El Michael Jordan japonés

Revolucionar un deporte en tu país de origen y que la gente se interese y te tenga de pilar principal es para pocas personas. Y una de estas es Yuta Tabuse, el primer nipón en debutar en la NBA que causó estragos y revivió el basket en su país, Japón y esta es su historia de vida.

Nacido en Yokohama, tierra de sismos frecuentes, Yuta Tabuse iba a ser el ídolo menos esperado. En su infancia tenía que elegir que deporte practicar: el fútbol nipón liderado por Nakata no era de su interés ni tampoco el béisbol, los dos deportes más importantes en Japón. Así arrancó la secundaria técnica de Noshiro participando en el equipo de basket. 

La ciudad natal de Yuta en el mapa. Limitando con el océano pacífico, esta ciudad sufrió desastres naturales (sismos) o artificiales (bomba atómica en la segunda guerra mundial).

Y despertó el gigante dormido. Jugando de base, moviendo los hilos del equipo, hizo que este gane durante tres años seguidos el campeonato nacional. Si, nacional y todas esas veces invicto. Nadie le podía ganar a Yuta y sus compañeros. Este ya se hacía famoso en Japón y más con la revolución de Jordan en USA, era apodado el Michael Jordan nipón. 

Yuta jugando en su anteúltimo año de highschool en 1997 (Foto por The Asahi Shimbun para Getty Images).

Yuta terminaba la secundaria y recibía la oportunidad de armar las maletas, viajar al sudeste y llegar a Hawaii para estudiar en la Universidad de Brigham Young. Mientras aprendía inglés tenía que ver sentado los partidos del equipo ya que no podía jugar por reglas de elegibilidad de jugadores. Pero su año senior (el último antes de graduarse) pudo hacerlo promediando 8 puntos pero liderando a la conferencia Pac-West con 6.6 asistencias. Habia olor a promesa. 

Los años siendo pro y su debut en la NBA

Luego de la graduación en Hawaii decidió volver a su país natal para jugar en los Toyota Alvark, equipo de la ciudad capitalina de Japón, Tokio. Aquella temporada, su primera, ganó el rookie del año de la liga nacional. Ya condecorado comenzaban a surgir los rumores y ofertas para jugar la Summer League de la NBA, y quién sabe, obtener un lugar en la mejor liga del mundo.

Yuta aceptó la oferta de Dallas Mavericks y jugó la Summer League con ellos. Promedió unos 5 puntos y una pobre asistencia para lo que venía siendo él. El base de 1.75m de altura luego de jugar la liga de verano fue invitado al campo de entrenamiento de Denver Nuggets pero lamentablemente fue cortado pocos días antes del inicio de la temporada 2003-04.

SIn rumbo pero con mucho talento, derivó en la liga de desarrollo de la NBA (ex D-League y ex American Basketball Association) donde jugó con los Long Beach Jam. Acá saldría campeón de la liga con promedios interesantes por juego: 5.3 puntos y liderando la liga con 6.3 asistencias. Este base japonés ya generaba revuelo tanto en Japón como en USA y su techo era la NBA.

Y así fue, previo a la temporada 2004-05, fue invitado al campo de entrenamiento de los Phoenix Suns. No solo que no fue cortado sino que integró el equipo titular del primer partido de la franquicia de Arizona en la temporada contra Hawks. 

El 3 de noviembre de 2004 debutaba por primera vez en la historia un jugador japonés en la NBA. Y marcaba historia, generando revuelo en su país y por ende alentar a que jueguen al olvidado basket. Lamentablemente fue cortado por Suns en diciembre del mismo año jugando asi un total de 4 partidos NBA y promediando 1.8 puntos y menos de una asistencia por partido. Claro que en esos cuatro jugó unos pocos cuatro minutos por juego. 

Yuta con la de Phoenix, sueño cumplido aunque solamente hayan sido cuatro partidos.

En un sin rumbo, Yuta veía que la temporada 2005-06 estaba por arrancar y nadie en la NBA lo quería. Pero llegó una oferta de los Clippers la cual aceptó. Pero lamentablemente fue cortado otra vez antes de arrancar la temporada. 

¿Fin del sueño NBA? y bienvenida a la liga de desarrollo

Drafteado por los Albuquerque ThunderBirds la misma temporada que fue cortado por Clippers, Yuta veía una nueva oportunidad. En la D-League marcó 6.5 puntos por partido y además 4 asistencias. Nada mal para un jugador de 1.75 y con pocos minutos. Pero fue cortado antes de terminar la temporada y el mundo otra vez se venía abajo.

¿Desesperado? por jugar en la NBA, Yuta rechazó jugar el mundial de basket de 2007, dejando de lado la selección nacional, para jugar la Summer League de la NBA con Mavericks. Pero no tuvo esa chance de volver a jugar un partido de temporada regular y en cambio fue drafteado por otro equipo de la liga de desarrollo, los Backersfield Jam los cuales lo cortarían meses después de jugar pocos minutos.

Iniciando el 2008, Yuta firmó con otro equipo de la liga de desarrollo, los Anaheim Arsenal con los cuales podría desplegar un poco mas de su juego en 39 partidos con 4 puntos de promedio pero tampoco alcanzaría y sería cortado. 

La última bala fue jugar la Pro Summer League para, los de aquel entonces, los New Jersey Nets pero tampoco se le dio y pegó el giro que tenía que hacer.

Yuta con la de Nets durante la Pro Summer League de 2008 (Foto de Fernando Medina/NBAE via Getty Images).

El retorno a Japón

Luego de su paso sin pena ni gloria por Estados Unidos, aunque muy histórico para Japón, volvió a su país natal y firmó con los Link Tochigi Brex en agosto de 2008. Volvió y tardó una temporada para que el equipo se consagre campeón de la Japan Basketball League y él como MVP de las Finales, promediando 12 puntos y 4 asistencias, nada mal.

Pero en 2009 también vería la oportunidad de volver a jugar en la NBA. Mientras era convocado para jugar la copa de Asia de la FIBA para Japón, surgió el rumor de que Yuta iría a jugar la Summer League para, otra vez, Dallas. Pero no ocurrió y Tabuse otra vez se quedaba con las ganas.

Yuta Tabuse a día de hoy sigue jugando con los Link Tochigi Brex en la liga japonesa de basket, en la cual volvería a consagrarse campeón en 2017. Hoy tiene 39 años, y todo un legado en la nación nipona.

Yuta con la de Brex enfrentando al primer equipo que le dio lugar en la liga japonesa, los Toyota Alvark.

Conclusiones

Está claro el impacto de Yuta en el basket japonés. De pasar desapercibido en el mapa, lo posiciona actualmente con dos jugadores en la NBA promesas (Hachimura y Watanabe) y una selección nacional que de la mano de estos jóvenes y prospectos de la liga nipona logran llevar a Japón cada vez más alto. 

Yuta logró dejar la bandera japonesa bien alto y que los chicos nipones vean al basket como un deporte igual de divertido o más que el fútbol o el béisbol. Y que siempre hay posibilidades de ser alguien. Porque Yuta con un metro setenta y cinco de altura, talento y esfuerzo llegó a lo más alto que se puede aspirar como jugador profesional, a la NBA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *