El oeste siempre tuvo dueño: Golden State regresa a las finales

Sorpresivamente para muchos, la Final de Conferencia del Oeste terminó sin mucho revuelo. Golden State Warriors fue claramente superior a Dallas Mavericks, ganaron 4-1 la eliminatoria y volvieron a las finales luego de dos temporadas sin jugar Playoffs. Analicemos que pasó.

Dallas Mavericks

Debemos remarcar la pésima efectividad que mostraron en algunos juegos de la serie. En el primer cruce lanzaron para un 23% desde el triple y en el tercero para un 29%, a pesar de que muchísimos lanzamientos eran abiertos o semi-abiertos. Este dato resalta particularmente en el primer partido: 44 de los 48 triples intentados fueron con los tiradores solos, según Statmuse.

Por otro lado, Luka Doncic no jugó su mejor serie. Tuvo buenas noches, sí, pero fue irregular, por lo que sus 32 puntos de promedio debemos tomarlos con pinzas. En el primero terminó solo con 20 tantos (33% en TC), en el tercero hizo 30 pero con un 38%, y en el quinto, salvo un tercer cuarto abismal, no jugó bien. Esto es puro mérito de la defensa de Warriors y del trabajo individual de Andrew Wiggins.

Golden State Warriors

A pesar de que Stephen Curry se llevó el Finals MVP del Oeste, conocido como el Magic Johnson Trophy, difícilmente podamos mencionar una figura individual. Golden State Warriors, a diferencia de las posesiones Luka-céntricas que mostró Dallas por momentos, funcionó perfectamente en su conjunto, y la figura de cada noche fue diferente.

Por si te lo perdiste, en este momento Shaun Livingston le da a Curry su primer Finals MVP – Video sacado de UCU Web

Arranquemos por el MVP. El Chef terminó con 23.8 puntos y 7.4 asistencias, liderando a los suyos en estos apartados. A su vez estuvo muy bien en el rebote (6.6) y acertado en el tiro. Sin embargo, los números no reflejan la gran serie que jugó el n30 de la franquicia de San Francisco.

Lo siguiente a destacar es Andrew Wiggins y la defensa general planteada por Steve Kerr. El ex-Minnesota fue el principal encargado de Doncic en toda la serie y además mostró un buen nivel ofensivo (18.6 pts), por lo que incluso en un momento nos preguntamos si el no merecía el MVP por sobre Stephen Curry.

Pero en el costado defensivo no estuvo solo. Kerr planteó un bloque muy pendiente a Doncic* (y en menor medida a Dinwiddie y Brunson), que le salió excelente. Cuando el esloveno penetraba, los Warriors se cerraban obligándolo a descargar o generándole tiros muy complicados. En este apartado también hay que destacar a Klay Thompson, quien cuando le tocó marcó muy bien a Doncic, y a Kevon Looney.

*Este es el principal motivo de lo mencionado en Dallas: la cantidad de triples abiertos que quedaron.

Por la parte de Looney, hay que reconocerle que aprovechó muy bien la poca presencia interior que tiene Dallas y dominó bastante en el rebote (10.8rbt), teniendo partidos de hasta 18 tableros como sucedió en el quinto. Sin embargo, lo más destacable es su trabajo defensivo ante los perimetrales cuando hubo cambios de marcas.

Por último -y para que esto no sea muy largo- hay que hablar de Thompson. En el último cruce anotó 32 tantos y se llevó todos los focos, pero durante toda la serie aprovechó muy bien los espacios y el movimiento de balón de las ofensivas de Golden State, algo que también debemos resaltar en Jordan Poole y el mismo Draymond Green, quienes tuvieron noches con buen goleo.

*Foto principal sacada del Twitter de Golden State Warriors

Juma Honeker

Periodista deportivo. Jugaba al básquet y algunos dicen que me retiré por malo, pero prefiero decir que me lesioné la rodilla. Ahora solo escribo. Twitter: @JumaHoneker / Instagram: @Jumaahoneker2