El día que Miami le cargó Diesel a la máquina para ganar el anillo.

El 14 de julio de 1789 comenzó la Revolución que dio inicio a la Edad Contemporánea. Miles de franceses salieron a la calle a gritar por Libertad, Fraternidad e Igualdad. Hace sólo 16 años, se produjo otra “revolución”: el desembarco de Shaq a Miami Heat.

Más allá de la exagerada comparación, eso fue lo que se sintió en las calles de Miami cuando se hizo oficial el traspaso que llevaría de costa a costa a Shaquille O´Neal, el jugador más dominante de ese tiempo y, talvez, de la historia.

Comienza la cultura ganadora de los Miami Heat.

Miami ya había comenzado el proceso de la mejor manera el año anterior, tras elegir a Dwyane Wade en la quinta posición del Draft del 2003. Este joven lideró al equipo a los play-offs, donde en primera ronda, superaron en 7 juegos a los New Orleans Hornets. Tras ser eliminados en semifinales de conferencia luego de 6 juegos frente a los Indiana Pacers, se empezaba a creer que el veloz escolta podría hacer grandes cosas, pero se encontraba poco acompañado.

¿Por qué Shaq se fue de los Lakers?

Para la temporada 2003-04, los Lakers querían volver a lo más alto tras que los Spurs le negasen su cuarto anillo consecutivo. Para esto, contrataron a los históricos pero todavía efectivos, Gary Payton y Karl Malone. Sin embargo, este súper equipo no obtuvo el campeonato, ya que perdió las finales en 5 juegos frente a los duros Detroit Pistons de Billups, Hamilton y los Wallace.

Kobe Bryant, Karl Malone, Shaquile O´Neal y Gary Payton: el Big-4 que no pudo ganar el anillo en el 2004.

Esta derrota es muy fácil de explicar. Se sabe que el vestuario era un auténtico escándalo donde reinaban las luchas de egos. Kobe Bryant ya era una de las máximas superestrellas de la liga, y no le molestaba decir a los medios las diferencias que tenía con O´Neal.

Luego de este fracaso todo estalló. Kobe era agente libre y a Shaq aún le quedaba un año en su contrato. En este contexto, el General Manager Mitch Kupchak, decidió que Phil Jackson (coach con el cual Shaquille ganó sus tres anillos) no continuara y declaró que consideraría traspasar a “Diesel”, debido a su desmejoría física, dudosa ética de trabajo y avanzada edad.

Shaq pidió el traspaso y Mark Cuban, dueño de los Mavericks, intentó a toda costa hacerse con los servicios del pívot. Sin embargo, desde California pedían a Dirk Nowitzki, por lo cual las negociaciones no avanzaron. Finalmente, (y como Shaq contó hace poco tiempo) pidió que lo movieran a Miami Heat, ya que allí se encontraba el joven Wade, con el cual quería jugar.

El 14 de julio de 2004, Miami envió a Lakers a Lamar Odom, Brian Grant, Caron Butler y su primera ronda del 2006 (acabó siendo Jordan Farmar), a cambio de Shaquille O´Neal. Posteriormente y tras coquetear con los Clippers, Kobe Bryant renovó por 7 años y 136 millones de dólares. El resto es historia.

Se habló de la llegada de Dirk a Los Ángeles, pero terminaron llegando Lamar Odom, campeón en 2009 y 2010, Caron Butler, quien luego brilló en Washington y Brian Grant, quien se retiraría al año siguiente en los Phoenix Suns.
La revolución comenzaba y parecía llevar a éxitos (2004-05).

Tras doce temporadas en la liga con innumerables distinciones: 3 anillos, 3 MVP de las finales, MVP en la 1999-00 a un voto de ser unánime, Rookie del año en 1993 y 11 participaciones en el juego de las estrellas (no hizo pleno porque en 1999 no hubo), Shaq por primera vez no ocupó el lugar de estrella principal de un equipo, si no que ejerció el rol de mentor para Dwyane Wade, aunque sus estadísticas e impacto no bajaron.

En su primera campaña en Miami, promedió 34 minutos, 23 puntos, 10.5 rebotes y 2.3 tapones en 73 encuentros. Estas estadísticas ayudaron a que el equipo dirigido por Stan Van Gundy finalizara con 59 victorias y 23 derrotas. La postemporada se terminó en las finales de la Conferencia Este donde, tras barrer a los Nets y a los Wizards, perdieron en 7 juegos frente a los últimos campeones y anteriores verdugos de Shaq, los Detroit Pistons.

El anillo llegó en y con un “Flash” (2005-06)

Al arribar, O´Neal prometió a los fanáticos de los Heat que les iba a conseguir un anillo. No lo lograron en su primer año, pero en el siguiente, cumplió con su promesa.

Para el comienzo de esta temporada, Shaq firmó una extensión de 5 años y 100 millones, pero al segundo partido de la campaña se lesionó el tobillo y se perdió 18 partidos. Debido a su ausencia, el equipo tuvo un inicio muy irregular. Frente a esta contingencia inesperada, el histórico entrenador y manager Pat Riley, reemplazó a Van Gundy en el puesto de coach.

Ya recuperado, el flamante entrenador le redujo los minutos al pívot para que este pueda llegar sano a los play-offs. Sin embargo a Shaq parecía no importarle la decisión y declaró: “No me importan las estadísticas. Me preocupo por ganar, no por las estadísticas. Si anoto 0 puntos y ganamos, estoy contento. Si anoto 50 o 60 puntos, bato récords, y perdemos, me cabreo”.

Los Heat finalizaron segundos en la conferencia tras obtener 52 victorias y 30 derrotas y en la postemporada no tendrían muchas complicaciones. 4-2 vs Bulls, 4-1 vs Nets y por fin Shaquille se pudo vengar de los Pistons, derrotándolos por 4-2 en las finales del este.

En la gran final se encontraron con los Dallas Mavericks de Nowitzki, quienes sembraron miedo e incertidumbre tras ganar los dos primeros partidos en Texas. No obstante, liderados por Wade y Shaq, el equipo se recompuso y ganó los siguientes cuatro partidos, consiguiendo así el ansiado anillo.

El MVP de las Finales fue Wade, que promedió unos bestiales 35 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias, pero Shaq fue muy importante. Aportó 14 puntos y 10 rebotes y cumplió a la perfección su rol en el equipo: el experimentado que ayudaría al joven a triunfar.

Shaq logró su cuarto anillo de la NBA en el 2006.
Fin de Shaq in Black (2006-07/2007-08)

Tras conseguir el anillo, O´Neal tendría una temporada de solo 40 partidos debido a una lesión en la rodilla. Al volver, la mala suerte seguía en Miami ya que Wade sufrió una lesión en el hombro que lo dejó fuera de la temporada. Aun así, Shaq logró llevar al equipo a la postemporada, pero los Bulls los derrotarían por 4-0 en la primera ronda.

Ya en la 2007-08, los promedios de O’Neal comenzaron a descender considerablemente en todos los rubros​ y las lesiones seguían molestándolo. Debido a esto, puso fin a su racha de 14 selecciones consecutivas en el All-Star Game.

El 6 de febrero de 2008 fue traspasado a Phoenix Suns por Shawn Marion y Marcus Banks.

Legado Shaq en Miami

A pesar de su corto tiempo en la franquicia de Florida, el haber sido importante en el primer título del equipo lo ubica entre los grandes jugadores históricos de Miami. Por esta razón, el 22 de diciembre de 2016 y tras su inclusión en el Salón de la Fama, los Heat retiraron su dorsal número 32.

El número 32 de Shaq está en lo alto del AmericanAirlines Arena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *