¿Debe Pelicans seguir apostando por Zion Williamson?

El último partido disputado por Zion Williamson fue el 4 de mayo del 2021. En dicha temporada fue All-Star y se impuso con unos números completamente bestiales: 27 puntos, 7.2 rebotes y 3.7 asistencias en 61 partidos. Sin embargo, durante la offseason sufrió una fractura en el quinto metatarsiano de su pie derecho, por lo que este nuevo curso no pudo debutar. Recordemos que en su año rookie también tuvo problemas físicos y solo disputó 24 encuentros, lo que da un total de 85 en toda su carrera.

Recientemente se vio un video del jugador volcándola bastante sobrado, a pesar de que hace unos meses superaba los 130 kilos, por lo que se generan expectativas sobre su regreso y se abre un abanico de posibilidades en cuanto al futuro del ex Duke: ¿Apostará New Orleans Pelicans por Zion Williamson? ¿O será momento de separar caminos? Analicemos la situación.

Competir con Zion como estrella

A decir verdad, esta es la mejor opción para los Pelicans actualmente. Podemos decir que se equivocaron al draftearlo por sobre Morant, pero las lesiones o los problemas de salud son cosas difíciles de predecir, así que tomar como un error su elección en el Draft no sería correcto. Además, como mencionamos, apenas en su segunda temporada fue All-Star y tuvo unos números altísimos.

Zion llegó a pesar 136 kilos durante este año

También está el tema de que New Orleans no es un mercado grande, y muy difícilmente llegue algún otro jugador capaz de liderar al equipo a un anillo, a menos que venga del Draft o sea un traspaso. Por eso, la principal alternativa que debería barajar la franquicia es aprovechar los años de Williamson con contrato rookie y buscar competir con el equipo que tienen actualmente.

A su vez, hay que tener en cuenta que el equipo no es poca cosa. Son novenos del oeste y podrían entrar a Playoffs, y el quinteto titular tiene un potencial interesante. Con CJ McCollum poseen uno de los mejores escoltas ofensivos de los últimos años, a un alero que fue All-Star recientemente en Brandon Ingram, a una maquina de hacer dobles-dobles como lo es Valanciunas y a Devonte’ Graham, que puede aportar a pesar de su irregularidad.

Y si al quinteto lo completamos con Zion Williamson, no es descabellado decir que los Pelicans podrían escalar a los puestos más altos del oeste. Sin embargo, esto sería si tenemos en cuenta al Zion de la temporada 2020-21, así que el futuro de la franquicia está completamente en las manos del ala-pívot.

Probar un traspaso

Acá entran muchas más cosas en juego. Seguramente no falten las llamadas preguntando por el jugador si la franquicia decide un traspaso, o si es que Williamson dice que no quiere jugar más en NOLA al mejor estilo Ben Simmons. No obstante, las pretensiones que puedan tener los Pelicans para concretar un traspaso pueden ser muy altas, y no es seguro que muchos equipos quieran apostar alto por un jugador cuyos antecedentes físicos son desalentadores.

También destaquemos que a su contrato rookie le queda un año por 13 millones, así que un traspaso es la peor alternativa de momento, pero no debemos descartar un sign & trade cuando llegue el día de su renovación. Todo dependerá -muy posiblemente- de la próxima temporada.

Juma Honeker

Periodista deportivo. Jugaba al básquet y algunos dicen que me retiré por malo, pero prefiero decir que me lesioné la rodilla. Ahora solo escribo. Twitter: @JumaHoneker / Instagram: @Jumaahoneker2