El crudo invierno tejano se carga tres partidos

La fuerte tormenta invernal, seguida de una declaración de estado de emergencia por parte del gobernador de Texas, condujo a la postergación de los partidos que debían disputarse en suelo tejano durante los últimos días. Sin los Spurs, out por Protocolos de Salud y Seguridad, en la ecuación, los Rockets y los Mavericks atravesaron suspensiones por razones climatológicas, naturalmente no previstas por la NBA en el marco de un calendario apretado.

El domigno 14 de enero, el presidente Joe Biden aprobó una declaración federal de emergencia -léase estado de emergencia- por el ‘severo clima invernal’ que azotaba a Texas, el segundo estado más poblado y extenso del país. Esta declaración, solicitada por el gobernador republicano Greg Abbott, respondía a las vastas problemáticas que se habían desatado a partir de las frías tormentas y tenía como fin proporcionar medidas de protección para la atención masiva y el refugio en los 254 condados.

“Agradezco al presidente Biden por emitir rápidamente una Declaración de Emergencia Federal para Texas mientras continuamos respondiendo a las severas condiciones climáticas invernales en todo el estado. Esta declaración de desastre brinda a Texas recursos y asistencia adicionales que ayudarán a nuestras comunidades a responder a este clima invernal”, afirmó Abbott, gobernador desde enero de 2015, en un documento difundido por su oficina oficial.

Estado de Texas
Aparentemente, durante la próxima semana aumentará la temperatura en el estado de Texas – Xinhua/Chengyue Lao via Getty Images

Entre otros inconvenientes, la susodicha tormenta dejó a más de cuatro millones de habitantes sin electricidad y varios centímetros de nieve y hielo sobre la superficie. Aunque la temperatura se mantenía en un dígito, una importante afluencia de nieve se hacía presente, por ejemplo, en la ciudad de Dallas. Por esta razón y por los cortes energéticos, los Mavericks no pudieron practicar durante varios días en sus instalaciones y varios jugadores/miembros del personal tuvieron que registrarse en hoteles.

El martes 16 a la tarde, la NBA anunció mediante un comunicado que el partido que debían protagonizar Detroit Pistons y Dallas Mavericks el miércoles 17 había sido postergado por ‘condiciones climáticas severas’. Claro, el cierre del American Airlines Center, dictado por el propio gobierno estatal, hizo imposible la realización del cotejo. Como los Pistons tampoco habían jugado el día previo -debido a un factor que será tratado en unas líneas-, la liga programó para el miércoles un Pistons-Bulls, que terminó con victoria por 102-105 a favor de Chicago.

Dos días después, una publicación similar informó del aplazamiento del choque que enfrentaba a Dallas Mavericks y Houston Rockets durante la noche del viernes 19. La justificación era la misma, el cierre del Toyota Center de Houston, capital del estado. Y una jornada más tarde, se pospuso también el partido Indiana Pacers vs Houston Rockets, pactado para el sábado 20 en la ciudad más poblada de Texas. En los tres casos, la NBA finalizaba los escuetos anuncios con la frase ‘El juego se reprogramará en una fecha posterior’.

Una situación similar atravesó la NHL (Liga Nacional de Hockey sobre Hielo), que se vio forzada a suspender por las condiciones climáticas descritas los partidos en los que Dallas Stars debía enfrentar a Nashville Predators (x2), Tampa Bay Lightning y Florida Panthers. Las otras grandes ligas profesionales estadounidenses (NFL y MLB, aunque se puede añadir en este caso a la MLS) aún no se encuentran en sus respectivas temporadas, por lo que no quedaron expuestas a este inconveniente.

Tanto los Mavericks como los Stars hacen de local en el American Airlines Center – Brandon Wade

A día de hoy (sábado 20), volvió el suministro eléctrico a Texas y se levantó el estado de emergencia, pero todavía persisten ciertos apagones aislados y las temperatuas gélidas. Aunque el sistema volvió a operar con normalidad por el mejoramiento del clima, todavía hay cortes de servicio aislados y miles de personas no cuentan con agua potable, ya que el clima trastornó los sistemas -las autoridades ordenaron que la población hirviera el agua-. Hasta el momento, se confirmaron 57 muertes en suelo norteamericano por distintos motivos derivados de las tormentas (frío, asfixia y caídas, por ejemplo).

Los partidos en los que se posa ahora un interrogante son Bulls-Rockets (lunes 22 a las 22:00 de Argentina) y Grizzlies-Mavericks (media hora después). Tras el mencionado compromiso, los Rockets saldrán a la Conferencia Este durante unos días (24/2 en Cleveland y 26/2 en Tampa), por lo que recién podrían volver a jugar en el Toyota Center el domingo 28, último día del mes -mirando el vaso medio lleno, Christian Wood se perderá menos partidos-. Actualmente, Dallas se ubica décimo en el Salvaje Oeste (play-in), producto de 13 victorias y 15 derrotas, mientras que Houston acumula siete caídas al hilo y aparece en el puesto 13° (11-17).

Estados Unidos, el país más golpeado por la pandemia mundial, acumula 28.1 millones de casos de COVID-19 y casi 500.000 muertes. El estado de Texas, por su parte, tuvo 2.59M contagios (segundo, tras California) y 42k muertes (tercero, luego de California y Nueva York). En todo el planeta, se contabilizaron 111M positivos y 2.5M decesos.

San Antonio Spurs, una historia aparte

Si los Spurs (16-11, sextos en el sector occidental), el equipo que completa el triunvirato tejano de la NBA -solo California, el estado más grande del país, tiene más equipos, cuatro-, no aparecen en esta nota, es por previas suspensiones de partidos. El miércoles 15 de febrero, la NBA dispuso la postergación del partido que las espuelas debían jugar en Detroit por un caso positivo de coronavirus (Quinndary Weatherspoon) y el rastreo de contactos que el procedimiento implica.

Al día siguiente, se dio a conocer que los contagios en el roster de San Antonio habían aumentado a cuatro, por lo que la liga aplazó los siguientes tres compromisos de los cinco veces campeones bajo la dirección de Gregg Popovich (17/2 vs Cavaliers, 20/2 vs Knicks y 22/2 vs Pacers). Según la programación actual, los albinegros volverían al ruedo el miércoles 24 en Oklahoma City (22:00). Pensando en potenciales suspensiones por el clima, los Spurs retornarían al AT&T Center el sábado 27 (Pelicans), lunes 1° (Nets), martes 2 (Knicks) y el jueves 4 (Thunder), justo antes del receso por el All Star Game.

Aquí figuran todas las suspensiones de la temporada por COVID-19. Los Spurs ya se habían perdido el partido del jueves 25 ante los Pelicans por rastreo de contactos en las dos plantillas.

*La imagen principal es de Getty Images. Se utilizaron como fuentes el sitio de la NBA y CBS Sports.

Iván Fradkin

Lo que mejor hago es escribir. Escribo como el orto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *