Cuatro años después, Boston Celtics voltea al campeón y regresa a las Finales de Conferencia

En una de las mejores series que los Playoffs de la NBA 2022 nos han ofrecido, los Celtics se hicieron grandes en el séptimo juego para derrotar a los campeones defensores, liderados por Giannis Antetokounmpo pero sintiendo la falta de Khris Middleton en tramos decisivos del duelo. De esta manera, Boston alcanza su Final de Conferencia número 7 en las últimas 15 temporadas, esta vez de la mano del núcleo encabezado por Jayson Tatum y escoltado por Jaylen Brown y Marcus Smart.

Resumen y claves de una serie para el infarto

Ambos equipos llegaron a la segunda ronda de maneras distintas, pero con algunas certezas que sobresalen. Los Celtics, por su lado, arrasaron a Brooklyn Nets de la mano de uno de los mejores desempeños defensivos colectivos en una serie de Playoffs en muchísimo tiempo. A su vez, los Bucks vencieron a Chicago Bulls en 5 partidos y fueron capaces de cerrar la serie sin la presencia de Middleton, que se retiró en el J2 con un esguince en la rodilla.

Tras el partido inicial en Boston, Antetokounmpo dejó en claro que estaba listo para dominar lo suficiente para luchar esta serie ante un elenco celta que le propuso una defensa repleta de ayudas para intentar disminuir su impacto. Acompañado de 23 puntos de Hilday, el dos veces MVP alzó a su equipo a la victoria con un triple doble, aprovechando la ineficacia de Tatum (6-18 en tiros de campo) y Brown (4-13). De esta manera, los Bucks robaron un partido clave en Massachusetts para quitarles la ventaja de campo.

El equipo de Udoka encaró el segundo partido contra las cuerdas. El campeón había demostrado que no se iba a rendir tras la baja de su segundo mejor jugador ofensivo y el arma que les destrababa partidos apretados. Sin embargo, Boston demostró que era capaz de tener noches arrolladoras en ambos costados. De la mano de un ajuste defensivo que promovía la defensa individual a Giannis por parte de Grant Williams y Al Horford y evitando las dobles marcas, los Celtics empataban la serie.

En los próximos dos juegos, los protagonistas se dividieron los partidos disputados en Wisconsin. Tras un juego 3 en el que Milwaukee logró llevarse el encuentro por apenas 2 puntos. Por el otro lado, el sabor agridulce de haber estado tan cerca de la victoria a pesar de una noche para el olvido de Jayson Tatum, que tiró 4-19 desde el campo y volvía a tener problemas para dañar una defensa de Milwaukee empeñada en evitar el ingreso a su zona restringida. Sumado a eso, un tip-in de Al Horford estuvo a centésimas de llevar el partido a tiempo extra.

Así de cerca estuvo Al Horford de forzar el OT

En el cuarto partido, en una devolución de la mala suerte sobre el final del juego 3, tomó lugar un inhumano esfuerzo del dominicano (30 puntos, máxima de su carrera en Playoffs), que lideró a los Celtics a una crucial victoria para estirar la serie hasta, por lo menos, 6 encuentros. Jrue Holiday (5-22 en TC) no fue el escudero que Giannis Antetokounmpo (34 puntos) requirió para estirar la ventaja. Ahora, el duelo volvía a Boston y se convertía en una serie al mejor de 3 partidos.

Los Celtics, ya sin Robert Williams que se había resentido de su lesión en la rodilla y no volvería a jugar en la serie, perderían un partido para el infarto para ponerse 2-3. Los de Udoka lideraron desde el inicio del segundo cuarto hasta que quedaban tan solo 12 segundos para finalizar el partido, cuando Smart y Brown se disputaron entre ellos un rebote defensivo y Bobby Portis aprovechó el error rival para poner a los Bucks arriba en el marcador. Luego, apareció el Jrue Holiday que Milwaukee necesitaba: un tapón a Smart tras una fallida jugada de pizarra de Udoka y un robo al mismo jugador sobre los segundos finales determinaron el resultado favorable para Milwaukee en el quinto juego.

El tapón de Holiday sobre el DPOY

El juego 6 fue una lucha de titanes. Los máximos exponentes de cada equipo se cargaron su ciudad al hombro y deslumbraron con partidos enormes. En un partido de eliminación ante el mejor jugador del mundo y campeón defensor, Tatum despachó el mejor partido de su carrera: 46 puntos con un 53% desde el campo, incluyendo 7 triples y una dominancia digna de superestrella. Antetokounmpo, por su lado, cerró con 44-20-6 pero no pudo cerrar la serie.

De vuelta en Boston para el séptimo juego, la idea de Milwaukee estaba clara: forzar que los secundarios rivales ganaran el partido más importante del año. A pesar de que Tatum tuvo un tramo de acierto importante en el segundo cuarto, fue Grant Williams que aprovechó cada ocasión en la que le dejaron el tiro exterior, convirtiendo 7 triples de ¡18! intentos.

En el primer tiempo fue protagonista un trámite parejo. Antetokounmpo parecía intratable y había demostrado la capacidad de involucrar a sus compañeros en ofensiva. Sin embargo, por mérito local se llegó a una segunda mitad arrolladora. El griego estuvo desconocido, quizás exhausto por un esfuerzo enorme en cada partido, Holiday no conseguía impactar y López redujo la producción lograda en la primera mitad. Se veía venir el mal desenlace para Milwaukee cuando Jayson Tatum se vio obligado a salir apenas comenzado el tercer cuarto por problemas de faltas y, aún así, Boston se las empeñó para aplastar a los de Budenholzer.

De esta manera, Boston avanzó a las Finales de Conferencia consolidando con resultados lo que viene demostrando desde el parón del All-Star: una defensa aguerrida, un equipo unido y una superestrella que dio el gran salto ilusionan a una franquicia sedienta de banner N°18.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *