Cuartos de final, allá vamos

Luego de dos derrotas duras y no muy buenas sensaciones, los dirigidos por Sergio Hernández cambiaron su mentalidad y salieron a comerse la cancha. Con el capitán, Luis Scola como goleador, la selección derrotó a Japón por 97-77 y se clasificó para los cuartos de final.

El equipo venía poco efectivo en los tiros de tres y bastante desordenado en su juego, como si no encontraran esa identidad que tanto los caracterizo durante el mundial 2019. La primera ventaja del partido la tomó argentina y fue de 12-6 con cuatro triples consecutivos, dos de la mano de Facundo Campazzo y los otros dos del eterno Luis Scola, en cambio el local no lograba llegar al aro.

Cuando el elenco «albiceleste» dejó de tener una alta efectividad desde el perímetro, apareció el gran Marcos Delía para dar un poco de calma (10 puntos y 2 rebotes en el primer cuarto) de esta manera le marcó el rumbo al equipo para llevarse el primer parcial por 26-16.

Japón intentó cambiar el panorama en el comienzo del segundo cuarto, aprovechando algunos desajustes defensivos Argentina. Sin embargo, un buen tramo de Luca Vildoza (7 puntos) mantuvieron la distancia en el marcador. Sin embargo, las acciones de este segmento no fueron las mejores y el parcial se lo llevó Japón por dos puntos para marcharse al entretiempo 46-38.

Al volver del descanso el local llegó a ponerse a cuatro de distancia (46-42), con otro comienzo errático de Argentina. Recién después de dos minutos, los de Hernández lograron convertir a través de un doble de Marcos Delía, quien nuevamente apareció para cortar el envión japonés. A partir de allí y con un poco de ayuda de Brussino (metiendola de tres) Argentina acomodó las cosas y volvió a tomar una distancia hacia el final del tercero para marcharse por 12 arriba.

En el último parcial, Argentina controló el juego y el ritmo del partido, la aparición de Scola (23 puntos y 10 rebotes) fue muy importante para terminar de sellar la victoria y asegurar el pase a cuartos de final. Ahora es el comienzo de otro capítulo , donde la selección deberá seguir elevando su nivel para medirse ante Australia y mantener la esperanza de pelear una medalla olímpica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *