El recambio histórico iraní

“Identificamos alrededor de 600 talentos en todo el país en sólo una categoría y podrían ser dos mil a futuro”, asegura Ramin Tabatabaei, presidente de la Federación de Básquetbol de la República Islámica de Irán, sentado sobre un sillón marrón que aparenta estar forrado en terciopelo. “La cancelación del Campeonato Asiático sub16 por la pandemia fue un gran golpe. Era una oportunidad dorada para construir un equipo con la próxima generación”, apunta.

Como España, pero con nombres menos rutilantes, Irán atraviesa también un recambio. Los jugadores con más pergaminos le sacan 18 años de ventaja al más joven, el hábil base de 1,87 metros Mohammadsina Vahedi.

En el otro extremo, la hipérbole, no sólo de la experiencia, sino también de la trascendencia histórica, el alero Samad Nikkhah Bahrami suma 38 años en sus hombros, quince con la casaca del seleccionado. Hamed Haddadi carga con 36 vueltas alrededor Sol además de sus dos metros y 18 centímetros.

“No son fáciles de reemplazar, pero hay basquetbolistas talentosos que pueden hacerlo con el tiempo y debemos perfeccionarlos en estas categorías”, añade Tabatabaei con los ojos puestos en los años venideros.

“Recuerdo cuando apenas me convertí en jugador internacional que era un sueño clasificar a un Mundial”, recapitulaba Nikkhah Bahrami en la previa de China 2019. Mencionó entonces que había expectativas por avanzar a la segunda ronda.

No pudo ser. Muy dignamente, los dirigidos por Mehran Shahintab cayeron ante los ibéricos, posteriormente campeones, y Puerto Rico. En la serie de perdedores, ganaron sus únicos dos juegos que lo posicionaron como mejor asiático del torneo y, así, clasificaron a Tokio 2020.

“Esto enseña lo que nuestra generación hizo por el básquet iraní y cómo un grupo de jugadores puede cambiar el sueño de una nación”, continuó el alero.

En la capital nipona, el combinado de medio oriente disputará su tercer Juego Olímpico, el segundo para esta camada. Antes, clasificó a Londres 1948 y a Beijing 2008.

Esta vez -y como siempre hasta hoy-, parten de atrás: debutarán contra República Checa, clasificado por el preolímpico de Belgrado, y seguirán contra el siempre favorito Estados Unidos y Francia, tercero en el último Mundial. De avanzar, será entonces una historia de caballos negros.

*Crédito foto de portada: FIBA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *