La clase 2021 del Hall Of Fame: Kukoc, Bosh, Webber, Wallace y Pierce, entre otros

La nueva clase del Naismith Memorial Basketball Hall of Fame ya pasó a la historia luego de que este pasado fin de semana se celebrara el ingreso de Paul Pierce, Chris Bosh, Ben Wallace, Toni Kukoc y Chris Webber. A su vez, también ingresaron los entrenadores Bill Russell, Jay Wright, Rick Adelman y Cotton Fitzsimmons; la dos veces medallista olímpica, Yolanda Griffith; la primera presidenta de la WNBA, Val Ackerman; el histórico entrenador y scouter, Howard Garfinkel; y los históricos ex jugadores y jugadora, Clarence ‘Fats’ Jenkins, Bob Dandridge y Pearl Moore.

Chris Bosh

Once veces All-Star, dos veces campeón con Miami, una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Estos son algunos de los logros que consiguió CB a lo largo de sus trece temporadas como jugador profesional. Sin duda, su inclusión en el salón de la fama es merecidísima, además de que le da un desenlace un poco más alegre a su carrera. Recordemos que en 2017 anunció oficialmente su retirada del baloncesto por coágulos de sangre en sus pulmones.

Durante su discurso, entre tantos agradecimientos habló sobre dos personas que lo apoyaron en su carrera. Para la primera contó una anécdota sobre los JJOO de 2008, cuando él quería convertirse en un líder del equipo a pesar de su edad. 

“Día uno, quería ser un líder joven por lo que me desperté muy temprano para ser el primero en desayunar. Sin embargo, Kobe Bryant estaba allí, con hielo en sus rodillas y todo sudado. Tardé un rato en darme cuenta, pero él se despertó antes y ya había entrenado. Hace días que había perdido las finales y ya estaba entrenando de nuevo, y yo que dejé de jugar hace meses seguía exhausto, por lo que él hizo me era incomprensible. Pero me enseñó algo, las leyendas no se determinan por sus éxitos, sino por como se levantan de sus fracasos”.

Mientras tanto, la segunda persona era Pat Riley, por lo que recordó que cuando aún era jugador de Toronto, el Gerente de Miami Heat le regaló uno de los siete anillos que había ganado, hasta el momento, con el propósito de que se lo devuelva cuando ganen uno juntos. “Cuando pienso en eso me parece una locura porque yo ni había decidido ir a Miami. Pero bueno, nunca se lo devolví porque no encontré el momento perfecto, así que me pareció que este era un buen momento”, dijo CB1 antes de devolverle aquel anillo prestado al multicampeón de la NBA.

Toni Kukoc

El tres veces campeón de la NBA con los míticos Chicago Bulls, no dudó en agradecerle a dos de sus compañeros de aquel equipo: “Gracias a Michael Jordan y a Scottie Pippen, por darme una paliza en los Juegos Olímpicos de Barcelona y motivarme a entrenar más para ser una parte importante de los Chicago Bulls”. En aquellos Juegos consiguió su segunda medalla de plata, la primera en Seúl 1988.

Además, Kukoc es recordado como uno de los mejores sextos hombres que tuvo la NBA en su historia (ganó el premio en 1996) gracias al enorme aporte que tuvo en los Chicago Bulls: “Siempre prioricé el éxito colectivo por sobre el individual y hoy puedo decir que tenía razón. Es un honor recibir este premio, el más grande en todos los deportes. Le agradezco a todos”.

Paul Pierce

El 25 de septiembre del año 2000 casi nos arrebatan lo que fue un jugador histórico para el baloncesto. The Truth había recibido once puñaladas a la salida de un club nocturno, pero se salvó por unos centímetros gracias a la campera de cuello que llevaba. Por suerte, esto quedó como un episodio feo en la legendaria carrera que tuvo el 34 de los Boston Celtics.

Pierce en la noche del retiro de su camiseta

Fue seleccionado en el puesto 10 del Draft de 1998, lo que hoy recuerda asombrado: “No entiendo como caí hasta el décimo puesto, pero agradezco a los que me saltearon. Le tiraron nafta a mi fuego. Además, todo pasa por una razón, estoy agradecido de ir a los Celtics”. Cabe destacar que de chico se crió idolatrando a los Lakers del showtime. Cosas de la vida.

En el equipo verde fue diez veces All Star, mejor quinteto de Rookies, cuatro veces entre los All-NBA Team y Campeón de la NBA en 2008. Desde 2018 su dorsal cuelga en el techo del TD Garden, donde ya casi no queda espacio para reconocer a más personas o festejar más campeonatos.

Ben Wallace

A veces no tenemos que seguir el mismo camino de nuestros antecesores, sino que debemos crear uno diferente. Y eso es exactamente lo que hizo Ben Wallace en su carrera. No fue seleccionado en el Draft de 1996, pero en Detroit se encargó de demostrar que no elegirlo en aquella noche fue un grandísimo error.

En su carrera integró cuatro veces el All-Star Game, ganó cuatro veces el mejor defensor del año, fue cinco veces All-NBA y salió campeón en 2004. Sin embargo, él considera que la parte más importante de su vida es la no elección en aquella noche de Draft: «Esa parte es la que más significa, porque considero mi historia como una inspiración, no solo para los jugadores de básquet o atletas emergentes. Es una historia que todos pueden aprovechar, sin importar qué, sin importar el trabajo o la carrera. Tú eliges. Si pones ese trabajo y trabajas duro, eres honesto contigo mismo al respecto, sucederán cosas buenas».

Junto a Dikembe Mutombo son los únicos jugadores con cuatro premios al mejor defensor.
Chris Webber

20.7 puntos, 9.8 rebotes, 4.2 asistencias, 1.4 robos y 1.4 tapas son los números que la leyenda de Sacramento Kings promedió a lo largo de sus 831 partidos. Además de que fue cinco veces All-NBA, cinco veces All Star y Rookie del año.

Entre sus agradecimientos, hubo dos que destacaron por sobre los demás. El primero fue para Isiah Thomas, base de los primeros Bad Boys de Detroit, quien lo apoyó desde el básquet escolar:“Él fue mi ángel guardián. Siempre ha sido mi tutor y me alejó de los buitres. Me dio confianza y me enseñó a lidiar con la presión. Plantó una semilla en mí y en otros jóvenes. Siempre estaré para él. Lo amo”.

Webber junto a Thomas y Barkley en el escenario para el discurso del Hall of Fame.

Mientras que también dedicó palabras para sus míticos compañeros del básquet universitario en Michigan, con los que llegó a dos finales en 1992 y 1993. «Fuimos cinco jóvenes negros que cambiamos la cultura del deporte moderno. Jugábamos representando la nueva era que llegaba», contó sobre el Fab Five de Michigan, conformado por Jimmy King, Jalen Rose, Ray Jackson y Juwan Howard.

Juma Honeker

Periodista deportivo. Jugaba al básquet y algunos dicen que me retiré por malo, pero prefiero decir que me lesioné la rodilla. Ahora solo escribo. Twitter: @JumaHoneker / Instagram: @Jumaahoneker2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *