Cambalache contradictorio

Aún hipnotizado por el antológico game-winner de Jalen Suggs (si no lo hicieron, vayan a verlo, aunque eso signifique interrumpir parcial o definitivamente esta lectura), a quien disfrutaremos en pocos meses en la NBA, toca centrarme en lo que nos concierne. Sí, Gonzaga y Baylor se ganaron la primera plana del deporte estadounidense con sus boletos a la final del March Madness, pero siete partidos decoraron una jornada contradictoria en la liga profesional (la que reparte un poquitito la rúcula con los protagonistas). Hubo victorias de Bucks, Knicks, Mavericks, Heat, 76ers, Pacers, Jazz y Trail Blazers.

¿Por qué cambalache contradictorio? Yyyy, tuvimos un poquito de todo. Por un lado, los tankers Oklahoma City Thunder, Orlando Magic y Detroit Pistons perdieron por 48, 46 y 44 puntos, respectivamente, pero al mismo tiempo Pacers y Bucks (gracias, Jrue) tuvieron que sufrir hasta el último partido para ganar como visitantes. Además, volvieron Killian Hayes y Joel Embiid de sus lesiones, pero el francés no destacó y el camerunés se volvió con un póster de KAT para su pared. Mientras unos retornaban, Giannis se perdía la cita en Sacramento y vastos partidos liquidados nos privaban de ver a las figuritas.

New York Knicks 125 vs Detroit Pistons 81

Son muy pocos los equipos de la Conferencia Este que le escapan a la irregularidad esta temporada (tres). También son pocos los que decidieron dejar de lado la temporada y apuntar al próximo Draft, lo digan o no (tres). Uno del último grupo, Detroit Pistons (14-34), ponía el foco en esta noche por una razón: a tres meses de su baja por un desgarro en el lábrum de su cadera, Killian Hayes, pick #7 del último Draft, regresaba al conjunto dirigido por Dwane Casey, en este caso como suplente. En New York Knicks (24-25), sin Mitchell Robinson por una nueva fractura, esta vez en su pie derecho, se antojaba imprescindible una victoria para salir de la racha de tres caídas en fila y seguir peleando con ese gran bloque de mitad de tabla por los últimos tres lugares de playoffs directo y las cuatro plazas de play-in.

Mientras un inspirado Julius Randle abría la lata con triples consecutivos, la defensa de los neoyorquinos, la mejor de la liga tanto en puntos encajados por juego como en porcentajes de los rivales, se hacía presente y les brindaba a los visitantes una corrida inicial de 14-0 en poco más de tres minutos (con otro par de bombas de Reggie Bullock). O sea, si a la asfixiante y efectiva defensa del equipo de Tom Thibodeau le agregamos un tiro digno de los Warriors de la 2015/16 (comienzo con 8/11 detrás del arco), no podemos esperar algo diferente a la paliza que los Knicks les propinaron a los Pistons en el primer cuarto. El 41-15 se desglosa por 20 puntos (7/10tc, 4/6t3), 7 rebotes y 2 asistencias de Julius Randle, sin dejar de lado los 14 tantos de Reggie Bullock y los 4 tapones de Nerlens Noel.

Después del tibio ingreso de Hayes y un nuevo retorno de Derrick Rose a Michigan (se lo vio a las risas con el novato francés en la previa del cotejo), así como de Smith ante NYK, los de la Gran Manzana tomaban una ventaja de 30 puntos que ya suponía irremontable… Aunque los Knicks, con Randle y el resto de sus figuras sentados en el banco, bajaron un poco el ritmo en ataque, mantuvieron a su invaluable defensiva como baluarte de su gran ventaja. A los francotiradores de la ciudad que nunca duerme les mojaron la pólvora, Jerami Grant y Cory Joseph aparecieron para activar un poco la maquinaria automotriz y la brecha bajó por primera vez en varios minutos de la veintena (19-26 para DET en el 2C). El 60-41 para los huéspedes abría un poco el panorama, sí, pero la diferencia seguía siendo muy grande.

Un comienzo reñido de la segunda mitad parecía perpetuar el orden impuesto durante los 24 minutos iniciales; sin mucho en juego, los Knicks bancaban la parada y no permitían ninguna corrida intimidante. Entre RJ Barrett, Elfrid Payton y algunos chispazos de Julius Randle, los de Manhattan se acercaron a la máxima impuesta un rato antes, pero unos Pistons guiados por Hamidou Diallo, prometedor refuerzo del mes de marzo, a veces más voluntarioso que eficiente, mantuvieron el orden en defensa. Sin embargo, esa faceta de los visitantes también se mostraba en forma, para variar, y Detroit dejaba un rato más del partido para observar sobre el parqué a Killian Hayes. El francés de 19 años optó más por asistir a sus compañeros, no siempre atinados de cara al aro, que por lanzar, como en el primer tramo de la temporada.

Lo dijo sin escrúpulos John Hollinger, por lo que solo puedo reclamar un Premio Nobel de la Paz por haber aguantado hasta el final del partido sin peros (y ustedes por estar leyendo estas líneas, si fueran tan valientes). Immanuel Quickley se lució un ratito, Kevin Knox clavó tres triples sin fallo, hasta el novato poco utilizado Obi Toppin se dio el lujo de meter un tiro exterior y los Knicks, casi sin darse cuenta (definitivamente sin buscarlo) aumentaron hasta los 47 porotos su aparatosa ventaja máxima. En el último minuto (solo quiero hacer gala de haber llegado hasta allí) Norvel Pelle se lastimó un dedo y el lituano Deividas Sirvydis moldeó el resultado, que benefició a la Big Apple por 125 a 81 (máxima diferencia a favor de la temporada para unos, tope de terror para otros).

Con el dominio de todas las facetas del juego, es difícil atribuirle el baño neoyorquino a tan solo un factor. 26 puntos provenientes de 14 pérdidas, mayor velocidad para correr la cancha, robos y tapones x3, fluidez para mover la bola (31 asistencias) y una rotunda diferencia en los porcentajes de tiro (54-49 vs 35-32) pueden conformar un cóctel-diagnóstico para la paliza de los pupilos de Thibs. Recuperados de sus derrotas consecutivas, los Knicks volverán a su ciudad, pero el lunes tendrán que visitar a los Nets en el Barclays Center (20:00hs arg). Dos días después, harán lo propio en el TD Garden ante los Celtics, momento en el que emprenderán regreso a NY para disputar tres encuentros en la meca. Los Pistons, sin muchas aspiraciones, emprenderán una cruel gira por el oeste: Oklahoma, Denver, Sacramento, Portland, Portland y Los Ángeles (LAC) en tan solo siete días…

El excelso primer cuarto de Julius Randle, sin muchas dudas uno de los mejores parciales de su carrera, lo elevó a fin de cuentas hasta los 29 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias en media hora. Reggie Bullock lo escoltó con 22 tantos y 5 tableros, Elfrid Payton rozó el doble doble, RJ Barrett tuvo un rato de buen básquet y Gibson/Quickley/Knox mostraron cosas desde el banquillo. En cuanto a los Pistons, apenas Jerami Grant (16), Hamidou Diallo (14) y Cory Joseph (10) alcanzaron los dobles dígitos. Entiendo que eso es mucho decir, pero Killian Hayes terminó sin puntos, mientras que bajó 5 rebotes y repartió 3 asistencias en 20 minutos sobre la duela. Nueva York peleará hasta el último suspiro por la postemporada y Detroit buscará dar minutos a jóvenes, pero hace rato todos los caminos conducen a Roma Cade Cunningham.

Milwaukee Bucks 129 vs Sacramento Kings 128

Sin Giannis Antetokounmpo por molestias en la rodilla izquierda (tercer partido que el griego -en duda hasta último momento- se pierde en los últimos diez días), los Bucks viajaban a la capital de California para arrimarse a Nets y Sixers, puntero y escolta de la Conferencia Este, respectivamente. Los Kings, por su parte, habían sucedido su gran racha de fines de marzo -cinco triunfos en fila- con derrotas ante Spurs y Lakers, por lo que imponerse ante unos ciervos mermados parecía una grata ocasión para quedar a tan solo medio juego de los Warriors en la carrera por el último lugar de play-in del Salvaje Oeste. Sin Hassan Whiteside ni Marvin Bagley III, en los muchachos de Luke Walton imperaba la necesidad de hacer pesar la ‘localía’ en el marco del cierre de una jornada llena de básquet.

Por mayor paridad que hayan exhibido el marcador y el trámite del juego durante los primeros 24 minutos, es difícil disociar a la mitad inicial de un nombre, Jrue Holiday. Si Mike Budenholzer se encontraba preocupado por no contar con el aporte de Giannis, que había anotado 47 dianas la noche previa, el All Star en 2013 se encargó de tranquilizarlo rápidamente. Sin lugar a dudas, Jrue mostró su mejor nivel desde que acudió a Wisconsin; completamente recuperado de la COVID-19 y con espacio por la ausencia del helénico, marcó la cancha en el primer cuarto con 12 puntos, pero en el segundo período extendió su buena racha para irse al descanso con 21 tantos casi perfectos (9/10tc, 3/3t3), 2 asistencias, 3 robos y 1 tapón.

Con Khris Middleton muy errático, su gran ladero fue Brook Lopez, quien se marchó al vestuario con 15 tantos. Sin embargo, los Kings también jugaban, y tuvieron una ofensiva mucho más repartida con puntos altos en Richaun Holmes, De’Aaron Fox, Tyrese Haliburton, Buddy Hield y los recién llegados Terence Davis y Delon Wright, importantes para bancar la parada con la segunda unidad. Las siete pérdidas no les permitieron a los reyes prosperar en el segundo parcial, pero al caer en ambos por una posesión se mantuvieron siempre en juego. Exprimiento a su banca, los Kings apretaban, pero Lopez se hacía grande en la pintura, Holiday metía absolutamente todo lo que tiraba y los buenos tramos de varios jugadores no alcanzaban para evitar el 61-57 al entretiempo a favor de los Bucks.

Con Jrue tomando nuevmente la iniciativa, en esta ocasión más asistiendo que finalizando, los Bucks tomaron por primera vez una ventaja considerable en el partido (9). No obstante, la armada de Sacramento, con Haliburton de cerebro y varios intérpretes convirtiendo las oportunidades, se volvió a poner en juego rápidamente. Un parcial de 11-4 para los Kings restalbeció definitivamente la paridad, pero la segunda unidad de Milwaukee apretó en el acelerador, convirtió sus opciones y logró irse 99-91 arriba al último descanso importante de la jornada. Con el tándem Holiday-Lopez combinándose para 48 puntos en tres cuartos, pero Fox emergiendo como referencia en los locales, un escenario abierto llenaba de incertidumbre al cotejo.

Pero si algo le hacía falta a los californianos, que no pisan los playoffs desde 2006, era que entrara en juego el irreconocible Middleton (1/12tc, 0/3t3). Y el dos veces All Star no decepcionó: anotó 9 puntos sin fallo en menos de noventa segundos y forzó a Walton, apretado al encontrarse por primera vez diez puntos abajo, a pedir un timeout. Brook empujaba para definir el partido y la ofensiva seca de los Kings empezaba a darle la razón al gemelo, pero un Terence Davis en ‘su día’ no iba a dejarse pasar por arriba gratis y empezó a motivar a sus compañeros a base de canastas con vistas a los minutos de clutch.

Casi sin darse cuenta, los Bucks habían pasado de ganar 118-105 a empatar en 119 (1-14 de parcial), merced del épico momento del ex Raptors. Sin embargo, cuando las papas quemabas, Jrue volvió a aparecer con seis puntos en fila para encaminar de nuevo una victoria que segundos antes parecía escaparse, histórica debacle mediante. Entre Buddy Hield, De’Aaron Fox y Terence Davis siguieron apretando hasta el último segundo (literal), pero a Pat Connaughton no le falló el pulso en la línea de los suspiros y los ciervos se llevaron el gato al agua por un parejísimo 129 a 128 en condición de visitante.

Un sublime rendimiento de la banca, la óptima capitalización de los errores rivales y un gran día detrás del arco no constituyeron motivo suficiente para que la victoria se quedara en el Golden1 Center. Los Bucks, sin Giannis y con un Middleton funcionando a cuentagotas, explotaron sus virtudes (léase Holiday, Lopez y el dominio de la pintura) para quedar a tiro del first seed en la Conferencia Este. Los vencedores continuarán su gira por la costa este (ya visitaron a Clippers, Lakers y Trail Blazers esta semana que culmina) ante los Warriors el martes (23:00hs) y contra los Mavericks el jueves (22:00hs), mientras que los Kings visitarán este lunes a los Timberwolves (20:00hs), recibirán a los Pistons (martes) y saldrán de nuevo para jugar en Utah (sábado) y New Orleans (lunes 12).

Jrue Holiday la decosió en la primera mitad, apareció en el clutch para liquidar el encuentro y firmó una tremenda planilla de 33 puntos (season high, 14/23tc), 7 rebotes, 11 asistencias y 3 robos, mientras que los aportes de Brook Lopez (26p4r2b), Donte DiVincenzo (12p14r7a) y Bobby Portis (18p6r1a) también resultaron sustanciales para el apretado triunfo. En cuanto a los Kings, calladito desde el banco emergió Terence Davis como hombre clave con 27 tantos (10/14tc, 7/10t3), 4 tableros, 1 pase-gol y 2 tapones. Asimismo, vale destacar a De’AaronFox (27p3r6a), Tyrese Haliburton (12p6r11a) y Buddy Hield (19p3r4a), importantes en la vana remontada de los reyes que se alejan medio juego del play-in.

También se jugaron…
Dallas Mavericks 109 vs Washington Wizards 87

Poco y nada tuvieron que sufrir los Mavs de Luka Doncic (26p8r6a) para doblegar a los Wizards de Russell Westbrook (26p14r5a) en la capital. Los tejanos, que aprovecharon a ultranza las pérdidas ajenas y controlaron los rebotes, terminaron con todos los titulares en dobles dígitos y Jalen Brunson liderando a la segunda unidad. Del otro lado, los Wizard muestran que cada día extrañan un poquito más a Bradley Beal y que, sin su jugador franquicia, el barco mágico no zarpa.

Cleveland Cavaliers 101 vs Miami Heat 115

Collin Sexton, Taurean Prince e Isaac Okoro le complicaron los papeles a Erik Spoelstra, pero Jimmy Butler (15p4r11a2s) lideró hacia la victoria a la escuadra que tuvo puntos altos en Bam Adebayo, Duncan Robinson, Nemanja Bjelica y Trevor Ariza. La mala para el Heat, que estuvo certero desde el perímetro y repartió mucho la naranja (35 asistencias), es que Victor Oladipo volvió a exhibir una imagen opaca, aunque se espera su aporte con ansias para la parte importante de la temporada.

Minnesota Timberwolves 113 vs Philadelphia 76ers 122

En la vuelta de Joel Embiid (24p8r2a3b), los flashes se los llevó con Karl-Anthony Towns con una bestial volcada sobre el camerunés y una magna planilla (39p14r5a), aunque la victoria quedó para unos Sixers que volvieron a encontrar un refernete ofensivo en Tobias Harris (32p5r4a). Anthony Edwards acompañó a KAT, pero los lobos, peor récord de la liga, nunca bajaron el listón de las dos posesiones y el éxito se posó del lado del ‘nuevo’ co-líder de la Conferencia Este, donde también destacaron Ben Simmons, Shake Milton y Seth Curry.

Indiana Pacers 139 vs San Antonio Spurs 133 (OT)

Fiesta de anotación en el AT&T Center, que por segundo partido consecutivo albergó una reñida derrota del equipo local en overtime. En esta ocasión, fue solo una prórroga, suficiente para que TJ McConnell y Myles Turner marcaran el camino; justo ellos, con una daga y un posterior robo, respectivamente, le terminaron dando la victoria a Indiana, donde el propio TJ destacó con 18 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias. Caris LeVert (26p4r9a3s) empieza a mostrar su mejor versión y lo de Turner y Aaron Holiday fue clave ante las pesadas bajas de Sabonis y Brogdon. En SA, no alcanzó la gran labor de DeMar DeRozan, Keldon Johnson y Dejounte Murray, todos con 20+ puntos.

Orlando Magic 91 vs Utah Jazz 137

Menudo baño le pegó Utah Jazz a Orlando Magic en Salt Lake City, maniatándolo de principio a fin y rozando los 50 puntos de diferencia. Pecando un poco de minimalista, se puede definir la paliza con la diferencia de triples (26/55 contra 2/23) y asistencias (34 vs 11). Con el equipo de la Florida sumergido en una incipiente reconstrucción, los punteros de la liga se hicieron un festín y vieron sus minutos limitados (ningún titular llegó a los 24′ en cancha), por lo que apenas Donovan Mitchell destacó con 22p2r4a3s. No obstante, Quin Snyder debe haber visto el vaso lleno respecto a la dosificación de minutos y el garbage time para los menos utilizados.

Oklahoma City Thunder 85 vs Portland Trail Blazers 133

Y si de palizas hablamos, no podemos obviar lo que hizo Portland con Oklahoma. Los Trail Blazers ganaron con comodidad todos los cuartos, tomaron una máxima de 52 puntos y terminando vencieron al Thunder por 48. Abuso en la pintura, velocidad para correr en contraataque y aprovechar los errores, buen día de la banca y una diferencia abismal en cuanto a pérdidas definen la victoria que tuvo a Damian Lillard (16p3r6a3s), CJ McCollum (20p4r4a), Norman Powell (15p4r1a2s) y Enes Kanter (12p17r4a), entre otros, viendo pocos minutos sobre la duela para no tomar riesgos innecesario (bien sabrá Terry Stotts sobre lesiones).


Premios de la jornada

MVP: Jrue Holiday.
Momento del día: como no podemos poner el game-winner de Jalen Suggs, vamos con la daga de TJ McConnell (mención de honor para el póster de KAT a Embiid).
Mejor quinteto: Jrue Holiday-Terence Davis-Tobias Harris-Julius Randle-Karl Anthony Town.
Segundo mejor quinteto: Caris LeVert-Donovan Mitchel-Luka Doncic-Jimmy Butler-Enes Kanter.

Datos: pese a la derrota, Russell Westbrook se convirtió en el tercer jugador en promediar 15 rebotes y 10 asistencias en un lapso de seis partidos – Utah Jazz anotó 16 triples más que Orlando Magic en el primer tiempo, el mayor diferencial en cualquier mitad de la historia de la NBA, mientras que alcanzaron un récord de triples en un tiempo (18) y convirtieron 25+ tiros desde el perímetro por cuarta vez en el curso (solo los Rockets de la 2018/19 lo habían logrado) – New York Knicks igualó su segunda mayor diferencia en un primer cuarto (+26) en la era del reloj de posesión (+30 vs Clippers en 1980).

Novedades: Gordon Hayward se perderá al menos cuatro semanas por un esguince en el pie derecho y Grant Hill sucederá a Jerry Colangelo como director del Team USA después de los Juegos Olímpicos de Tokio. (1) Baylor (27-2) y (1) Gonzaga (31-0) definirán el martes el Torneo de la NCAA 2021, luego de un año con campeón desierto


La jornada del domingo 4 de abril de 2021, con siete partidos desde la tarde hasta la madrugada argentina.

*La foto principal es de Minnesota Timberwolves.

Iván Fradkin

Lo que mejor hago es escribir. Escribo como el orto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *