sorpresas de la primera parte de la temporada 2020/21 fue volver a encontrar a los Spurs en posiciones de playoffs. Luego de haber perdido su racha de 22 años consecutivos clasificando a la postemporada, el equipo texano llegó a estar entre los primeros cinco de la Conferencia Oeste. Sin embargo, en los últimos partidos su rendimiento fue decayendo, contando con un récord de 3-10 en las últimas tres semanas que lo ubicó fuera de la zona verde, en puestos de play-in.

Muchos factores tuvieron incidencia para que se diera esa situación, como el hecho de haber tenido uno de los calendarios más fáciles previos al All Star y uno de los más difíciles luego del mismo, o bien haber tenido el equivalente al Rodeo-Trip postergado por el caso positivo de coronavirus a mediados de febrero. No obstante, el mayor peso que sufrió a nivel deportivo en su desempeño fue la práctica desaparición de su segunda unidad, que había sido parte fundamental de las victorias anteriormente. Esa misma que suplía el flojo rendimiento de los iniciales y brindaba un plus de energía y vitalidad para acomodar el partido.  

A nivel de experiencia, los dos pilares centrales que entran desde el banquillo son Rudy Gay y Patty Mills, dos jugadores con más de diez años en la liga. No obstante, fueron los puntos que más decayeron en este tiempo, teniendo principalmente inconvenientes defensivos que se arrastraron al equipo (malas tomas de decisiones, dificultades físicas poco compensadas en el caso de Mills, entre otros). Tampoco es que todo eso fuera algo nuevo, pero pasó a tener más peso al producirse la caída del rendimiento ofensivo del australiano y la lesión de Lonnie Walker (también con dificultades defensivas, pero joven, enérgico y con buena presencia física). A esto se le podría sumar la intensidad de la propia temporada, cuyo calendario en esta recta final es todavía más acotado para San Antonio por el mencionado positivo en febrero. 

Lo que resta ver ahora es la decisión que tomará Gregg Popovich respecto a ello, algo difícil de prever hoy en día. Por un lado, suele tener gran compromiso y confianza con los jugadores más maduros e integrados en sus planteles, mientras que al mismo tiempo anunció en varias oportunidades que espera. La decisión probablemente no sea drástica, de un día para el otro, pero la victoria contra Dallas para cortar la racha de cinco derrotas consecutivas puede dar indicios del detrimento de la participación de Gay y Mills, principalmente en las ocasiones que los titulares tienen buenos partidos. 

Algo que también entra en juego dentro de toda esta situación es la propia ideología de San Antonio y Pop en torno a sus aspiraciones a ganar el partido, algo muy arraigado y firme en las últimas dos décadas de plena competitividad en la conferencia. Es una situación que choca con la actualidad, y algo lógico que se podría pensar es que, si van a perder, por lo menos sea con los jugadores jóvenes en cancha para que obtengan rodaje y experiencia lentamente. Una postura cada vez más fuerte no sólo teniendo en cuenta la mala racha que hubo en el último tiempo, sino también que cada vez está más cerca el fin del contrato de ambos con la franquicia. Tanto Gay como Mills (al igual que DeMar DeRozan) serán agentes libres en la offseason, y los distintos medios partidarios ubican al alero más afuera que adentro. 

Otro punto que sigue fallando en el equipo es la ausencia de un segundo pivot que pueda completar la rotación para que el equipo pueda apuntar a clasificarse a playoffs. Con la salida del desmotivado LaMarcus Aldridge, el suplente hoy en día es Drew Eubanks, que no cuenta con un nivel para un equipo con esas aspiraciones, y algunos minutos tanto Gay como Keldon Johnson ocupan la posición bajo el aro. La llegada de Gorgui Dieng puede llegar a ser positiva para el equipo en ese sentido, pero las lesiones en los últimos días dificultaron su progresiva incorporación al sistema.

Los Spurs tienen un camino difícil por delante todavía; además de enfrentar a Brooklyn, Milwaukee y Philadelphia, también tienen que verse las caras dos o más veces con Miami, Portland, Utah y Phoenix. Rivales muy duros, 20 partidos en menos de un mes y aspiraciones que pueden ser autodestructivas. Así como sus enfrentamientos, difícil saber si Pop cumplirá con sus palabras de tener una mentalidad como en la burbuja luego de unas derrotas y le dará más minutos a los que esperan sentados por más oportunidades (Luka Samanic, Devin Vassell), o los veteranos seguirán en la disputa para aferrarse a la pelea por un puesto de play-in y enfrentar al líder de la conferencia en la primera ronda.

La antológica noche reboteadora de Enes Kanter

Por Iván Fradkin

Cuando una epidemia de lesiones atacó al roster de Portland Trail Blazers, las dudas se posaron sobre las chances del equipo de Terry Stotts de alcanzar los playoffs. Ante la baja de CJ McCollum, que había arrancado la temporada a nivel All Star, Damian Lillard tomó la posta con un rendimiento digno de MVP, para encauzar la causa del estado de Oregon, sacando un margen al bloque de conjuntos en la franja de play-in. Cuando Jusuf Nurkic se volvió a romper, Enes Kanter fue el que lo reemplazó en el equipo titular.

Quizás el turco -enfrentado peligrosamente con el gobierno de Recep Tayyip Erdogan- nacido en Suiza hace 28 años no sueñe con ganar el premio al Jugador Más Valioso del año, pero no podemos obviar su rendimiento con la casaca de la Rip City. Esta temporada promedia 12.1 puntos y 11.9 rebotes en 26.6 minutos (54pj), pero sus guarismos suben a 12.7p/12.8r en 28.9’ desde la lesión del bosnio, o incluso un poco más contabilizando solo sus 34 titularidades.

Así de contento quedó Kanter tras su noche de antología – Abbie Parr/Getty Images

Pese a no ser tan alto (208 centímetros), Kanter siempre destacó por su facilidad para capturar rebotes y para anotar. Sus promedios de carrera por 36 minutos -nunca jugó media hora por juego en una temporada- lo afirman: 18.9 tantos y 12.9 tableros. Sin embargo, su defensa endeble lo condenó en muchas ocasiones a ser un jugador de rol desde el banquillo. El nunca haber estado cerca del tapón o del robo por noche es solo la punta del iceberg que significa una defensa que no muestra mejoras.

Utah Jazz, que lo seleccionó con el tercer pick del Draft de 2011 (por encima de Kemba Walker, Klay Thompson, Kawhi Leonard, Nikola Vucevic, Jimmy Butler e Isaiah Thomas, por orden de aparición), apenas confió en Enes como titular durante el año de su traspaso a OKC. En el Thunder, casi siempre fue suplente de Steven Adams. En unos Knicks sin aspiraciones, y con un suculento contrato que le había dado Oklahoma, pudo jugar más, pero no prosperó. Portland, Boston y nuevamente Portland, donde tiene una gran relación con el senador demócrata Ron Wyden.

No obstante, después de tanta cháchara, vale posarnos sobre la noche histórica de Kanter. Ante la baja de Jusuf Nurkic por ‘manejo de lesiones’, algo normal cuando un jugador vuelve de un grave menoscabo y más aún cuando se enfrenta a un back-to-back, el turco fue titular en el Moda Center ante Detroit Pistons, el tercer peor equipo de la liga. El equipo de Dwane Casey contó con Mason Plumlee y el rookie Isaiah Stewart, pero poco pudieron hacer ante la sublime performance del ex Stoneridge Preparatory School (Simi Valley, California).

En 37 minutos y 4 segundos, Enes Kanter anotó 24 puntos (9/16tc, 6/8tl), bajó 30 rebotes (12 ofensivos), repartió 2 asistencias, robó 1 balón y bloqueó 2 tiros. Sumado a los rendimientos de Lillard y McCollum, que anotaron 27 y 26 puntos, respectivamente, los Trail Blazers se quedaron con el triunfo en casa por 118 a 103 ante los Pistons de un inspirado Josh Jackson. Está claro que los 30 recobres del turco no pasaron desapercibidos por los fanáticos de los datitos…

En primera instancia, Kanter rompió el récord de franquicia de rebotes para Portland, superando los 27 que bajó Sidney Wicks en 1975. El profesional desde 2008 también se hizo con la plusmarca de rebotes ofensivos (12) de los Trail Blazers y completó el cuarto partido de 30 tableros en los últimos veinticinco años (en la temporada 2001/02 se añadió la regla que impide permanecer más de tres segundos en la pintura). Kevin Love (31p/31r en 2010), Andrew Bynum (16/30 en 2012) y Dwight Howard (32/30 en 2018) son los otros en lograrlo desde noviembre de 1996, por lo que el de Enes también es el tercer juego de 20 puntos y 30 rebotes en este siglo (Love y Howard).

Tablas de Pro Basketball Stathead, el newsletter diario de Basketball Reference

Al día siguiente, recibiendo a Miami Heat en la Rip City, Kanter volvió a salir desde el banquillo y firmó una planilla más terrenal, con 10 puntos y 8 rebotes en menos de 20 minutos. Acumula 29 dobles dobles en la temporada, seis partidos de 20+ puntos y cuatro cotejos con +20 rebotes (en 34 ocasiones alcanzó los dobles dígitos de tableros). La importancia de Kanter seguirá reducida a un rol específico en la estructura de los Trail Blazers, pero con noches antológicas como la del sábado muestra su capacidad para anotar y, especialmente, rebotear.

Cerramos con un dato de color: 11 de los 12 máximos reboteadores de la temporada son extranjeros. Clint Capela (14.1), Rudy Gobert (13.4), Andre Drummond (12.9), Jonas Valanciunas (12.7), Enes Kanter (11.9), Domantas Sabonis (11.5), Nikola Vucevic (11.4), Giannis Antetokounmpo (11.4), Karl-Anthony Towns (11.1), Joel Embiid (11.1), Nikola Jokic (10.9) y Deandre Ayton (10.8) conforman el top12 por juego (no totales, sin tener en cuenta partidos jugados). Con Drummond como único nativo estadounidense -tiene menos partidos que la mayoría-, nuestro hombre se posiciona cuarto o quinto, según el ranking. ¡Salud, Enes!

Ni así… Isaiah Stewart apenas le pudo sacar 2 rebotes en 20 minutos – Foto vía Trail Blazers
¿Es Drummond la pieza que necesitaban los Lakers?

Por Manuel Giles

Casi como respuesta automática a las llegadas de Blake Griffin y LaMarcus Aldridge a Brooklyn Nets, Los Angeles Lakers anunciaba el fichaje de uno de los agentes libres más codiciados: Andre Drummond. El pívot de 27 años ya había arreglado con Cleveland Cavaliers su salida, luego de promediar 17.5 puntos, 13.5 rebotes y 1.2 tapones por juego en el curso de esta temporada. Con una franquicia en pleno proceso de reconstrucción, Drummond buscó un nuevo horizonte en el cual pelear por la posibilidad de un anillo. Así, el pasado 28 de marzo, se presentó como nuevo refuerzo de la franquicia angelina.

El panorama al llegar fue muy favorable para el jugador: los Lakers sufrían la ausencia de Anthony Davis, quien sufrió una lesión en su tendón de Aquiles, a la que unas semanas después se sumaba la de su otra superestrella, LeBron James, apartado por un dolor en su tobillo derecho. En este contexto, los dirigidos por Frank Vogel carecían de un arma ofensiva determinante. El peso en el ataque recaía en Dennis Schröder como armador y en Montrezl Harrell peleando en la pintura. A pesar de su capacidad atlética, Trezz pierde en tamaño contra otros pívots de la liga. En este panorama, al que se sumaba el mal momento de Marc Gasol, la llegada de Drummond caía como anillo al dedo.

¿Qué puede aportar el pívot en el esquema de los Lakers? Sin dudas, lo primero que sale a colación es su aporte en los rebotes y su presencia en la pintura. Drummond es el máximo reboteador de la NBA desde 2011, y fue líder en este rubro en cuatro temporadas (incluyendo las últimas tres). A esto se añade su a veces infravalorada defensa, no sólo consiguiendo tapones sino también robando la pelota. En esta campaña promedia 1.5 robos y 1.1 bloqueos por partido, números más que buenos para su posición. Si logra mantener estos registros hasta los playoffs, su presencia será más que crucial en la rotación. 

En ataque, su tarea actualmente es suplir el impacto que genera no tener ni a LeBron ni a Anthony Davis en cancha, algo para nada fácil de lograr. Aún así, en las pocas presentaciones que tuvo vestido de oro y púrpura se mostró como una posibilidad más en la ofensiva, atacando el aro y generando espacios para los perimetrales. Incluso la llegada de un buen tirador de tres como lo es Ben McLemore (quien contra Brooklyn Nets terminó con 17 tantos y 5-10 en triples) puede ser un condimento a favor de esta última vía. Para cuando regresen las superestrellas de sus respectivas lesiones, Drummond verá reducida considerablemente su cantidad de minutos en cancha, pero será un arma de gran calibre para la segunda unidad e, incluso, puede llegar a funcionar como tercera rueda en un ataque comandado por LBJ y AD.

¿Será suficiente la llegada de Andre Drummond para suplir las duras ausencias que sufrieron los Lakers estas semanas? ¿Es la pieza que faltaba en el esquema para pelear por el back-to-back? Sólo el tiempo lo puede decir. Lo único claro hasta ahora es que el conjunto angelino cuenta con los servicios de un pívot versátil y con mucha presencia en la pintura, ideal para reforzar un aspecto (los rebotes) en el que el equipo ya destaca en la NBA hoy por hoy. Dentro de unos meses, con el diario del lunes, se podrán analizar los resultados de esta apuesta de Los Angeles Lakers.


Overtime
  1. Gabriel Deck desembarca en Oklahoma City Thunder
  2. DeMarcus Cousins firmó un contrato de 10 días con los Clippers
  3. Dos extraordinarias adquisiciones y una lesión
  4. Patrick Beverly sufrió una fractura en su mano izquierda
  5. Josh Hart se desgarró un ligamento de su pulgar derecho y podría perderse el resto de la temporada
  6. ¿Cuál es el mejor quinteto de Minnesota Timberwolves?
  7. Zach LaVine o el loco lindo sin carácter divino
  8. Minnesota Timberwolves está próximo a cambiar de propietario

Así están las cosas
https://pbs.twimg.com/media/Eyv49GVW8AE51tH?format=jpg&name=900x900

Karl Marx decía que la historia se repite dos veces: la primera como tragedia, la segunda como farsa. Esta vez, fueron sólo tragedias: en Minnesota, un policía volvió a asesinar a un afro-estadounidense. La NBA suspendió el partido entre Timberwolves y Nets de esta noche.

No dejes de visitar nuestra web ni de seguirnos en Twitter.

Abrazo y que tengas una buena semana.

*Crédito foto de portada: NBA.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *